No me extraña que nos sintamos engañados con este concursante de 'Supervivientes'

·8 min de lectura

Para salvar a Telecinco de una catástrofe, la edición de este año de Supervivientes tenía que tener un casting potente. Después de los decepcionantes datos de Secret Story, había que remontar y se necesitaba una propuesta en condiciones. Y así ha sido. Los invitados a desfilar en Honduras forman un equipo de lo más variopinto, pero, sin duda, uno de ellos suponía la exclusiva del siglo para la cadena. Es una de las personas más perseguidas de los últimos tiempos y, por tanto, una apuesta segura. Todo iba bien hasta hace apenas unas horas. Porque el participante que venía dándolo todo y se había convertido en el favorito ha estropeado su reality en apenas unas horas.

Da igual lo buen superviviente que seas si tus actos rozan lo inaceptable.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un vídeo de Twitter no disponible por tus preferencias de privacidad

Es de esas personas que da morbo. Todo lo que le rodeaba antes de empezar el programa era un misterio y una leyenda negra que parecía que nunca íbamos a poder tener en la pequeña pantalla. Telecinco se lo curró y finalmente marchó rumbo a Honduras con el ojo público apuntando sobre su persona. Puedo asegurar que es uno de los fichajes más importantes e interesantes en la historia de Supervivientes. Él, en realidad, es más anónimo que famosos, pero lo que ha sido su vida y, sobre todo, el escándalo en el que ha estado envuelto sin querer en los últimos dos años, lo convierten en el gran protagonista de la edición.

Hablo de Nacho Palau, expareja de Miguel Bosé. Nada más verle poner un pie en el reality se convirtió en uno de mis favoritos. Lo reconozco. Es prudente, bueno, lo era, compañero y, sobre todo, un superviviente nato que lo da todo en las pruebas y resiste hasta el final. No siempre gana, pero lo intenta con todas sus fuerzas y eso vale oro en este show. También cabe destacar sus intervenciones, justas pero contundentes. Habla poco pero dice mucho, y eso también se valora porque no iba vendiendo la moto ni yendo de víctima. Hasta Jorge Javier Vázquez ha caído rendido a sus encantos.

Sin embargo, el participante que se ganó el corazón de muchos durante todo este mes que llevamos de programa, lo ha tirado casi todo por la ventana. Digo casi, porque siempre hay que dar una última oportunidad. Pero no puedo negar que lo que ha hecho no me gusta y me ha descubierto a un Nacho que nada tiene que ver con el que conocimos al inicio. Sí, es cierto, el hambre, el frío y el malestar empiezan a pasar factura, pero eso no significa que se pueda dar las licencias que hemos visto y ahora explicaré. Todos están pasando por la misma situación, y no todos hacen lo que Nacho ha hecho y dicho en los últimos días. No hay justificación posible.

Como era de esperar, casi en el ecuador del reality, los equipos empiezan a estar cada vez más divididos y las guerras declaradas ya son un participante más. En el grupo de Nacho están Kiko Matamoros, Mariana, Yulen, Tania y Anuar. Hay una división clarísima de los tres primeros contra los tres segundos y la cosa no parece tener visos de reconciliación. Las nominaciones han hecho mella y Nacho and cía consideran que Yulen es el estratega que mueve los hilos y que ha hecho que Kiko y él estén nominados. A partir de ahí vino la ruptura y un sinfín de peleas que hemos visto este domingo en Conexión Honduras.

Todo comprensible y esperado a estas alturas del partido. Lo que no me parece aceptable son los formas. En concreto las de Nacho Palau quien, insisto, es uno de los mejores supervivientes que ha tenido el programa en años. Este domingo Ion Arimendi mostraba unas imágenes de él que dejaban mucho que desear y que provocaban el absoluto caos en las redes. En ellas se despacha a gusto contra el físico de varias personas. Una de ellas Tania, actualmente retirada del grupo por un problema de salud que podría traerla de vuelta a España. Mientras estaba con ellos estos días y con el enfrentamiento en carne viva, se atrevió a atacarla con un desprecio físico. Se empezó a reír de ella y le dijo cantando: "Que se te cae, te quedas, te quedas sin culo" mientras bromeaba con Mariana. "Puede caer en depresión si la digo que se está quedando sin culo". No es para tanto, dirán muchos, más de uno en este concurso en algún momento ataca con cosas así, pero yo sí creo que ha cruzado la raya. Lo dijo entre risas, lo que provocó la reacción inmediata y el rechazo de muchos que denunciaron en redes tal actitud.

No fue lo único que hizo ni al único contra el que arremetió por su aspecto físico, también le tocó el turno a Anuar, quien a pesar de ser un participante incómodo, lo reconozco, tampoco debe ser atacado por el aspecto de su cuerpo. Además de meterse con su tripa con gestos inadecuados, Nacho protagonizó una provocación que pudo acabar muy mal si Anuar le hubiera seguido el juego. En medio de su pelea, el ex de Bosé se le acercó hasta la cara con la cabeza diciéndole "no te pases tampoco" y llegando casi al límite, una escena provocada por el enfado pero que no es lo que queremos ni debemos ver en televisión. Sí, ya están todos muy tocados por el hambre, pero no todo vale. Además, de nuevo atacó con lo que más duele, con los complejos e inseguridades personales. Hizo referencia al físico de Anuar y sus kilos de más, y eso no es la manera. Todos sabemos que están en condiciones adversas y cualquiera perdería los papeles, pero hay otras formas de atacar al contrincante que no sean humillándolo por su aspecto.

Está claro que no es el único que ha rozado la línea roja, Anuar también se pasó tres pueblos llamando vieja a Ana Luque y a Marta se le fueron los demonios por la boca insultando a Alejandro. De ellos nos lo esperábamos, pero no de Nacho, quien ha demostrado una madurez y un saber estar que le habían convertido en uno de los favoritos hasta ahora. La nominación le habría sentado fatal y le está haciendo sacar su peor parte, la que choca mucho con su lado más sensato y cabal. Pero recordemos que resistir y aceptar también son características de un buen superviviente.

O baja las revoluciones o este jueves su paso por el reality podía peligrar. Se enfrenta a pesos pesados como son Kiko, Anabel y Marta, lo que le pone en la cuerda floja. Sus compañeros tienen mucho apoyo fuera, mientras él no deja de ser el último en llegar. Estos gestos que ha tenido y que llegan por sorpresa, porque jamás le habíamos visto así, podrían pasarle factura. Todo depende de su desempeño el resto de los días y de si el público, muy dolido con sus actos, está dispuesto a darle una oportunidad. Tengo claro que si estuviera nominado con Anuar, Nacho se salvaría. El hermano de Asraf se ha convertido en uno de los participantes más odiados por su juego y faltas de respeto a otros compañeros desde que empezó, pero ha sido muy listo y ha logrado aliarse en cada momento con quienes sabe que no le van a nominar. Así es como se ha ido salvando y eso, también es sobrevivir.

Con Nacho en la palestra y un comportamiento que nos dejó sorprendidos, ha puesto en riesgo incluso la posibilidad de ganar. Todo puede pasar, ya lo sabemos, las cosas cambian de un día para el otro, pero sería importante que recordemos, tanto los que están allí como los que estamos aquí, que ser un buen superviviente no solo significa saber pescar bien y abastecer al grupo, el respeto, el autocontrol y la convivencia son igual o incluso más importante. Rectificar es de sabios, tengo esperanza en que Nacho lo haga.

Más historias que te puedan interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente