Melyssa mete la pata y pone en riesgo su final en 'Supervivientes'

·7 min de lectura

A estas alturas, ya todos han de estar haciendo sus cábalas, porras y loterías caseras para apostar por su ganador en Supervivientes. Hasta la primera parte de la final emitida este miércoles, muchas de esas papeletas eran para Melyssa, siempre salvada por la audiencia y con un respaldo apoteósico de seguidores. Sin embargo, de forma inconsciente, la influencer ha cometido un error en la última gala que podría costarle la ansiada victoria y los 200.000 euros que conlleva

En el último momento Melyssa ha actuado con el corazón, en vez de la cabeza, un gesto que podría arrebatarle su gran sueño.

Melyssa Pinto en la final Parte I de 'Supervivientes' (Twitter/@supervivientestv)
Melyssa Pinto en la final Parte I de 'Supervivientes' (Twitter/@supervivientestv)

Como suele ocurrir en las finales de Supervivientes, nos tienen con los nervios a flor de piel. Eso de partirla en dos días, esta vez miércoles y viernes, es tan expectante como matador. Twitter ya es un hervidero de encuestas y cuestionarios para descubrir los porcentajes de un posible ganador y el televoto se dispara para poner cara y nombre al vencedor o vencedora. Pero, sin duda, el momento estrella que nos pone el corazón a mil es la llegada de los participantes a Madrid en helicóptero. Verles pisar tierra firme con sus cuerpos notablemente más delgados y enfrentarse en vivo a los aplausos del público es realmente emocionante, tanto para ellos como para quienes les vemos desde casa.

Rozar la victoria con los dedos sumado a la emoción del reencuentro con sus familias hace que los supervivientes estén como flanes y ya con la cabeza fuera del concurso. Pero eso también puede ser un peligro. El reality no termina hasta que el presentador dice el nombre del ganador, todo lo que sigue ocurriendo horas antes puede ser definitivo para que ganen o pierdan. Cualquier detalle que se les escape, mal gesto que hagan o nominación equivocada puede hacerles vencedores y perdedores.

Precisamente, en esta primera entrega de la final a Melyssa se le ha escapado un pequeño gran detalle que podría hacerle mucha pupa. Ninguno de los 4 finalistas se esperaban nominaciones en la recta final, así que se quedaron descuadrados ante el anuncio de Lara Álvarez. ¿Otra vez? ¿Pero no se supone que eso ya se enterró en la palapa? Pues no. Después de la expulsión de Tom frente a Olga, ésta, Lola, Gianmarco y Melyssa debían enfrentarse a una nueva prueba de líder. El que la ganase tenía pase directo a la final. ¿Y quién lo logró? Pues Melyssa. Esta vez no fue un apnea, su punto débil, sino un juego de equilibrio que requería mucha concentración y con el que ganó por partida doble, primero al italiano y después a la mujer de Antonio David.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un post de Instagram no disponible por tus preferencias de privacidad

De esta forma se convirtió en la primera y última concursante en ganar el collar de líder. Con este logro se colaba directamente en la final, estaba salvada de todo peligro. Pero con esta buenísima noticia, recibía otra no tan agradable. La victoria llevaba consigo una condena: elegir al nominado del grupo. Olga salía la elegida por sus compañeros en estas últimas nominaciones, así que Mely tenía que salvar a Gianmarco o Lola. No lo dudó, su elegido fue el primero. A pesar de su amistad con Lola, afianzada tras la incorporación de la leonesa al grupo central, su concurso ha ido muy en paralelo al del italiano. Ha sido su amigo, su confidente y también un concursante que no le ha dado demasiados dolores de cabeza. Tal y como ella misma explicó al elegir a 'Gian', él la salvó en las dos últimas nominaciones y se la debía.

Sí, un gesto muy bonito que nace del corazón, ese lugar que nunca se equivoca. Un paso que de nuevo la hace grande y más merecedora aún del primer puesto. Pero, desafortunadamente, que también la pone en la palestra con un peso pesado como Gianmarco, conocido más por el apoyo incondicional de su legión de fans que por sus acciones en la isla.

Onestini es un buen tipo, no lo niego, siempre sonríe, es trabajador, se entusiasma con las cosas como un niño y es competitivo hasta la médula. Hasta ahí estoy de acuerdo, pero igual que es todas esas cosas, también es de los que se moja poco y un concursante que ha pasado bastante de puntillas. Realmente, ¿qué juego nos ha dado Gianmarco? Aclaro que me quito el sombrero por todos los que llegan a la final y han durado más 100 días en condiciones tan adversas, pero estamos hablando de ganar. Para eso uno ha tenido que dar un poquito de guerra, haberse implicado en situaciones importantes y haber puesto más el corazón que la cabeza.

Él no lo ha hecho. Prefirió renunciar a tres pizzas por no cortarse el pelo, jugar a dos bandas con Tom, ahora sí me caes bien, ahora no, por un aparente interés y pasar literalmente de Olga, su íntima amiga inicial a la que dejó de lado todavía no sabemos muy bien por qué. No ha sido claro del todo porque siempre ha jugado con la cabeza y ha estado más pendiente de su concurso que de lo sentimientos. En su afán de quitarse la etiqueta de robanovias y Don Juan ganada tras su polémica relación con Adara en Gran Hermano Vip, se ha cortado bastante en sus actos e interacciones con sus compañeras para evitar confusiones y ha pasado por la isla sin pena ni gloria. Una frialdad y concentración tan loable como cualquier otra estrategia, pero que, para mi gusto, le ha restado la frescura, el encanto y la humanidad con la que le conocimos en otros realities

Nada que ver con su aliada en este concurso, Melyssa, que ha sido más corazón y emoción, esos sentimientos que como espectadores necesitamos para seguir enganchados al concurso. Si todo fuese ganar pruebas, ser correcto, no discutir con nadie e ir pasando las semanas sin dar mucho de qué hablar, nadie vería Supervivientes, ¡menudo tostón! En esta gala Melyssa volvió a regalarnos un momento histórico en la edición, de esos que solo ella es capaz de ofrecer: su abrazo más sincero entre lágrimas a Tom tras su expulsión.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Esa fidelidad a sus sentimientos es también lo que hizo que la ex de Tom convirtiera a Gianmarco en el concursante salvado frente a Lola, un gesto tan amorosos y dulce, como arriesgado y peligroso. De sobra es conocido el ejército de fans que el italiano arrastra en redes desde su experiencia en GH. Todo hay que decirlo, él también los cuida e interactúa con ellos agradecido por todo lo que le han dado. Pero, no somos tontos, también es su llave a la victoria y por eso siempre tiene a sus gianmarquistas en la boca. La avalancha de votos y la organización de esta legión de seguidores cada vez que ha estado nominado ha sido brutal. Mueven Twitter como auténticos expertos y siempre logran su objetivo: salvarle. 

Esta vez lo tienen más complicado pues nunca se había enfrentado a un cara cara tan reñido. Hace falta ver si es Olga o Lola quien se sumará a Gianmarco y Melyssa en la noche final de la aventura. Si no hay sorpresas y mi instinto no me falla, creo que la cosa va a estar entre ellos dos. Si no hubiera elegido a su amigo ahora éste se enfrentaría a Olga, la más fuerte rival que se quita a todos del medio, y se jugaría la expulsión. Pero ya no podemos mirar atrás, lo hecho, hecho está. Mely ha sido coherente con su corazón e ignorado las posibles consecuencias y riesgos de jugársela con Gianmarco. Así que toca sufrir un poquito más hasta la gala del viernes, presentada por Carlos Sobera, debido a los compromisos laborales de Jorge Javier Vázquez en el teatro.

Melyssa lo tiene difícil, pero cuidado porque con ella los imposibles se hacen posibles. Ha superado cosas peores en su vida de las que ha salido victoriosa, así que no todo está perdido. Su acto de corazón también podría darle una grata sorpresa. Sí, tiene ante sí a un rival titánico al que le sobran las fans que votan sin descanso día y noche para hacerle ganador, pero ella tiene algo mucho más importante que eso, un corazón sin estrategias y entregado que ya le ha hecho la ganadora emocional de este concurso. Suerte a los finalistas.

Más historias que te puedan interesar:

Imagen: Twitter/Supervivientes

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente