Se descubre quién es la mano que mece 'Supervivientes'

·7 min de lectura

Las cosas en Supervivientes no son como empiezan, sino como acaban. Pasado el ecuador del reality, ahora es que podemos decir que ha comenzado lo bueno. Con las resistencias desgastadas, los cuerpos debilitados y los ánimos por los suelos las tramas son cada vez más fuertes. También las estrategias. Si bien parecería que en estas circunstancias la mente podría jugar una mala pasada, no es el caso de este participante, cuyas movidas de ficha están haciendo jaque mate a muchos de sus compañeros. Ha expulsado a una gran parte de sus 'enemigos' y se ha convertido, de forma muy sutil, en la mano que mece la isla. El compañerismo y empatía en su caso han pasado a un segundo plano.

A estas alturas del partido, los participantes de Supervivientes están agotados. Tienen que sacar fuerzas de donde no las hay para eso, sobrevivir, pero se nota que las condiciones ínfimas en las que viven empiezan a pasarles factura. Este domingo Anuar y Kiko Matamoros se rompían al no acceder a las recompensas. El hambre es tal que la crisis de ansiedad por conseguir aunque sea un bocado de algo se multiplica. Y cuando no se logra el bajón también es el triple. El marroquí, quien además está nominado, lloraba desconsoladamente ante Lara y sus compañeros al no haber superado la prueba. Igualmente Kiko, quien no pudo ocultar su debilidad física y decepción por no poder comer un día más.

Sin embargo, esa falta de ingesta parece que, en algunos casos, agudiza los sentidos y provoca jugadas magistrales en el 'mesa de juegos'. El colaborador de Sálvame quizás ha reconocido que no da para la mayoría de las pruebas y que no tiene energía para muchas de las actividades de la isla. Hace lo que puede, pero su resistencia física no le permite demasiado. Lo acepta sin justificarse, sus fuerzas han llegado a su límite y con él no pueden contar demasiado en ese sentido.

Curiosamente, mientras su cuerpo parece no responder ante los retos, su mente experimenta todo lo contrario, un despertar que le está dando protagonismo. De sobra es conocido el coco de Kiko en sus intervenciones televisivas, siempre buscando los tres pies al gato y dando argumentos que nunca pasan desapercibidos. Lo mismo está ocurriendo en Honduras. Sus estrategias están dando frutos impensables y muy favorecedores para su concurso. No habrá hecho mucho en términos de supervivencia, pero su cabeza es una máquina que le está salvando de un montón de situaciones incómodas y peligrosas.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un tuit no disponible por tus preferencias de privacidad

Ha sabido con quién aliarse desde el minuto uno y también a quién hay que quitarse del medio. Por ahora, las cuentas le salen. Todos sus enemigos, aquellos con los que tenía pleito tras pleito están o desterrados o de patitas en la calle. Desde Desy, hasta más recientemente Tania. Eso sin contar Marta Peñate, a quien ha mandado a la isla desterrada como parásito. La fuerza de la canaria hace que resista y no salga frente a los contrincantes a los que se enfrenta en ella, pero igual corre peligro cada semana. Todos han resultado ser concursantes de primera, tanto en su aportación física como en términos de contenido. A pesar de sus intentos por resistir, ninguno ha podido con Kiko.

Su juego nos confunde, pero a él le funciona. Tan pronto se enfrenta a Anabel por cualquier tontería como decide protegerla de las supuestas malas intenciones de Yulen y su interés por brillar a través de ella. En estos días se acercaba a Pantoja en plan paternal para pedirle que no se fiara del campeón de esgrima. Con todo lo que se ha metido con ella y las veces que le ha hecho de rabiar tanto fuera como dentro del reality, ahora va de patriarca protector que quiere prevenirla del sufrimiento. Las imágenes, al menos para mí, fueron de lo más cómicas porque tienen credibilidad cero. Con Yulen nominado, Kiko está haciendo campaña para cargarse a los fuertes, y él nuevo novio de Anabel es uno de ellos. Tampoco olvidemos que hace días se enfrentó a su compañera para desenmascararla frente a todos. "Tú eres la niña buena que media entre todos, que no quiere conflictos. La poli buena. Pero lo que se te pasa a ti por la cabeza, lo sé yo. Lo tienes todo muy bien trabajado. Sabes perfectamente lo que te favorece y lo que no te favorece", le expresó. Y no solo eso, este domingo dijo que no sería justo que gane una persona que solo cuide el fuego, se remoje y se haga una carpeta. Le da una de cal y otra de arena según le convenga.

Algo muy parecido está pasando con Alejandro. La relación entre ambos ha sido como la de dos gallitos de corral. Se han enfrentado desde la primera semana y a un nivel no muy bonito. Se han dicho lo indecible y entre ellos el mal rollo se huele a la legua. Cosas de la vida, ahora que empiezan a unificarse y se sabe quiénes son los más fuertes, Kiko ha dado un paso atrás y se ha producido un acercamiento con el novio de Tania. ¿A cuento de qué? "A mí no se me ocurre nominaros a ninguno de vosotros si estáis en mi grupo, ¿qué gano con eso? Claro, ponerme a dieta", les dijo a Alejandro y los Nachos, dejando así entrever que sabe que junto a los más fuertes no les va a faltar de nada. Si salen capitanes y ganan las pruebas, a él siempre le van a proteger, y si pescan y traen comida, también la va a pillar por ahí. Lo único creíble en este sentido es su alianza con Palau, ahí sí me atrevo a decir que hay una unión sincera. Una amistad que, por otro lado, le viene de perlas porque el ex de Miguel Bosé es un superviviente nato.

Hay más jugadas de Kiko. Mariana, una de sus aliadas junto a Palau, a la que ha defendido incluso pedido al público que la apoyara para que no saliera en su pasada nominación, ahora ya no lo es tanto. Este jueves se enfrenta a la decisión del público y Kiko ha sorprendido con su falta de apoyo a la que en un principio era su compañera del alma. "¿Quién va a apoyar a esta?", dijo refiriéndose a la venezolana. "Si hasta ahora la han apoyado es porque pedí que la apoyaran, esto es menos de fiar que un condón usado 7 veces", soltó para sorpresa de muchos. Lo que antes le servía y venía bien, ahora no. Se llama cálculo mental, aprovechar y desechar lo que conviene, en eso se alza como todo un ganador. Tiene pensado sus movimientos, los de los demás y las posibles reacciones del público.

Un juego paralelo y de estrategias en el que casi nadie le gana. En eso de usar la cabeza, Kiko es un número uno. Por eso se puede confirmar que es, a mi modo de ver, una de las manos que mece esta cuna caribeña. Es el único juego que puede hacer teniendo en cuenta su estado a la hora de las pruebas físicas. Y cuidado porque ser un buen estratega le está llevando muy lejos en el reality, más de lo que quizás hubiese durado si no usase ese 'don'. Lo que pasa es que en ese camino a veces no es trigo limpio y su cabeza fría olvidarse de la humanidad.

Aún así, ahí está. Ni las tropecientas veces que ha estado nominado le han llevado a la calle. Esas ganas de estar en la palestra y hacer un pulso con la audiencia le ha beneficiado. Sabe de sobra que la gente, su equipo, su novia y compañeros le van a rescatar y tiene todas las de salir bien parado frente a los otros que se enfrenta, menos fuertes y conocidos. Además, hay algo en él que por muy estratega y gruñón que sea, también despierta cierta ternura. Como dice su pareja, Marta López, no es tan duro como parece o quiere parecer, y eso también toca la fibra sensible de la audiencia que le sigue queriendo ver en la isla. Yo también. Es una pieza clave para agitar el avispero y que salgan las verdaderas personalidades, le viene de la escuela Sálvame. Sabe como nadie tocar las teclas necesarias para que exploten bombas mientras él está tranquilamente tumbado en su esterilla disfrutando de la batalla.

Esa es una habilidad para la que hay que valer y en dicha materia Kiko es brillante. Queda todavía un buen trecho por delante y mucho por suceder, pero en el camino ya recorrido ha quedado claro quién mueve los hilos. Sus planes están dando buenos resultados y también vidilla al reality. Ha venido a cumplir una función y la está llevando a cabo impecablemente. Enfrentamientos, estrategias, alianzas convenidas y doble juego, Kiko en esencia pura, en eso sí que no nos ha engañado.

Más historias que te puedan interesar:

Imagen: Twitter/Supervivientes

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente