‘Supervivientes’ ha hecho un flaco favor a Kiko Matamoros

·4 min de lectura

En cada edición de Supervivientes es habitual que el programa regale a los concursantes la visita o la llamada de algunos familiares. El primer gran afortunado de esta temporada de 2022 ha sido Kiko Matamoros; el colaborador de Sálvame recibió la pasada semana la visita sorpresa de su novia Marta López Álamo. Pero como esa trama amorosa es algo que da mucho juego, la organización decidió estirar la presencia de la influencer en Honduras con una segunda visita. A Kiko esto le habrá parecido un auténtico tesoro, pero desde casa, los espectadores vemos las cosas muy diferentes. Es más, da la sensación de que le están haciendo un flaco favor a Kiko, al señalarlo como el gran consentido de este año, el peso pesado al que hay que alegrar para que siga dando contenidos.

Todo comenzó hace una semana, cuando Kiko estaba muy bajo de ánimo. El que parecía el gran fichaje de Supervivientes 2022 se estaba viniendo abajo, y daba la sensación de que estaba pidiendo salir nominado para abandonar la competición sin pagar una de sus temidas penalizaciones.

Dio la sensación entonces de que la organización decidió tomar cartas en el asunto para que Kiko levantase el vuelo y renaciese de sus cenizas, cual ave Fénix. Y el pasado domingo, en Supervivientes: Conexión Honduras, presenciamos cómo Marta acudió a la Playa Fatal por sorpresa, y se fundió en un emotivo abrazo con su chico. Se dijeron cosas bonitas, le mandó mucho ánimo y hasta hablaron de posibles campanas de boda. Y poco después del reencuentro, tocó la despedida, dejando a Kiko con la moral más subida.

Pero ¿por qué no exprimir un poco más este culebrón amoroso, ya que Marta ha viajado hasta el otro lado del charco? Eso debió pensar la organización, que ayer miércoles, en la gala de Supervivientes: Tierra de nadie volvió a sorprender a Kiko con otra visita de Marta. Y con una excusa que no podía sonar más absurda, la verdad: celebrar la despedida de soltero de Kiko Matamoros, dando por sentado que más pronto que tarde van a casarse (¿en el propio reality? ¡Por qué no!).

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un tuit no disponible por tus preferencias de privacidad

Cualquiera que tuviera esta pareja estaría igual de enamorado que yo”, expresaba Matamoros, como un chiquinillo enamorado. “Es mi último amor y mi grandísimo amor. Lo es todo”, añadía, y ella, por su parte, decía cosas tal que “Es precioso... Ojalá dure mucho tiempo ese último amor”.

Recordemos que en otras temporadas el trato desigual a los familiares generó conflicto. Un caso muy célebre sucedió en la edición de 2019, cuando Dakota Tárraga ardió de furia al comprobar que el día que fue su padre a verla apenas pudieron estar una hora juntos, pero los familiares de Omar Montes e Isabel Pantoja se quedaron una noche entera y hasta pudieron disfrutar de una cena juntos, sin las penurias propias de la isla. “Mi padre se ha hecho el mismo viaje que se ha podido hacer la hija de Isabel Pantoja y la madre de Omar. Y mi padre estuvo 20 minutos conmigo y ellos una noche. ¿Por qué? ¿Es más que yo?”, preguntó entonces la joven, conocida por su paso por el programa Hermano Mayor, de Cuatro. “Y con comida”, protestó otra compañera, Mónica Hoyos, que también denunciaba el trato injusto de la organización.

¿Podrían los compañeros protestar por la doble sorpresa de Kiko Matamoros, con pocos días de diferencia? Probablemente. ¿Había una forma de solucionarlo? Obviamente: Mónica Hoyos tuvo ahí la clave. Dales comida a estos famosos que no dejan de pasar hambre y frío y recibirán a Marta con los brazos abiertos una vez más. Así, todos comieron en un banquete, el de la supuesta despedida de soltero, a la cual va la propia novia de invitada, ojo. Eso sí, para otorgarle un poco de emoción al asunto, Lara Álvarez, la presentadora desde Honduras, advirtió que habría “tapas deliciosas y asquerosas”, un poco al azar. Eso provocó que, por ejemplo, Anabel Pantoja gritase al comerse una empanada con grillos; a otras, como Desirée Rodríguez, le importó poco el concepto asqueroso, y se comió una croqueta con mucho ajo que le supo a gloria.

Kiko Matamoros en una imagen promocional de 'Supervivientes' (MEDIASET)
Kiko Matamoros en una imagen promocional de 'Supervivientes' (MEDIASET)

En la actualidad, Kiko está en la cuerda floja con Alejandro Nieto, Juan Muñoz e Ignacio de Borbón, y después de la visita de Marta seguro que tiene fuerzas para aguantar unas semanas más.Además, no tiene mucha pinta de que vaya a ser el próximo expulsado. Alejandro causa bastante rechazo en el público por sus comportamientos machistas, y Juan Muñoz pasa por un delicado momento de salud, por un problema de gota, por lo que la permanencia de Kiko se ha servido ya casi en bandeja. Sin embargo, ha quedado claro que interesa que Kiko Matamoros se quede en Honduras, aunque para ello tengan que hacerle su estancia más placentera con sorpresas múltiples. Un flaco favor que nos hace verle como un superviviente de segunda, un ser frágil al que hay que proteger desde fuera. Algo que choca con la imagen que todos tenemos teníamos de él hasta ahora.

Más historias que podrían interesarte:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente