El grave error en el casting de 'Supervivientes' sale a la luz

Una cosa son las apariencias y otra muy diferente la realidad. Sobre todo si hablamos de Supervivientes. Apenas dos semanas después de su arranque ha ocurrido algo, para muchos inesperado y decepcionante. La gala de este jueves reveló dos datos que nos dejaron bastante sorprendidos, no para bien, como espectadores y ya empezamos a estar algo hartos de que nos tomen el pelo. Lo sucedido debería servir en un futuro para replantearse algo importante a la hora de elegir al casting para este reality en concreto.

Y, me atrevo a decir algo más, quizás sea el momento de crear sanciones para que no vuelva a pasar.

Cuando se cumplen dos semanas de uno de los programas más aplaudidos de la telerrealidad en España y antes de entrar en materia, cabe destacar que la edición Supervivientes ha aprobado el examen. En su tercera gala se han vuelto a posicionar como la reina y señora de la parrilla superando el 19% de cuota de pantalla. La cosa fluye y también hay que admitirlo. Hay contenido jugoso, las tramas al otro lado del charco enganchan y, lo mejor de todo, es que esto solo acaba de empezar.

Pero en medio de esta burbuja, como suele pasar, siempre hay algo que no encaja y nos descoloca. Este jueves quedábamos atónitos, al menos yo, al ver unos hechos que para nada nos esperábamos. Ocurría entre dos de los participantes por los que muchos habíamos apostado y de los que esperábamos un desempeño alucinante.

Cuando se presentó el casting de los candidatos a la isla y escuchamos nombres como el de Kiko Matamoros y Charo Vega, pensamos, 'menudo cachondeo y vidilla nos espera'. Los dos han demostrado ser unos 'fieras' en esto de la televisión con sus salidas de tono, discusiones y peculiar sentido del humor. Con ese currículum a sus espaldas, pintaban como los participantes perfectos para esta aventura en Honduras. Así que era de entender que el equipo de casting pensara que no podían faltar en la lista de este año.

Pues la cosa señala ahora a grasso error. Creo que nos ha quedado claro que una cosa es ser animal televisivo en un plató que serlo a casi 10 mil kilómetros sin aperitivos, calefacción en casa ni comodidades de ningún tipo. Tanto Charo como Kiko han resultado ser un auténtico fiasco en ese sentido. Uno entiende hasta cierto punto que nunca te puedes llegar a imaginar lo duro que es aquello hasta que estás allí. Pero los dos sabían que no se iban a Walt Disney, ambos tienen a gente muy allegada que ha estado antes y les ha contado las penurias que se viven. Por eso me pareció muy triste lo que vi ayer en la gala.

Por un lado está Kiko, quien aunque no ha dicho de forma abierta que se quiere ir, ha quedado claro que no aguanta ni un minuto más y podría haber pedido a sus compañeros que le nominaran. ¿A qué viene que Anuar, su mano derecha en la isla, le nominara ayer sin ton ni son teniendo otros contrincantes con quienes no encaja? Viendo lo dura que está siendo la aventura para él, me atrevo a pensar que podría estar detrás de su nominación al darse cuenta de que no es capaz de hacer frente a las circunstancias. Ojo, está en todo su derecho de hacerlo, pero quizás se lo debería haber pensado mejor. La gran apuesta ha resultado ser una pérdida total porque, curiosamente, ni siquiera es capaz de dar un contenido interesante a parte de sus broncas de siempre. Aferrarse a la edad no es excusa, muchos de los mejores participantes han rozado, incluso pasado los 60 años, y han dado la talla. Si bien no en lo físico, sí en contenido. Rosa Benito o la mismísima Mila Ximénez son el mejor ejemplo de lo que fue abrirse en canal y darlo todo en otros aspectos.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un vídeo de Twitter no disponible por tus preferencias de privacidad

Y lo mismo con Charo. Fue muy doloroso verla sufrir el ataque de ansiedad que vivió al ser trasladada a la isla de los apestados una vez que la echaron. Ella esperaba irse a casa y resultó que no. Siento el sufrimiento que eso le causó, pero ya somos adultos y sabemos a dónde vamos. Es historia de Supervivientes que si te echan el siguiente paso es otro lugar de destierro. Pues no. A Charo eso no le encajaba y fue muy duro ver el estado en el que se encontraba ayer. Me solidarizo con ella y espero que mejore, lo que no comparto en lo absoluto es que se niegue a hacer una prueba y jugar con sus compañeros como hizo este jueves. Aunque sea poco, lo intentas. Con eso de que parece que no se entera de nada, siempre tiene un 'no' por respuesta y eso llega a ser cansino. De hecho, su negativa evitó que pudiera disfrutar del rico manjar de pasta con tomate que se ganó su equipo. Hay cosas que se pueden ahorrar simplemente no aceptando la oferta y quedándote viendo el show desde la comodidad de tu casa. Hasta su propio nieto en plató no daba crédito.

Lo que me chirría y joroba de todo esto es que parece que algunos piensan eso de, 'bueno, me escapo unos días, estoy allí un para de semanas, me saco un dinerito y luego hago unos platós'. Esa es al menos mi sensación. Molesta y mucho ver cómo unos lo dan todo y otros se lo toman como 'pasaba por allí y ahora me voy a casa'. Por eso digo que a partir de ahora, el casting no solo no debería basarse en quiénes hacen ruido en un plató, sino que además deberían de poner sanciones más fuertes para quienes piden que les nominen, si finalmente fuera el caso.

Es curioso que la aparente jugada de Kiko no haya sido comentada en profundidad por su gente de Sálvame (a menos que lo hagan a partir de ahora). Desde casa da la sensación de que están haciendo de todo para que su consentido aguante más. Incluso este miércoles, en la gala de Carlos Sobera, recibió la llamada de apoyo de su novia Marta para que le diera ánimos, ¡pero si apenas lleva dos semanas! Quizás es tan solo esa fase inicial por la que todos pasan y luego nos sorprende llegando a la final, pero no creo que sea justo por quienes apostaron por él y por él mismo. Lo está haciendo cien veces mejor su pareja desde plató, donde se está dejando la piel, que él, a quien defender se está convirtiendo en algo muy difícil.

Son los más desconocidos para el gran público como Ignacio de Borbón, la modelo venezolana Mariana e incluso hasta la propia Anabel con su sobreactuación, los que están resultando las grandes y más gratas sorpresas. A ver si tomamos nota para próximas ediciones.

Más historias que te puedan interesar: