El edredoning de Anabel Pantoja y Yulen en 'Supervivientes' solo me deja una conclusión

Tarde o temprano iba a pasar. Y pasó. Si ya era una de las piezas indiscutibles de Superviventes con su palmeroning, Anabel Pantoja se ha coronado como la protagonista y reina absoluta del reality. Las imágenes de ella y Yulen haciendo travesuras debajo de la manta están en boca de todos. Es la noticia más comentada del reality y lo que más morbo ha dado hasta ahora en el programa. Pero que no se nos olvide un pequeño gran detalle: Anabel juega una carta muy importante y este movimiento de ficha esconde una razón, para mí, no tan bonita y romántica como nos imaginamos ni muestran las imágenes.

Cuando hace dos meses arrancaba Supervivientes, casi nadie dábamos un duro por el paso de Anabel. La apuesta era que duraría un par de semanas, quizás tres, pero no mucho más. Sin embargo, la sevillana ha sabido superar sus miedos y romper con esa imagen del pasado para dar paso a la de una posible finalista, si no ganadora. A día de hoy se puede decir que es una gran superviviente y que se ha hecho a la isla y a sus vicisitudes con fortaleza y disciplina. También estrategia.

A diferencia de hace 8 años, ahora tiene mucha más tele y experiencia a sus espaldas. Y eso se nota. No digo que cada gesto o acción suyas sean forzadas y pensadas al milímetro, sería una locura y algo prácticamente imposible en las condiciones en las que están. Pero, de lo que sí estoy segura es que en su juego habría más mente que corazón. Tampoco discuto que no le guste Yulen, seguro que sí, pero que quizás esté aprovechando el romance para sacarle partido, también lo creo. Y eso, al menos para mí como espectadora, le quita gracia al asunto. En esto de las carpetas no se perdonan las estrategias, aquí se pide corazón y este, siento decirlo, brilla bastante por su ausencia.

El pasado domingo Ion Aramendi anunciaba a bombo y platillo al comienzo del programa las imágenes de tres rombos que Anabel y Yulen habían protagonizado bajo la luz de la luna y la manta. Nos tuvieron 4 horas esperando el momento picante. Ya me había imaginado que esto se avecinaba, pero verlo tan claro te abre aún más los ojos y confirma la teoría. Y no me refiero a lo que hicieron para divertirse, sino a lo que eso significa y conlleva. Las caras de Anabel mirando a cámara, sus sonrisas al ser dizque pillados con las manos en la masa, y todo lo que ocurrió alrededor, me parece buscado, incluso hasta propiciado.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un post de Instagram no disponible por tus preferencias de privacidad

A estas alturas del partido y con todo lo que ha vivido en Sálvame, Anabel sabe de sobra que cualquier movimiento suyo estará siendo analizado con lupa, y más después de la confirmación del romance por parte de ambos. Es obvio que las cámaras iban a estar detrás de ellos para captar el mínimo momento de intimidad que tuvieran, y así ha sido. Para los que no lo vieron, la colaboradora de Sálvame fue captada aparentemente masturbando a Yulen, la cámara estaba detrás de ellos y se fue acercando poco a poco para recoger la escena. Cuando se dieron cuenta ella miró y se rio pícaramente, sin dramas, más bien todo lo contrario. En esa sonrisa, vi más alegría que pesar por haber sido 'pillados'. Y eso en el fondo me hizo cuestionar cuánto hay de verdad en todo esto y cuánto seguir siendo tema de conversación en la cadena.

En cierto modo me dejaron claro que no fue algo espontáneo o una pillada repentina, sino una manera de decir aquí estoy, he pasado página, estoy muy contenta con mi nuevo novio y quiero que se entere toda España. Así como otra posible forma de seguir en la palestra y dar contenido.

Sí, contenido está dando, y del bueno, pero ¿a costa de qué? ¿Le merece la pena? A estas alturas, y después de haber vivido todo tipo de situaciones en Sálvame como personaje de turno, podríamos decir que Anabel conoce su papel y sabría lo que le espera en el programa. Es más, ya puedo imaginar los comentarios, preguntas y bromas que recibirá cuando vuelva al plató a diestro y siniestro. Y si lo puedo imaginar yo, ¿no lo imaginará ella? Después de todo ya tiene demasiados callos y galones a sus espaldas en términos de aguantar chaparrones, críticas e interés mediático televisivo.

Por eso, pienso que sería absolutamente consciente de cada paso que da y de todo lo que genera, siendo la forma que ha querido dar a su juego y, de momento, le está sirviendo. Sus compañeros la quieren y casi no sale nominada, y cuando lo hace, siempre la salvan. Personalmente, me parece estupendo que se lo pase bien y que disfrute de su relación siempre y cuando lo haga por eso, porque está contenta y feliz con Yulen. Lo que no me gusta tanto es que lo haga más por la repercusión que este video pueda tener.

Viendo el edredoning cualquiera pensaría que empieza a pesar más el negocio y el protagonismo que la propia historia de amor en sí. Gracias a esta estrategia está logrando quedarse en el reality e incluso puede que llegue muy lejos, pero, a mi modo de ver, creo que se le está yendo de las manos y, al final, tanta exposición y paso planificado le puede dar una desagradable sorpresa.

Por mucha gracia que haga y todo el contenido estrella que genere, el público siempre termina valorando lo auténtico, y lo suyo empieza a rozar lo previsible, incluso lo superficial e interesado. Iba por muy buen camino pero con este panorama lo único que va a ganar a este paso son más platós y unas cuantas portadas de revista.

Más historias que te puedan interesar: