'Supervivientes 2020': La llamada picante de Ortega Cano y Ana María Aldón

Por Nuria Herrera

From Diez Minutos

La novena gala de Supervivientes: Tierra de nadie dio una alegría a algunos de los concursantes, que pudieron hablar con sus familiares. Una de las llamadas que dio más juego fue la protagonizada por Ana María Aldón y José Ortega Cano. Antes de saber que el torero estaba al otro lado el teléfono, Lara Álvarez animaba a la diseñadora a cantar una canción a su marido, y ella, muy romántica, le dedicaba Si tú eres mi hombre, de Jennifer Rush.

En ese momento aparecía el diestro en una pantalla pero, antes de hablar con él, la superviviente tenía que pasar por una mini prueba de recompensa: explotar unos cuantos globos en dos minutos para conseguir las llaves que abrían la caja de la videollamada.

Conseguida la prueba, Ana María se ha derrumbado en cuanto ha podido hablar con Ortega Cano: "Cariño, qué guapa estás y qué delgadita", le decía él. El torero le daba el parte familiar y le hablaba del niño que tienen en común, del que dijo que estaba hecho "un gigante", que ya había perdido tres dientes y se acordaba mucho de ella. Ortega también le ha confirmado que sus hijos Gloria Camila y José Fernando están muy pendientes de su concurso y que Gloria Camila "me manda muchos recuerdos para ti y está haciendo una defensa fantástica con mucho señorío". Ana María también le ha pedido a su marido que cuiden de su otra hija, fruto de otra relación, y que no la dejen sola: "Por favor atended a mi hija y no la desamparéis", a lo que Ortega le ha respondido que ya lo están haciendo.

En medio de tanto amor, Ana María pedía matrimonio al torero y este respondía con alegría: "Ole, ole, vamos a casarnos en Honduras".

Y a continuación venía la petición más sorprendente: otro hijo. Ana María le pedía ir "a por la niña" y el torero consentía y respondía picarón: "Cargadito voy a estar", en alusión a la ausencia de sexo durante la estancia de Ana María en Honduras. Y le decía: "Preparado estoy para la faena que sea".

Por último, José le ha confirmado que toda la familia está muy orgullosa de ella y que quieren verla convirtiéndose en la ganadora de Supervivientes 2020. Antes de decir adiós, el torero no se ha olvidado del otro miembro de la familia que tiene en la isla: "Un beso para Rocío", le ha dicho antes de despedirse.

Las otras llamadas a los supervivientes

Pero Ana María no fue la única que tuvo hilo directo con su familia. Yiya mostró su lado más humano al hablar con Juan Carlos, su padre, quien le tiró de las orejas por el vocabulario además de animarla a pescar más y ser menos polémica.

Nyno Vargas comprobó que su padre, Emilio, está en plena forma y, mientras veía pasar a varios miembros de la familia por detrás, escuchó los consejos de su progenitor.

Su padre le ha pedido que disfrute más del concurso y le ha dado una directriz: "Juega tus cartas como hacen los demás".

Por último, Ivana también conectó con Analía, su madre, a quien preguntó su opinión sobre su novio, Hugo Sierra. "Es la primera vez que estoy con alguien tan mayor. Os voy a tener que llevar al geriátrico juntos, a ver si me hacen dos por uno", bromeó la argentina.