'Supervivientes 2020': Antonio Pavón se desvive por Ana María Aldón

Por Teleprograma

From Diez Minutos

El destierro le ha sentado de maravilla a la mujer de Ortega Cano. Nada más llegar a Playa Desvalida se sorprendía al encontrarse al grupo de ex concursantes entre los que estaba Antonio Pavón, su amigo en la Palapa y en la nueva playa. El torero recibió a la diseñadora con los brazos abiertos y se desvivió por hacerle la vida más cómoda.

Así, entre sus mimos estaba cederle una manta para que no pasase frío e incluso hacer manualidades con ella. Y es que, como él mismo le contaba, estaba encantado con el desembarco de su amiga en la playa: "Que esté aquí Ana María es un sueño. Esto es perfecto para mí, estoy feliz. Es la gloria total". Antonio no tenía pelos en la lengua al reconocer las virtudes de su amiga, de quien decía que es "trabajadora" y "la alegría de la huerta".

Por su parte, la diseñadora aseguraba que Supervivientes es una experiencia "muy bonita" y daba las gracias a "su marido y a todos los que estaban sufriendo su ausencia porque me han dado la oportunidad de vivir algo único". Aldón también reconocía que piensa llevarse bien con Antonio Pavón a pesar de los problemas que ha tenido él con Rocío Flores: "No tengo ninguna palabra en su contra porque él conmigo siempre ha sido muy correcto y muy educado, no tengo que pelearme con él", le contaba a sus nuevos compañeros en una noche de confesiones y coplas. Al día siguiente, también compartieron risas mientras cogían lapas.

La vida de Ana María en España

Antes de ser desterrada a Playa Desvalida, Ana María Aldón hizo una serie de confesiones a sus compañeros sobre su vida en España. La superviviente, a quien en Honduras vemos continuamente cantar coplas, aseguró que nunca lo hacía delante de su marido, Ortega Cano, por el recuerdo de Rocío Jurado: "Él ha estado casado con 'la más grande' y yo soy una mierda pinchada en un palo al lado de la voz de Rocío, así que me da vergüenza. ¡Y ahora le he cantado a toda España!", decía.

"Ahora te va a pedir que le cantes", le respondía Fani. "Y yo le voy a pedir que se case conmigo otra vez", contestaba Ana María, que se ha dado cuenta de muchas cosas en la isla. "Lo grande que es la familia. Preparamos la cena, cenamos y estoy deseando acostar al niño y al padre. Y yo me bajo a trabajar. Y yo necesito más calor... y él también. El año que viene que venga él para que también se de cuenta", sentenciaba.