Supervivientes 2019, la edición que no ha necesitado ni una pedida de mano: tenía a la Pantoja

Todavía recuerdo el impacto que nos produjo en la redacción el fichaje de Isabel Pantoja. Desde ese momento supe que Supervivientes 2019 sería una edición para la historia televisiva.

(©Mediaset)

Y vaya si lo ha sido. La gran final del concurso, celebrada en la noche del jueves, ha logrado un récord memorable: 40.6% de share y más de 4 millones de espectadores. Una hazaña que incluso ha superado el desenlace de la edición de 2011 que coronó a Rosa Benito como ganadora y que obtuvo un 38,8% de cuota de pantalla.

Un último hachazo a la competencia que se veía venir y que ha puesto el broche de oro a la edición más vista, pero también a la más rara de las que he seguido desde el minuto uno en que Jorge Javier Vázquez reaparecía en pantalla tras superar un ictus traspasando con toda naturalidad la barrera de los focos.

Esta edición ha tenido la capacidad de sorprenderme hasta el último minuto de la gala final. A pesar de que recientemente aventuré la victoria de Mahi, o en su defecto Albert, que se ha erigido como el gran superviviente de los Cayos Cochinos, el programa nos ha metido un gol por la escuadra a más de uno coronando a Omar Montes como ganador de los 200.000 euros. El exnovio de Isa Pantoja se ha llevado al público de calle con su humildad y sinceridad, unas cualidades que incluso podría sembrar la duda sobre una posible estrategia para alzarse con la victoria y engatusar hasta a la propia tonadillera que no hace tanto fue su suegra.

Y de Isabel Pantoja quería yo hablar. La cantante de coplas se ha convertido en la estrella de Bulldog, la productora de confianza de Mediaset, y por supuesto en la bendición de Telecinco donde tiene su permanencia más que asegurada tras el show que ofreció a la audiencia con su llegada a plató la pasada semana y que batió todas las marcas imaginables.

Nos guste o no, Supervivientes 2019 ha transformado el recuerdo que teníamos del reality de las pasadas ediciones donde el protagonismo era más coral. Este año los continuos ataques de ansiedad de la viuda de Paquirri, su alegría tras descubrir que su hija Isa Pantoja había cruzado el charco para darle ánimos, y las continuas desavenencias de la folclórica con Colate cuando en un primer momento su amistad era especial y llegaron a compartir colchón, terminaron por definir el concurso antes de lo previsto.

Pero al César, lo que es del César. Violeta Mangriñán también acaparó los focos, especialmente durante las galas, hasta su abandono forzado. Desde entonces, la extronista de Mujeres y hombres y viceversa no deja de aparecer en todos los programas de la cadena de Fuencarral y quién sabe si seguirá el camino de Rafa Mora, del casting de Supervivientes 2010, que actualmente trata de labrarse un futuro colaborando en Sálvame.

Es muy probable, asumiendo el antecedente de la reina de los realities Sofía Suescun, que Violeta hubiera terminado desempeñando un papel clave en la gran final de haber continuado. Sin embargo, un problema de salud relacionado con la vesícula le obligó a regresar a España tras la novena gala. Y, sin darle más bombo al abandono de Toñi y Encarna Salazar en la cuarta gala, esta edición ha sido la más accidentada de la historia provocando también el abandono de Isabel Pantoja, además de la evacuación de Colate tras un accidente participando en una de las pruebas que también dislocó el hombro de Fabi.

No obstante, no es la primera vez que las cámaras del programa recogen dramas de esta índole aunque, como digo, este año concursantes como Isabel Pantoja se han llevado la palma con su sucesión de desdichas. Todavía recuerdo cómo Rosa Benito en Supervivientes 2011 se rompió el labio y se le desplazó un diente tras un aparatoso accidente. O a Alba Carrillo cuando se quemó un pie al pisar unas brasas que había al lado del fuego. Y, hasta a Sergio Carvajal derrumbándose en Honduras cuando se le cayó una funda dental durante su participación en Supervivientes 2018.

Cortesía de Mediaset

Dejando de lado estos “gajes del oficio”, me ha sorprendido positivamente que la organización de Supervivientes 2019 no haya tenido que recurrir a las expulsiones disciplinarias como sí que ocurrió, por ejemplo, en la pasada edición con Saray Montoya por una conducta inapropiada con Romina Malaspina. En este sentido, a lo largo de la historia de los realities de Telecinco, determinadas broncas han desembocado en comportamientos violentos provocando la sanción directa como recordamos con Carlos, conocido como El Yoyas en Gran Hermano 2 o, más recientemente, la expulsión de José María por una presunta agresión en Gran Hermano Revolution. Tampoco me quiero dejar en el tintero que el equipo de Guadalix de la Sierra exigió a Julio Ruz hace unos meses que abandonara GH Dúo por su conducta inaceptable hacia María Jesús Ruiz. Parece que, por fin, se va entendiendo que no todo vale en televisión.

Hay un detalle que, sin embargo, esta edición no se ha producido (porque tampoco ha hecho falta) y no es otro que una petición de mano en directo que siempre acapara titulares.

Una curiosidad de la que siempre estoy pendiente porque en televisión se sabe explotar esta lacrimógena escena como sucedió con Kiko Jiménez que le pidió matrimonio a Gloria Camila en Supervivientes 2017, y que recientemente han anunciado su ruptura o, Alberto Isla que aprovechó la visita de Isa Pantoja en Supervivientes 2018 para comprometerse. Eso sí, si puedo elegir me quedo con la petición a Esther Carbonero, concursante de Fama ¡a bailar! del pasado año, que fue sorprendida por su novio en el talent de baile y, por supuesto, con las palabras del ya marido de la actriz María Castro que en pleno prime time de El Hormiguero, allá por 2017, recibió la declaración de amor más bonita de todos los tiempos.

Ahora sólo me queda una duda antes de añadir el último tag de Supervivientes 2019 y es si este reality sobrevivirá a su propio éxito y no se acabará desgastando como otros formatos que incluso se han dejado de emitir para reconsiderar su fórmula secreta.

Para seguir leyendo:

¿Estrategia o sinceridad? Las claves que podrían explicar que Omar Montes haya ganado el duelo a Albert

La vergüenza de Supervivientes: la organización rapa por error a Albert y le consuela con un pollo asado

Imagen: ©Mediaset