'El Sultán': ¿Un peligro para Hürrem?

·2 min de lectura

Hürrem observa al Sultán entrar en uno de los cobertizos cercanos al lugar donde practica caza junto con la princesa Isabella en El Sultán. Dolida y creyendo que está pasando algo entre ambos, espera paciente a que Solimán salga del pequeño refugio para confirmar sus sospechas. Con lágrimas en los ojos, ve como ambos protagonizan una situación más que comprometida y se escabulle sin ser vista rumbo a su alcoba.

Mahidevran ve a Hürrem entrar en el palacio llorando a lágrima viva y sabe qué algo ha ocurrido. Tras mucho investigar, da con el motivo de su descontento y piensa usar esta información en su beneficio. La Sultana cree que las inseguridades y los celos de Hürrem terminarán cavando su propia tumba, pero ella, por supuesto, piensa ayudar a que esto pase más rápido.

Al contrario de lo que Hürrem piensa, no hay ningún tipo de relación entre Isabella y Solimán. La princesa ofrece al Sultán entregarse a él a cambio de que la deje volver a su hogar, pero él se niega. Ella, desesperada, decide quemar el cuarto en el que la tienen cautiva. Prefiere morir que seguir encerrada como una prisionera.

Isabella es rescata del fuego que provocó

No obstante, su plan no sale como ella esperaba y uno de los sirvientes de palacio la rescata. El Sultán, para evitar más problemas con sus mujeres, decide que Isabella se marche al palacio de Hatice. Allí, la princesa se siente bastante cómoda en compañía de la hermana de Solimán y se sorprende al ver la decoración que Ibrahim Pasha eligió para el que sería su hogar: “Se parece mucho a mi palacio”.

Al día siguiente, el Sultán visita a Isabella y en esta ocasión sí que se produce un acercamiento entre ambos. Solimán casi no puede disimular que tiene una fuerte atracción por su rehén. Nigar observa desde lejos cómo se miran y palpa la tensión que hay entre ambos ¿Le hará partícipe a Hürrem de esta situación?