'El Sultán': Intento de fuga

·2 min de lectura

La amistad entre el Sultán e Isabella avanzó a pasos agigantados hasta el punto de hacerse determinados obsequios. Hürrem descubrió en la alcoba de Solimán un colgante que creía que le regalaría a alguna de sus favoritas, incluida ella. La joven se quedó de piedra cuando, horas más tarde, descubrió en el cuello de la princesa la preciada joya.

Hürre se retiró de la estancia con lágrimas en los ojos y Mahidevran se percató de esto. Sin pensarlo dos veces, la mujer le contó todo acerca de la rivalidad entre Hürrem e Isabella a la Sultana Valide. Pensó que esta ya pública enemistad podía ser un factor a tener en cuenta en sus planes para con el Sultán.

Mientras tanto, en el palacio de Ibrahim, este reposaba en cama después de haber tenido un grave problema de salud. Firial le cuidaba con devoción, algo que hizo sospechar a Hatice que la empleada siente por su marido algo más que agradecimiento y el cariño que cualquier súbito le profesaría a su señor.

Hürrem, entre la espada y la pared

Pasaron los días y la salud de Ibrahim se deteriora por momentos. Nadie sabía qué le ocurría, pero lo cierto es que el hombre estaba en su lecho de muerte ¿Cómo ha podido pasar? Un nuevo doctor examinó al enfermo y determinó la causa de su estado: Había sido envenenado. Hürrem temía que se iniciara una investigación y terminara descubriendo que ella es la era de haber intentado acabar con la mano derecha del Sultán.

Ya recuperado, Ibrahim sabía que fue Hürrem quien trató de matarle. Así pues, inició una venganza en su contra. Con sumo cuidado, recuperó el diario de Leo, donde el hombre dejó por escrito sus sentimientos hacia su amada. Después, la obligó a traducirlo delante del Sultán. Hürrem se vio perdida.Sin embargo, en el último momento, Ibrahim salió en su ayuda: “Quiero que sepas que si vuelves a atentar en mi contra, no tendré piedad”, comenta el hombre muy enfadado.

Por su parte, Hatice provocó la muerte de su hijo al quedarse dormida sobre él. La Sultana, fuera de sí y rota por semejante dolor, trató de quitarse la vida cortándose las venas, pero, por fortuna, no los consiguió. Mientras, Hürrem trató de ayudar a Isabella a escapar de palacio