'El Sultán': Demasiado juntos

·1 min de lectura

Solimán visita a Isabella en el palacio de Hatice en El Sultán. Cuando se quedan a solas, él le echa en cara que intentara acabar con su vida provocando un incendió en una de sus propiedades. La princesa, lejos de amedrentarse ante los exabruptos del monarca, se envalentona y le planta cara. Sus rostros están demasiados juntos y la atracción entre ambos es inevitable.

Nigar, desde su escondite cercano a la sala principal, observa la escena entre ambos. La sirvienta, que conoce al Sultán como la palma de su mano, se percata de que Isabella no le es indiferente y esta, aunque trata de fingir algo de rechazo, también le mira con deseo. Nigar se debate ahora entre contarle a Hürrem lo que ha visto o no. Segundos después, les deja solos.

Hürrem siente celos por culpa de Isabella

Por su parte, la conversación entre Isabella y Solimán comienza a subir de tono. Esta, guiada por la furia, trata de cachetear al Sultán y el agarra su muñeca antes de que su mano impacte en su rostro. La cercanía entre ambos aumenta y la tensión se palpa en el ambiente. El amago de un beso se produce en ese instante.

Al caer la noche, Solimán regresa a su palacio y Hürrem va en su busca. Al contrario que en otras ocasiones, este se muestra bastante frío con ella. La mujer tiene miedo de estar perdiendo a su amado por culpa de la princesa Isabella y ya idea un plan para deshacerse de ella: “Necesito que se marche de nuevo a su país”.