'El Sultán': Un corazón roto

·1 min de lectura

La suerte no ha acompañado a la historia de amor de Armin y Bali Bey en El Sultán. La joven, tras llevar a cabo su boda secreta con el militar, fallece a causa de una terrible enfermedad. Después de realizar los rituales correspondientes, la joven es enterrada ante la atenta mirada de su esposo y de su padre, quien llora, amargamente.

Por otro lado, Firial trata de acercarse a Ibrahim Pasha desde que pasaron aquella noche juntos. La sirvienta le suplica que no la eche de su lado y le permita quedarse en el palacio: “Por favor, no haga que me case con alguien a quien no amo, se lo suplico”. Sin embargo, el Gran Visir no se templa el corazón y decide que la mujer se marche de su hogar. Quiere proteger su matrimonio ante todo y, sobre todo, no volver a caer en la tentación.

Hatice e Ibrahim acercan posturas

Acto seguido, Ibrahim llega hasta el cuarto de Hatice y le pide perdón por haber estado ausente desde la muerte de su hijo. Ella le da las gracias por sus palabras y le deja claro que no puede estar lejos de él: “Me siento mucho más fuerte cuando estoy contigo”. Ibrahim abraza a su esposa con ternura a modo de respuesta.

Por otro lado, Hürrem se queja ante el Sultán de los desprecio que sufre por parte de su madre: “Ella no me quiere, me odia”. Solimán trata de calmar a su amada y le pide que tenga paciencia: “Yo sí te amo ¿acaso no es suficiente”. Ella, que deseaba oír esas palabras hace mucho tiempo, se lanza a sus brazos.