'El Sultán': Camino a la muerte

·2 min de lectura

Hürrem última los detalles de su plan para sacar a Isabella del palacio de El Sultán. Al día siguiente, todo se complica cuando el Sultán se percata de la ausencia de la princesa. Sin pensarlo dos veces, le pide a sus sirvientes y militares que busquen en cada rincón del palacio y los terrenos aledaños. Está seguro que ella no se iría por iniciativa propia.

Por su parte, Hürrem se inquieta con el movimiento que hay en Topkapi. Teme que termine descubriendo que ella está detrás de la repentina “marcha” de la mujer. Concretamente, Mahidevran, sospecha de ella y le pide a Gülsah que reúna las pruebas necesarias para acusarla ante Solimán.

Antes de que caiga la noche, Mahidevran comparte sus sospechas con Valide. “Creo que Hürrem hizo desaparecer a Isabella”, le dice, directamente, mirándola a los ojos. Mientras tanto, Solimán sigue preocupado por la princesa y exige a sus súbditos que no paren hasta encontrarla, algo que no gusta para nada a su favorita.

Solimán le otorga un nuevo puesto a Ibrahim

Pasan los días y el caso por la desaparición de Isabella toca a su fin. Mientras, nuevos frentes se abren. La relación entre Hürrem y Valide va de mal en peor. Cuando el caballo de la primera aparece asesinado, Hürrem no duda en culpar a Sultana de haber acabado con la vida de su fiel corcel.

Por supuesto, la Sultana se defiende y asegura que ella no tuvo nada que ver con el incidente. Solimán, que no sabe por quién tomar partido, le pide a Bali Bey que descubra qué fue lo que pasó con el animal: “Necesito esclarecer esto cuanto antes, yo tengo otros problemas de los que ocuparme”.

Uno de esos asuntos, es la incursión que el Imperio Otomano piensa realizar en algunos territorios de Europa. Solimán toma la decisión de otorgar a Ibrahim un puesto de gran importancia dentro de esta expedición. Comandará a los militares. El Gran Visir le agradece el gesto, aunque es consciente de que este nombramiento le acerca, salvajemente, hacia la muerte.