'El Sultán': De Alexandra a Hurrem

·1 min de lectura

La relación entre Alexandra y Solimán avanza a pasos agigantados. La bella se ha esclava no solo se ha ganado la confianza del Sultán, sino también su favor. Gracias a su simpatía y sus dotes de seducción se ha ganado un lugar predilecto entre las concubinas del señor. Ambos disfrutan de divertidos juegos en la soledad de su habitación. En el capítulo 1 de El Sultán, Alexandra inicia su plan de conquista

Mientras tanto, Mahidevran llora, amargamente, en su habitación. Hatice se acerca hasta el cuarto de su cuñada, alertada por los lamentos y se interesa por saber qué ocurre. La mujer se lamenta por haber perdido el amor de su esposo. “¿Cómo ha podido cambiarme por esa rusa recién llegada? Ahora parece que solo tiene ojos para ella”, dice, una y otra vez. “Tú eres su primera esposa y le has dado un hijo. Este lugar no te lo quitará nadie”, responde Hatice, tranquilizándola.

El ascenso de Alexandra ante sus compañeras

De nuevo en la habitación del Sultán, Alexandra y este siguen divirtiéndose. Solimán se acerca a la joven y susurra cerca de su oído: “Hurrem”. La joven le pregunta qué es lo que significa. “Quiere decir “la que hace felices a los demás” “ , comenta él. “A partir de ahora, serás Hurrem”, añade. Acto seguido, se besan, tiernamente, en los labios.

Pasados dos días, la pareja de enamorados sale por fin de la alcoba real. Mientras que Solimán se dispone a ver con está su hijo, el pequeño Mustafá, Alexandra regresa al cuarto de las esclavas, pero lo hace con un atuendo digno de una emperatriz. “A partir de ahora me llamaréis Hurrem, Alex ha muerto”, dice a sus compañeras, haciendo uso de su nuevo poder.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente