El sujetador deportivo de Triumph que sienta bien a todas, por 14 euros en el Black Friday

mujer corriendo con sujetador y ropa deportiva
El cómodo sujetador deportivo Triumph, rebajadoTony Anderson - Getty Images

La característica más importante que tiene que tener nuestra ropa deportiva es que sea cómoda. De nada sirve llevar un conjunto espectacular que sienta genial si no nos va a permitir hacer ejercicio con comodidad, ya sea porque no nos da libertad de movimientos o porque simplemente nos es molesto. Aunque esta máxima se aplica a todas las prendas, sin duda son los sujetadores donde más énfasis tenemos que poner en buscar la comodidad.

Porque si ya de por sí llevar un sujetador incómodo en nuestro día a día es un sentimiento súper frustrante (muchas veces provocado por no saber cómo escoger la talla de sujetador, todo hay que decirlo), si esto pasa cuando hacemos deporte esta sensación de incomodidad se multiplica por mil. ¿Correr preocupándonos porque nos aprieta mucho el sujetador? No gracias. ¿Entrenar en el gym pensando que en cualquier movimiento en falso podemos tener un accidente con el pecho? Pasamos.

Por eso la búsqueda de sujetadores deportivos cómodos es una de nuestras grandes prioridades en cuanto a ropa de deporte se refiere. ¿Nuestro último gran fichaje? Este sujetador deportivo de Triumph. Un diseño sencillo, casi sin costuras para evitar ningún tipo de rozaduras o similares, confeccionado en elastano para adaptarse al pecho de cada una.

Lo mejor de este sujetador sin duda es que al ser de Triumph, una marca especializada en ropa interior, está disponible en muchísimas tallas: desde la 80 A hasta la 110 D (hay hasta la copa G). ¿Qué significa eso? Que da igual el tamaño de tu pecho o de tu espalda: vas a tener una talla que te quede bien. Algo que a veces con el tallaje S-M-L es algo más difícil.

Además está rebajado por el Black Friday, aunque el descuento varía en función de la talla y el color. Un último punto importante: está disponible en catorce colores diferentes, desde tonos más llamativos como un rosa fucsia hasta otros más calmados como el blanco que veíamos anteriormente.