El fenómeno de los ‘salt daddies’ contado por alguien que lo vivió

·4 min de lectura

Hace un tiempo, Josie Copson, redactora de la edición británica de Cosmopolitan, decidió investigar un fenómeno creciente en el mundo de las aplicaciones de citas: el de los hombres que se hacían pasar por un ‘sugar daddy’ y resultaban ser un ‘salt daddy’. Su experiencia le hizo llegar a una conclusión muy clara y abandonar ese mundo en el que se había introducido para investigar.

A veces, tras un 'sugar daddy' resulta esconderse con 'salt daddy' con intenciones de engañar a su 'sugar baby'. (Foto: Getty Images)
A veces, tras un 'sugar daddy' resulta esconderse con 'salt daddy' con intenciones de engañar a su 'sugar baby'. (Foto: Getty Images)

El término ‘sugar daddy’ se aplica a aquellos hombres con una cuenta abultada que buscan a mujeres más jóvenes con las que mantener una relación y a las que hacen regalos caros. Los ‘salt daddy’ son aquellos hombres que se hacen pasar por los anteriores y engañan sobre su poder adquisitivo. A estos segundos y su forma de actuar es a los que quiso investigar esta reportera para conocer su modus operandi en un reportaje que ha sido actualizado recientemente por Cosmopolitan.

El artículo en cuestión se titula El ascenso de las citas con Salt Daddy: conoce a los falsos sugar daddies que intentan estafar a las mujeres y está narrado en primera persona. Explica su autora que el aumento de mujeres en busca de un ‘sugar daddies’ había hecho surgir una “ extraña criatura nueva que emerge de las profundidades”. Alguien que describe de manera genérica como “suave, encantador (…) y cutre”.

Así, cuenta su experiencia a través de una aplicación de citas enfocada al mencionado público. Al principio, narra, no tuvo mucho éxito a través de Seeking Arrangement por lo que decidió pedir a ayuda a otra mujer con más experiencia en el terreno. Se percató de que la clave estaba en las fotos, en la perspectiva y en lo que mostraban. Así que cambió las suyas. Modificado el reclamo o anzuelo, las proposiciones empezaron a llegar.

En el momento de escribir su artículo (previo a la pandemia y a las restricciones en la vida social), los datos de Seeking Arrangement afirmaban que “un cuarto de millón de estudiantes del Reino Unido están usando sugar daddy para obtener algunos beneficios adicionales de la vida, mientras que la aplicación ha experimentado un aumento del 40% año tras año en las mujeres jóvenes que configuran perfiles”.

Durante un tiempo, Copson fue una de ellas. Una de las cosas que le llamó la atención es que no todos los inscritos eran abuelos de pelo canoso y pantalones de pana como ella había imaginado, si no que había hombres más jóvenes y más atractivos de lo que pensaba. Y ahí es donde entran en ocasiones en acción los llamados ‘salt daddies’.

Una de las chicas con las que habló le contó que había dado con uno de ellos y que al comprobar su nombre on-line descubrió una página de Facebook donde otras mujeres denunciaban sus engaños. No tenía el dinero que decía tener y a cada una les había vendido una mentira.

Otro caso que cuenta es el Omar (nombre ficticio) y sus esfuerzos, según el testimonio de una de sus citas, por hacer notar su importancia y su dinero. Una semana después del encuentro la mujer que le contó su historia a Copson no había recibido ni una libra. Tras esa experiencia, Stacey sentenciaba que “nunca volvería a considerar hacer algo así”.

A esa misma conclusión llegó la autora del reportaje tras quedar con Steve, del que resultó evidente que le estaba mintiendo sobre su nivel de vida en cuanto quedaron para conocerse. Solo era unos años mayor que ella, le pareció agradable en el intercambio de mensajes, pero parecía demasiado perfecto. Cuando se vieron en persona, su jersey Lacoste con el lagarto demasiado grande y su actitud le hicieron sospechar que le mentía y estaba ante un ‘salt daddy’.

Copson explica que cada vez “más y más mujeres” recurren a estos acuerdos para conseguir metas que de otra forma sería más complicado. En la actualización del artículo realizada recientemente se ha añadido la información de “un aumento en el número de personas que se inclinan hacia el estilo de vida de los ‘sugar baby’ durante la pandemia, en todo el mundo occidental”.

Quien firma la información descarta con rotundidad esta opción. “Mi experiencia de ‘salt daddy’ solo avivó el fuego dentro de mí para trabajar tan duro que nunca tenga que depender financieramente de ningún hombre, o sentirme tan vacía como me acabo de sentir con Steve. Por supuesto, para otras mujeres, es posible que realmente prosperen en una situación de ‘sugar baby’, todo es solo una cuestión de gustos”.

El truco que da para detectar a estos estafadores en potencia se lo dio alguien que tiene un blog en el que cuenta sus propias citas y da consejos como ‘salt daddy’: “Cualquier chico guapo que tenga menos de 40 años: si parece demasiado bueno para ser verdad, probablemente lo sea”.

EN VÍDEO | Así puedes evitar que cotilleen la pantalla de inicio de tu iPhone

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente