'Todo puede suceder': Historia y secretos de una familia

Photo credit: Andrea Miconi
Photo credit: Andrea Miconi

Sara Ferraro es una madre soltera de los adolescentes Ambra y Denis, que tras divorciarse de su marido Elia, deja Génova para volver a vivir a la casa de sus padres, Ettore y Emma, en Roma. Allí conoce a su hermana Giulia, una exitosa abogada, casada con Luca y madre de una niña de 5 años llamada Matilde, y los hermanos Alessandro y Carlo.

Alessandro está casado con Cristina y tiene dos hijos, Federica y Max, de los que se sospecha que tiene síndrome de Asperger. Mientras que Carlo es el inmaduro de la familia, que se niega a construir una relación sentimental estable, comprometido con Valentina. La vida de Carlo da un vuelco cuando su ex Feven aparece con su hijo Robel, un niño de cinco años que no sabía que existía.

Alessandro y Cristina, después de visitar a un médico, tienen confirmación de que su hijo Max sufre el síndrome de Asperger. Los dos también tendrán que enfrentarse a los problemas de su otra hija Federica, que confiesa haber consumido hierba con sus amigas.

Mientras tanto Sara busca trabajo, pero, aunque la entrevista que consigue gracias a la recomendación de su hermano Alessandro parece haber ido bien, al final no la contratan porque no tiene un buen currículum. Por otra parte, su hijo Denis sufre por la ausencia de su padre y Ambra se enfada por el cambio de colegio. Carlo todavía mantiene a Valentina en la oscuridad sobre la existencia de su hijo.

Photo credit: Andrea Miconi
Photo credit: Andrea Miconi

Max es expulsado de la escuela tras sufrir una crisis

Al día siguiente, después de sufrir un brote en la escuela, la dirección decide expulsar a Max. Convocan a Alessandro y Cristina, admiten que no pueden manejarlo e insisten en la oportunidad de trasladarlo a un colegio que se adapte mejor a su personalidad especial. Después de algunas entrevistas, sus padres logran que lo admitan en la mejor y más cara escuela de la ciudad para niños con Asperger como Max.

Mientras tanto, la otra hija, Federica, logra ganar un torneo de tenis. Carlo continúa buscando tiempo para estar con Robel, pero cuando llega su novia Valentina, no puede encontrar el coraje para revelar la verdadera identidad del niño. Giulia, a pesar de no poder pasar mucho tiempo con su familia, intenta enseñar a su hija a nadar pero sin mucho éxito.

Sara, tras el breve amorío vivido con su ex Sergio, decide dejarlo. Después de permitir que su padre le compre un coche usado, este último confiesa que las relaciones entre él y su madre se han vuelto complicadas. Por su parte, Alessandro y Cristina, revisando sus facturas telefónicas, descubren que su hija Federica ha gastado mucho dinero últimamente llamando a un solo número. Investigando, descubren que ella tiene una relación sentimental con un tal Stefano Privitera.

Cerca de allí, Sara le propone a su hermana Giulia que Ambra sea la niñera de Matilde, pero ella y su esposo, desconfiando de la niña, encuentran una excusa para no llamarla. Sin embargo, Sara los convencerá de que confíen en Ambra, quien demostrará ser una excelente cuidadora. Mientras tanto, Denis se rebela ante los sermones de su tío Alessandro y su abuelo Ettore. Además, Carlo acepta pasar un día entero con Robel, dejándolo dormir en su casa