¿Su hijo se porta bien? En este restaurante le hacen descuento

Javier Sánchez

Tanto si lo hemos vivido desde un bando o desde el otro, la escena seguro que nos resulta familiar: una mesa con niños en un restaurante puede ser una escena parecida a la de un campo de batalla: gritos, carreras, “esto no me gusta” por doquier, etc. Es cierto que también hay ‘críos mueble’ que se quedan pegados a la silla y no mueven ni una ceja, pero esto no suele ser lo más habitual. La presencia de niños en los restaurantes no deja de ser un tema controvertido.

(Foto: Wikipedia)

Ahora, un restaurante italiano ha ideado una fórmula para que los padres se lo curren y motiven a sus hijos para que se porten bien. La enoteca Ferrari, situada en la ciudad de Padua, subió hace poco una foto del ticket de unos clientes a su perfil de Facebook. En ella se podía ver que los padres habían obtenido un descuento del 5% por sus “niños educados”. La cuenta ascendía a 260 euros y la rebaja se situaba en los 13 euros. Al parecer, los dueños del restaurante tomaron la idea de un local de Florida, que también apostaba por rebajar la factura a los padres que se curran que sus niños pasen la velada tranquilitos.

Pero no hay una única solución al ‘problema’ de los niños en los restaurantes. En muchos otros, especialmente en los de un cierto nivel, hay una tendencia a no dejarlos entrar, algo de lo que se quejan muchos padres. Siguen la línea de los hoteles ‘solo para adultos’ en los que se veta la entrada a menores para salvaguardar la tranquilidad de sus huéspedes. En otros locales se levanta la prohibición si sus padres aseguran que se trata de niños “que saben comer”. O, dicho de otro modo, que son capaces de comer sushi como si fueran ‘foodies’ experimentados.

Finalmente, hay una tercera solución que pasa por ofrecer a los niños un ambiente en el que se sientan cómodos sin que la experiencia gastronómica de sus padres se resienta. En el restaurante La Nieta, ubicado en Gijón (Asturias) hay una zona de hinchables pensada expresamente para ellos; otros locales como los de la franquicia La Mafia, con restaurante italianos ubicados en distintas ciudades de España, optan por contratar a animadores culturales para que se hagan cargo de los pequeños una vez que hayan terminado su comida, mientras sus padres disfrutan tranquilamente de su pizza carbonara o de sus tagliatelle boloñesa. Algunos van incluso más alla: en El rincón del Cárabo, un restaurante ubicado en los alrededores de Madrid, se apuesta por diseñar menús infantiles diferentes que van más allá de la hamburguesa o el ‘hot dog’ para educarles el paladar. Todo para conseguir que los niños de hoy sean los adultos ‘gourmet’ del futuro. Y para que albóndigas o croquetas no acaben volando por los aires, claro.