Steven Spielberg sentencia el garrotazo definitivo al cine tradicional

·3 min de lectura

Por Alberto Cano.- Steven Spielberg acaba de cerrar un trato que va a dar la vuelta por completo a Hollywood. El director de Jurassic Park e Indiana Jones, mediante su productora Amblin, ha llegado a un acuerdo con Netflix para producir múltiples películas al año para su plataforma de streaming, un hecho que choca dada la ferviente defensa del cine tradicional del cineasta y que podría suponer un gesto de concordia entre ambos modelos. Y es que si un director influyente como Spielberg se suma al carro del streaming, parece claro que los cambios producidos en la industria en los últimos años han llegado para quedarse.

Según el acuerdo, Amblin produciría al menos dos películas al año para Netflix durante un número indeterminado de años. Spielberg no dirigiría estos títulos, aunque se mantendrá como productor y siempre estaría abierto a ponerse tras las cámaras. Por su parte, Netflix se encargaría de financiar estas producciones para su plataforma. No obstante, este trato no supone ninguna exclusividad con el gigante de streaming, puesto que Amblin seguirá manteniendo su relación con Universal Pictures, con quien comparten sede, para la exhibición en salas del resto de sus títulos.

Steven Spielberg (Foto: Matt Winkelmeyer / Getty Images)
Steven Spielberg (Foto: Matt Winkelmeyer / Getty Images)

“En Amblin, la narración de historias siempre estará en el centro de todo lo que hacemos, y desde el momento en que Ted Sarandos -codirector ejecutivo de Netflix- y yo comenzamos a discutir una asociación, quedó muy claro que teníamos una oportunidad increíble para contar nuevas historias juntos y llegar al público de nuevas formas, ha explicado Spielberg en un comunicado recogido por medios como Variety. “Esta nueva vía para nuestras películas, junto con las historias que seguimos contando con nuestra familia de toda la vida en Universal y nuestros otros socios, será increíblemente satisfactoria para mí personalmente”, continúa el director.

Sin duda, unas palabras que chocan con la posición inicial de Spielberg frente a las plataformas de streaming. Si recordamos, durante la promoción de Ready Player One habló abiertamente en contra de la estrategia de Netflix para competir en los Oscars, considerando que este nuevo modelo traía más deficiencias que ventajas a la industria.

"No creo que las cintas que solo llegan a un par de salas durante una semana deban optar a las nominaciones a los premios de la Academia", afirmó para ITV News en 2018 en relación al estreno limitado de Netflix en cines para llegar a los Oscar. "Cada vez menos cineastas lucharán para recaudar dinero, o para competir en Sundance y posiblemente conseguir una de las marcas especializadas para lanzar sus películas en los cines", continuaba antes de matizar que las cintas de Netflix podrían “merecer un Emmy, pero no un Oscar”.

Es más, aseguraba sentirse preocupado por el futuro del cine ante el avance de la televisión y el streaming, pidiendo incluso al público que viera su película de entonces, Los archivos del Pentágono, en salas y no en Netrflix.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un vídeo de Youtube no disponible por tus preferencias de privacidad

Un año más tarde se rumoreó que el rey Midas había bloqueado el acceso de Netflix a los premios de la Academia, siendo una de las figuras más influyentes en la decisión de la organización por no permitir que las películas del streaming siguieran sin formar parte de la competencia. Aquel rumor disparó una guerra virtual entre el director y la plataforma, que finalmente él terminó desmintiendo.

Spielberg se retractó de sus declaraciones en un comunicado enviado en 2019 a The New York Times asegurando que “quiero que la gente encuentre su entretenimiento en la forma o modo que más les convenga. Pantalla grande, pantalla pequeña: lo que realmente me importa es una gran historia y todos deberían tener acceso a grandes historias", opinó. No obstante aprovechó el momento para mantener su defensa del cine tradicional con unas palabras que, ahora, se antojan contradictorias.

Sin embargo, siento que las personas necesitan tener la oportunidad de dejar lo seguro y familiar de sus vidas e ir a un lugar donde puedan sentarse en compañía de otros y tener una experiencia compartida - llorar juntos, reír juntos, tener miedo juntos - para que cuando termine se sientan un poco menos extraños. Quiero ver la supervivencia de las salas de cine. Quiero que la experiencia teatral siga siendo relevante en nuestra cultura” sentenció hace tan solo dos años.

Y si bien ambas partes ya se encontraron por primera vez el pasado 2020, cuando estrenaron El juicio de los 7 de Chicago que llegó a competir en los Oscar, aquella fue una producción para Paramount que finalmente vendió a Netflix. Por eso, que Spielberg y Netflix unan sus fuerzas tras el año de consolidación del streaming debido al encierro masivo que obligó la pandemia, supone una especie de bautizmo oficial. Como si el acuerdo del director sirviera de aprobado definitivo del Hollywood más tradicional a un cambio que podría terminar por condenar la exhibición en salas en un futuro próximo. Es cierto que de momento son solo dos películas al año, pero viniendo de un director tan apasionado por la experiencia compartida del cine clásico y cuando pesos pesados como Disney, Marvel, Paramount o Warner Bros. ya apuestan por sus plataformas online, el acuerdo tiene un peso mayor todavía.

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente