Steve Urkel y la tragedia invisible tras el rodaje de 'Cosas de casa'

·7 min de lectura

Tras el éxito de las series más míticas del siglo XX se esconden rodajes repletos de trapos sucios. Hace tiempo me hice eco de los secretos más oscuros de El príncipe de Bel-Air y La casa de la pradera pero lo cierto es que la icónica Cosas de casa (Family Matters) no se queda atrás. Y es que al mismo tiempo que Jaleel White nos hacía reír a carcajadas con su papel de Steve Urkel, el de las gafas de culo de botella y los tirantes, el actor atravesaba una auténtica tragedia detrás de los focos porque nadie quería a su personaje en la producción hasta el punto de que le hicieron llorar.

Ha sido la propia estrella de 44 años quien ha confesado recientemente que no fue bien recibido en el set, una odisea que choca con la imagen idílica que tenemos los más nostálgicos de la divertida familia protagonista. Sin embargo, en el rodaje se dieron situaciones de enorme tensión.

©American Foto Features (autor Janet Gough/AFF-USA.com)
©American Foto Features (autor Janet Gough/AFF-USA.com)

Echar la vista atrás hacia los noventa inevitablemente me traslada mentalmente a Cosas de casa, una de las sitcoms más populares de ABC que llegó a convertir a Steve Urkel en un personaje de la cultura popular. Esta legendaria ficción se mantuvo nueve temporadas en el aire, desde 1989 hasta 1998, pegando el pelotazo también en España gracias a sus emisiones en Antena 3. Y es que con su retrato de una familia afroamericana tradicional de clase media, la producción logró diferenciarse de otras comedias de corte similar y apuntarse un tanto tras surgir de la exitosa comedia Primos lejanos (que se emitió a través de la misma cadena estadounidense desde 1986 hasta 1993).

Cosas de casa se centraba en la vida de los Winslow a raíz de presentar a Harriette (Jo Marie Payton) en Primos lejanos, un personaje que ejercía de ascensorista en el edificio del periódico donde trabajaban los verdaderos protagonistas. La serie, por tanto, giraba en torno a una familia afroamericana de Chicago formada por el patriarca Carl Winslow (Reginald VelJohnson), que trabajaba como policía, y su mujer con la que tenía tres hijos: el deportista Eddie (Darius McCrary), la inteligente Laura (Kellie Shanygne Williams), y la pequeña Judy (Jaimee Foxworth). Junto a ellos también vivía la tía Rachel (Telma Hopkins) y su hijo Richie (Joseph Julius Wright).

Ahora bien, el primer nombre que siempre se nos viene a la memoria cuando recordamos esta emblemática serie es Steve Urkel, el molesto vecino que apareció como personaje secundario pero que, sin embargo, cobró una influencia inesperada. Así, le vimos por primera vez en el cuarto episodio titulado Rachel's First Date, emitido en octubre de 1989, aunque los guionistas recuperarían al actor de tan solo 12 años un mes después, en el séptimo episodio Body Damage. Una transición del segundo plano a ser la estrella absoluta que resultó muy complicada para Jaleel White.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un vídeo de Youtube no disponible por tus preferencias de privacidad

Yo desde luego recuerdo que no podía evitar soltar una carcajada con sus intervenciones en pantalla (todavía se me escapan las risas con su frase recurrente “¿He sido yo?” que pronunciaba cada vez que cometía un desastre). Steve Urkel resultaba un personaje muy divertido, un joven torpe y nerd que estaba perdidamente enamorado de Laura y que nunca dejaba indiferente cuando aparecía en escena junto a Carl. Sin duda, esta hilarante pareja cómica nos conquistó a la primera de cambio. Y es precisamente en este contexto cuando arranca la odisea de Jaleel White, puesto que comenzó a adquirir un protagonismo inusitado hasta el punto de que se convirtió en el auténtico pilar de la serie la cual abrazó progresivamente el humor absurdo y disparatado.

En total Cosas de casa cuenta con 215 episodios siendo Jaleel White uno de los pocos actores que se mantuvo hasta el desenlace de la historia con un personaje excéntrico y calamitoso que se robó el show y las risas con sus meteduras de pata aunque una vez apagado el piloto rojo el actor sufriera su propio drama. Ha sido el propio intérprete quien recientemente ha abierto la caja de los truenos en una entrevista para el programa Uncensored de TV One donde ha revelado, básicamente, que el resto del reparto de la sitcom no vio con buenos ojos su incorporación.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Dado que inicialmente el fichaje de Jaleel White debía responder a una intervención episódica, el elenco de Cosas de casa no se tomó muy bien el cambio de planes hasta el punto de que rechazaron tanto al actor que le hicieron llorar.

"No me recibieron bien, en absoluto", declaró la estrella de los noventa. "No vi cómo estaba pisándole los pies a nadie, ni como estaba acaparando el brillo de nadie. Es muy importante que diga esto: No fui del todo muy bien recibido por el reparto, ¿vale? Y no necesito repetir eso con los adultos una y otra vez. Ellos saben lo que es".

"No pensaba en la posibilidad de que me acabaran fichando para Cosas de casa, porque supuestamente iba a ser una aparición puntual, un capítulo y listo", agregó sobre este mal ambiente creado por su simple presencia que incluso llevó a su padre a intervenir y hablar con los actores para que respetaran el trabajo de su hijo.

Y es que Jaleel White ha acusado abiertamente a los protagonistas de haberle hecho derramar unas cuantas lágrimas, destapando que Jo Marie Payton y Reginald VelJohnson fueron muy duros con él en algunos de los gags. Especialmente en una de las escenas en la que aparecía disfrazado de mujer y le recriminaron que resultaba degradante para la imagen de la comunidad negra. "Me hicieron saber que no estaba sirviendo bien a mi raza", recuerda el actor a la par que añade: "Lloré en cuanto terminamos la grabación". Y es que el intérprete californiano considera que los compañeros que dieron vida al matrimonio protagonista desembarcaron en la serie con la idea de que sus personajes eran la pieza clave para el éxito y el problema derivó con el triunfo del vecino enclenque.

En la misma entrevista, en cambio, Jaleel White tiene muy buenas palabras para Michelle Thomas quien encarnó a su novia en la ficción, Myra Monkhouse, y que falleció en 1998 a causa de un cáncer de estómago como previamente había contado en otro artículo. “Era una persona muy especial para mí. Casi no puedo decir su nombre sin llorar", son las emocionadas palabras del actor hacia su compañera.

De todos modos, más allá del ambiente tóxico que relata Jaleel White, en septiembre del 2017, cuando se cumplían 28 años del estreno de Cosas de casa, los protagonistas dejaron aparcados los malos rollos y se reunieron en la revista Entertainment Weekly.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Cabe apuntar también que los días de gloria como intérprete de Jaleel White se estancaron tras el desenlace de Cosas de casa. A pesar de que el actor abrazaba la veintena cuando terminó la serie, su brillante carrera como intérprete se apagó de la noche a la mañana. Y es que si bien ha abarcado numerosos papeles en cine y televisión, ninguno le ha devuelto la popularidad ganada gracias a su rol como Steve Urkel.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

En este sentido, aunque su último proyecto para televisión haya sido en la serie The Big Show Show, estrenada en Netflix en abril de 2020, quiero resaltar que el recordado intérprete se ha pasado a la industria del cannabis colaborando con 710 Labs para el lanzamiento de una nueva variedad de marihuana en California (en este estado su consumo recreativo es legal desde 2016). Así, ha creado una nueva línea de marihuana llamada Purple Urkle en una clara referencia al personaje que le dio fama mundial cuando era tan solo un adolescente. "Lo que siempre me llamó la atención fue que no existía un líder de marca claro para la hierba violeta", contó el actor a la revista Forbes el pasado año. "No tenía sentido para mí, que ninguna empresa importante hubiera reclamado este carril, así que ¿por qué no yo?".

En resumen, aunque Cosas de casa es una producción inolvidable para varias generaciones parece que el ambiente en el set de rodaje no resultó tan agradable como hemos pensado todos estos años, y todo porque el resto de intérpretes envidiaban a Jaleel White por haberse convertido en el rey de la serie. En la estrella inesperada capaz de dotar a esta cómica historia de una personalidad propia.

Más historias que te pueden interesar: