'Normal People', una serie íntima y romántica para quedarse perdidamente enamorado

·7 min de lectura

“Amistad íntima”, así define la RAE a la palabra “intimidad”. Un término tan sencillo que esconde un mundo de emociones, conexiones y sentimientos. Lo mismo que resume una de las series más esperadas de la temporada, Normal People, un torbellino romántico que llega a España después de arrasar en Reino Unido con su historia de dos personas y un amor. Y lo defino así porque no es la historia de un amor sin más, sino de las dos personas que lo viven desde una adolescencia atolondrada repleta de inseguridades, al salto a la adultez con la carga emocional que ello conlleva.

Estamos ante una de las mejores series de 2020 (advierto: no apta para no-románticos) que aterriza en StarzPlay el jueves 16 de julio y en donde el amor se vive y se respira desde cada esquina con todas sus vertientes relacionales de celos, pasión, obsesión y sexo, pero en donde destaca sobre todo la evolución del amor propio. Y es una maravilla.

© ELEMENT PICTURES / Fotógrafo: ENDA BOWE
© ELEMENT PICTURES / Fotógrafo: ENDA BOWE

Basada en la exitosa novela de Sally Rooney, Normal People llega a nuestro país después de conquistar al público británico hace unos meses. La serie cuenta con 12 episodios, de esos que piden a gritos un maratón al tratarse de una historia que atrapa con una emotividad personal y cercana, una banda sonora para obsesionarte por días y unos paisajes que llevarán a que más de uno coloque a Irlanda en su lista de próximos destinos. Además, cada capítulo dura un promedio de media hora. Es decir, engancha y se ve prácticamente rápido.

Es probable que hayas visto su nombre mencionado en redes sociales o en algún artículo que la destacara como la serie sexual que estaba arrasando en Gran Bretaña. Y es que son muchos los televidentes y medios que destacaron las escenas sexuales de Normal People por varios motivos. Por un lado porque la serie tiene muchas más secuencias sexuales de las que solemos ver en una ficción de corta duración, porque incluye desnudos frontales de ambos protagonistas pero, sobre todo, porque están rodadas con una naturalidad que traspasa la pantalla debido a la emoción que transmiten, culpa de una narrativa pocas veces vista que va creando sentimientos compartidos con el espectador.

La serie tiene mucho sexo, es cierto, pero no es lo más importante. Ya lo dijo la coordinadora de intimidad del proyecto, la muy solicitada Ita O’Brien, a The Guardian, sentenciando que dichas escenas “no están ahí solo para mostrarnos sexo, sino que envuelven la delicadeza, la belleza y la franqueza de esta increíble relación”. Y así volvemos a la definición de intimidad que mencionaba al principio, ya que habrá mucho contacto físico, pero es la intimidad que comparten los personajes la que arropa cada momento -desde los más románticos, a los más sexuales o dolorosos- debido a una conexión única, de esas que no se crean a menudo. Ni en la ficción ni en la vida real.

Tuve la suerte de verla completa a través de la BBC hace un tiempo, cuando el fenómeno comenzaba a cobrar vida en redes sociales y medios británicos. Al estar dirigida por un director intimista como Lenny Abrahamson (dirige los 6 primeros episodios y Hattie McDonald dirige los últimos 6), responsable de películas que nos tocaron en lo más profundo como La habitación (2016) o What Richard Did (2012), me esperaba una serie emotiva, pero jamás imaginaba que daría fruto a mi obsesión seriéfila de 2020. La banda sonora ya me la conozco de memoria.

Normal People fue adaptada a la pequeña pantalla por Hulu y la BBC y cuenta la historia de Marianne (Daisy Edgar-Jones) y Connell (Paul Mescal), comenzando con el melodrama del primer amor y el corazón roto. La adaptación es completamente fiel al libro, no solo siguiendo la misma línea temporal, sino incluso captando el humor, el espíritu y la esencia de sus páginas trasladándolo todo a unas imágenes que, a veces, dicen mucho sin recurrir a las palabras.

Como decía, la serie se centra en Marianne y Connell, dos adolescentes del pueblo ficticio de Carricklea (rodado en el condado de Sligo, al noroeste de Irlanda). Ella es hija de una familia adinerada, retraída y solitaria, que batalla el rechazo con una actitud desafiante y peleona. Él, por el contrario, es uno de los más populares. No solo tiene éxitos deportivos sino también académicos. Y si bien sus vidas no podían ser más distintas, se enamoran en secreto dado que él es hijo de la señora que limpia en casa de Marianne. La presión de las reglas sociales lleva a que Connell no quiera desvelar su relación y, como consecuencia, Marianne vive su amor a solas en casa, con la sombra del rechazo y la baja autoestima creciendo en ella, mientras él disfruta de ambos mundos sin saber el daño que está causando.

Cortesía de StarzPlay
Cortesía de StarzPlay

Es probable que este arranque les suene familiar dado que la idea de dos jóvenes enamorados de clases sociales diferentes ya quedó plasmado en Romeo y Julieta y decenas de historias más, pero Normal People ahonda en mucho más que eso. Los personajes comparten una atracción única, y en lugar de caer en los estereotipos del género, la serie retrata las relaciones con una cercanía pasmosa.

Normal People continúa llevándonos por diferentes etapas de sus vidas y relaciones, sobre todo cuando se topan de nuevo como estudiantes en la misma universidad. Hay mucho dolor, pero también mucho amor, sugiriendo la idea de que en muchas ocasiones los problemas de una relación son frutos de los malentendidos por no escucharnos el uno al otro, quizás cegados por nuestras propias inseguridades. Sin embargo, en el caso de Marianne y Connell, es cuando comparten esos momentos de intimidad -desnudos o no- cuando no existen los malentendidos. Se entienden y se conocen, como nadie los entendió nunca.

Y es por eso que los momentos más íntimos no son precisamente las escenas de sexo, aunque una de ellas dure 9 minutos y 24 segundos. Por ejemplo, hay una secuencia que muestra cómo lidian con la depresión de Connell en la distancia, y la intimidad entre ambos es arrolladora. En la escena, ella lo mira quedarse dormido a través de la pantalla, para él despertar por la mañana, viéndola al otro lado del ordenador, todavía ahí, haciéndole compañía.

Cortesía de StarzPlay
Cortesía de StarzPlay

No existen muchas series como Normal People. Podría relacionarla con Love o This is us dado que ambas crean un universo propio para sus personajes haciéndonos partícipes de la historia de sus vidas. Pero son muy diferentes. En cambio, en cine podemos encontrar más referentes que puedan, quizás, darles una idea de la experiencia que aporta la serie. Es el caso de Siempre el mismo día (One Day, 2011), también basada en la exitosa novela de David Nicholls, que contaba las idas y venidas de otra pareja cuya amistad iba formando una conexión romántica inquebrantable que fue protagonizada por Anne Hathaway y Jim Sturgess. O Tal como éramos (1973), el clásico de Barbra Streisand y Robert Redford sobre aquellos dos seres diferentes y la historia que comparten durante sus vidas. Y, por supuesto, la trilogía "Before" de Richard Linklater que a lo largo de 18 años desarrolló la historia de amor de Jesse (Ethan Hawke) y Céline (Julie Delpy) en tiempo real.

Es por eso que Normal People se antoja como una serie única en donde la desnudez emocional es el centro de todas sus vertientes dramáticas. Sus personajes son tan naturales que permiten que el espectador se sienta identificado con alguna de las experiencias que viven Marianne y Connely. Es como si todos hayamos sido alguno de los dos en algún momento de nuestras vidas.

Así como hizo Fleabag en 2019, Normal People vuelve a subir el listón en el mundo de las series. Estamos ante una apuesta para enamorarse, pero en todos los sentidos. De los personajes, de sus historias y del amor en todas sus formas. Sobre todo, de ese amor propio que llega con la armonía que, de vez en cuando, nos trae la madurez.

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente