Star Wars: El verdadero origen de Boba Fett

Por Rafael Galán
Photo credit: Ralph McQuarrie/Lucasfilm

From Esquire

Boba Fett no tenía que haber sido un mercenario. Tampoco estaba inspirado en un primer momento en Clint Eastwood y Por un puñado de dólares (o Toshiro Mifune y Yojimbo, según lo escrupuloso que seas en esto de las influencias cinematográficas), como hemos creído siempre, así en plan idílico. Boba Fett era, en su origen, un soldado imperial de élite. Y no estaba solo. Había otros 40.000 como él. Y no eran clones. Esto fue mucho antes (aquí no influye la biología ni la ingeniería genética) de que Boba tuviera un padre que se llamaba Jango Fett, que resulta que luego fue oportunamente clonado. La leyenda en torno a Star Wars ha embellecido el origen de Boba Fett. Que sí, que luego vino Sergio Leone, que sí, que luego llegó la capa que recuerda a las mantas de los forasteros a los que dio vida Clint Eastwood... pero Boba Fett era un soldado imperial. Y sobre todo era una armadura blanca, prístina, inmaculada. George Lucas buscaba a un nuevo tipo de soldado imperial no a un mercenario. Buscaba a un supersoldado.

Bueno, realmente no buscaba a uno solo... buscaba a 40.000, según ha explicado años después Joe Johnston, el director de arte de efectos visuales de El imperio contraataca, donde aparece por primera vez el personaje. Y gracias a que buscaban a 40.000 tenemos a Boba Fett, porque si no, hay una probabilidad bastante alta de que de haberlos encontrado no estaríamos ahora escribiendo este artículo. La cosa es que una vez que Ralph McQuarrie diseñó al personaje, se dieron cuenta de que no tenían tantos recursos como para hacer tantas versiones del disfraz (hombre, se entiende que no 40.000, pero si las suficientes para un escuadrón que pudiera aparecer en la película). Así que el personaje se quedó en barbecho. Y fue ahí donde a George Lucas se le ocurrió que el personaje podía reconvertirse en un cazarrecompensas. Fue a partir del diseño que había dibujado McQuarrie que tuvo la idea de darle una personalidad propia.

Photo credit: Ralph McQuarrie/Lucasfilm

Según ha contado Johnston, llegó Lucas y dijo: "Es un tipo verdaderamente malo, pero realmente no está del lado del Imperio... y tampoco está del lado de los rebeldes. Es como un agente libre, y recorre la galaxia arrestando a gente y entregándola a la justicia o devolviéndola a Jabba el Hutt o quien sea. Es un mercenario. Hará cualquier cosa por dinero, y su atuendo, la forma en que se ve, debería reflejar eso...". Pero nació a partir de ese diseño y de ese problema.

"Todo era blanco. El mono debajo era blanco, todos los paneles y el casco eran blancos, con detalles de aluminio. [Lucas] dijo: '[La armadura] no puede ser así. Píntala. Lucas quería que la armadura se viera como si hubiera estado en muchas batallas, reparada y repintada. Debería aparecer abollada y rayada y también debería parecer que estaba hecha de distintas piezas, de distintas armduras, como si Fett hubiera adquirido piezas de diferentes lugares y lo hubiera armado él mismo", recuerda Johnston. Y ahí ya fue donde llegó toda la imaginería del Universo de Sergio Leone. Y la inspiración de Clint Eastwood y Por un puñado de dólares.