Star Wars: ¿Por qué te va a gustar 'El ascenso de Skywalker'? (Sin spoilers)

Por Rafael Galán
Photo credit: Disney

From Esquire

¿Quieres un consejo antes de ver Star Wars: El ascenso de Skywalker? Aléjate de las redes sociales hasta que vayas al cine. Aléjate de los comentarios que se han comenzado a suceder en las últimas 24 horas. Y pregúntate por qué te gusta tanto Star Wars. Porque precisamente por todo eso por lo que te gusta tanto Star Wars es por lo que vas a disfrutar de El ascenso de Skywalker, del Episodio 9 que cierra las tres trilogías, del final de la saga de los Skywalker. No te vamos a contar absolutamente nada de lo que ocurre en Star Wars: El ascenso de Skywalker. No te vamos a decir quienes son los padres de Rey (no busques ninguna pista en este artículo que no la vas a encontrar), ni tampoco vamos a revelar si muere algún personaje de la saga o no, tampoco cómo se resuelve la profecía del linaje de los Skywalker. Tampoco te vamos a decir a qué Skywalker hace referencia el título de la película o qué ocurre con C3-PO, ni cuál es el papel del Emperador Palpatine (suponiendo que regrese, claro), ni si las filtraciones que llevan goteando un año han dado en el clavo o no (queremos decir si se han convertido en spoilers o si se han quedado en la ficción fan más inocente). No, tampoco sobre si pone fin a las sagas de los Skywalker, ni vamos a hablar sobre absolutamente nada que te dé una pista sobre el argumento de la película, así que puedes leer tranquila/o. Una vez que nosotros hemos tenido ya la oportunidad de ver la película, lo único que queremos es que vayas al cine con el mayor nivel de hype posible. Para ello necesitamos que tu opinión no se vea condicionada por las redes para poder disfrutar la película y para poder sacar tus propias conclusiones. Y, en serio, lo primero que queremos que hagas es que te preguntes por qué te gusta tanto Star Wars.

En unos casos será por la eterna lucha entre el bien y el mal, en otros casos porque los personajes han conectado contigo (para una generación fueron Luke, Han, Leia, Obi Wan y Darth Vader y para muchas otras Anakin, Padme, Qui Gon Jinn o Darth Maul, primero, y Rey, Finn, Rose Tico y Dameron Poe, después), en otros por el mensaje inherente detrás de todas las películas (sobre el enorme poder de la compasión, sobre la importancia de amar a todos los seres vivos salvo a aquellos que quieren acabar con el resto de seres vivos a golpe de rayos láser, sobre cómo la sangre no determina nuestro camino, sobre el sentido de pertenencia), en otros porque te apasionan las películas de aventuras, en otros por el amor que sientes por la ciencia ficción. Y todo eso, absolutamente todo eso, está en El ascenso de Skywalker. Así que eso es por lo que vas a ir a ver la película y todo eso es lo que te va a dar la película.

Otra pregunta que tienes que hacerte es: ¿Exactamente qué es lo que esperas ver? J.J. Abrams asegura que es un final, no es el comienzo de otra nueva trilogía. Es más: es el final no solo de una trilogía sino de tres. Que es una película infinitamente más ambiciosa en términos de escala es algo que seguro que sabes. Como fan, obviamente, quieres sentir que valió la pena todo el viaje (los nueve episodios y los spin-off Solo: Una historia de Star Wars y Rogue One), y que hay algo satisfactorio en haber seguido la saga durante todo ese tiempo, sin entrar finales felices o tristes.

Y por último tienes que recordar qué representa Rey, quién es Rey, por qué nos gusta tanto el personaje de Rey. La idea original de J. J. Abrams en El despertar de la Fuerza, el origen de esta nueva trilogía, consistía en contar la historia de una joven que era innatamente poderosa, innatamente moral, innatamente buena, pero que también luchaba por encontar su lugar en el mundo y que se veía obligada a valerse por sí misma en todos los sentidos. Era una forma de ver todo el Universo de Star Wars a través de los ojos de un personaje nuevo.

La idea era continuar con la historia de los seis primeros episodios diseñados por George Lucas hasta el último detalle y arrancar una última trilogía con esta joven que sentía que Luke Skywalker era un mito. Y lo de que Luke fuera un mito era necesario para que la saga tuviera un nuevo héroe, en este caso una heroína, igual de icónico. Y contar una historia que hiciera avanzar todo lo anterior, dándole peso al Universo y a ese nuevo personaje sin hacer de menos al resto. La idea de El despertar de la Fuerza era: vale, todos estos personajes todavía viven en un lugar donde hay bien contra el mal, todavía viven a la sombra de lo que ha sucedido antes, aún lidian con los pecados del padre y las personas que les precedieron. En el fondo es el mismo punto de partida que ha tomado la serie de Disney + The Mandalorian.

Hace poco, le preguntaban a J. J. Abrams cómo podía ser que Rey "aprendiera cosas más rápido que, por ejemplo, Luke Skywalker". ¿Sabes qué respondió? "Sí, espeluznante, ¿verdad? [ Sonríe ] Es un punto justo. No es un accidente". Pues eso.

No sabes la envidia que me da que no la hayas visto todavía.