El odio empaña a 'Star Wars' con un sinsentido desolador

El regreso de Star Wars con la serie de Obi-Wan Kenobi no solo ha traído de vuelta a Ewan McGregor como este mítico Jedi, también nos ha presentado a un nuevo plantel del personajes que expande aún más el universo creado por George Lucas. Es el caso de la Inquisidora Reva, una de la villanas de esta nueva ficción de Disney+ a la que da vida la actriz Moses Ingran. Pero el personaje, de raza negra, no ha sido bien recibido por todos los fans de Star Wars, derivando a que la saga se haya vuelto a enfrentar a una fuerte campaña de acoso y racismo que ha llevado a Disney a tomar cartas en el asunto.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un vídeo de Twitter no disponible por tus preferencias de privacidad

Ha sido la propia Moses Ingran quien ha denunciado haber recibido acoso en sus redes sociales. Mediante un vídeo publicado en sus stories de Instagram, denunciaba que su bandeja de entrada estaba llena de “cientos de mensajes” con tintes racistas y evidenciaba cierto pesar ante estas actitudes. “Nadie puede hacer nada para detener este odio. Cuestiono mis propósitos incluso al estar aquí frente a vosotros diciendo que esto está ocurriendo. Realmente no lo sé”, declaraba. “Creo que lo que me molesta es una especie de sentimiento de que tengo que callarme y aceptarlo. Simplemente tengo que sonreír un poco y soportarlo. Y no estoy hecha para algo así".

Desde las cuentas oficiales de Star Wars en redes sociales, Disney ha lanzado un mensaje rotundo condenando estos ataques hacia Ingran, admitiendo estar “orgullosos” de su incorporación en la familia galáctica y de poder desarrollar la historia de su personaje. Este comunicado oficial fue acompañado de otra publicación donde agregaban un alegato contra el racismo. “Hay más de 20 millones de especies inteligentes en la galaxia de Star Wars , no elijas ser racista", publicaban.

Ewan McGregor tampoco ha querido quedarse callado. A través de un vídeo subido a sus redes, ha admirado el trabajo de la actriz en Obi-Wan Kenobi, declarado sentirse dolido por lo sucedido y lanzando una llamada de atención a los fans detrás de estas acciones. "Parece que algunos de los fans han decidido atacar a Moses Ingram en internet y han decidido enviarle algunos de los DM más odiosos y horrendos imaginables, he podido leer algunos de ellos esta mañana y me rompieron el corazón", afirmaba en una grabación desde su coche.

"Moses es una actriz brillante, es una mujer brillante, y está realmente increíble en la serie. Ha aportado mucho a la producción, a la saga, y me repugna oír este tipo de cosas. Como productor y actor principal, quiero apoyar a Moses", continuaba McGregor "Todos amamos a Moses. Y si le estás enviando mensajes de acoso, no eres un fan de Star Wars para mi. No hay lugar para el racismo en este mundo. Y estoy totalmente de acuerdo con Moses".

Lo que queda claro es que el fandom de Star Wars está repleto de una toxicidad que sobrepasa el terreno de la pasión por la saga. Y no hay más que ver que otras estrellas de la franquicia como Daisy Ridley, John Boyega o Kelly Marie Tran fueron también víctimas de campañas de acoso por sectores de fanáticos que consideraban que la implementación de una protagonista femenina, un hombre negro o una chica asiática solo respondía a una inclusión forzada y que perjudicaba a la saga.

En el caso de Ridley, que se erigió como la gran estrella de la última trilogía de la saga Skywalker, borró sus redes sociales y no volvió a reactivarlas hasta hace apenas unos meses. Lo mismo hizo Kelly Marie Tran, aunque su caso fue aún más sangrante porque Disney pareció ceder a las presiones y limitó a su personaje a ser un secundario casi sin importancia en El ascenso de Skywalker, el noveno y último episodio de la saga principal. Por su parte, Boyega siempre ha sido muy crítico respecto a estos ataques de odio y nunca se ha andado con rodeos a la hora de cargar contra este sector tóxico de los fans de Star Wars. “No os merecéis que os tratemos con respeto cuando os acercáis de manera tan brusca. Incluso aunque hayáis pagado una entrada”, escribió en su extinta cuenta de Twitter en 2018.

Reva (Moses Ingram) en la serie de Obi-Wan Kenobi de Disney+ (Foto: Matt Kennedy / Lucasfilm Ltd)
Reva (Moses Ingram) en la serie de Obi-Wan Kenobi de Disney+ (Foto: Matt Kennedy / Lucasfilm Ltd)

Al final, con estas actitudes extremas y fuera de lugar Star Wars no hace más que salir perjudicada. Y es que hablamos de una franquicia que siempre se ha caracterizado por la convivencia entre diferentes razas y la lucha igualitaria. Por no hablar de que esta inclusión que ahora tanto se critica lleva estando en la saga desde sus inicios. Leia se erigía como la heroína de su propio rescate en Una nueva esperanza, Padme Amidala fue presentada como una mujer de armas tomar en La amenaza fantasma, actores negros como Billy Dee Williams y Samuel L. Jackson ya interpretaron a dos grandes personajes como Lando Calrissian o el maestro Jedi Mace Windu.

Es un sinsentido salir ahora a hablar de inclusión forzada cuando la diversidad nunca ha dejado de estar presente en Star Wars. Que se apueste más fuerte por ello es solo un signo de que avanzamos como sociedad, donde convivimos con esta variedad identidades día tras días, por mucho que algunos se nieguen a verlo. Y a fin de cuentas, los ataques a actrices como Moses Ingran solo acaban por tirar piedras sobre la esencia de la saga, lo que deja en evidencia a aquellos que se autopromulgan como auténticos fans y centran sus esfuerzos en promulgar este odio racista.

Más historias que te pueden interesar: