'Star Trek 4' podría no hacerse nunca porque la saga "no hace el dinero de Marvel"

Star Trek lleva más de 50 años contándonos historias espaciales a través de series, películas, novelas gráficas, videojuegos y mucho merchandising. Incluso hace unas semanas se estrenó su serie más reciente en Amazon Prime, Picard, con Patrick Stewart volviendo a su icónico personaje sirviendo como continuación de la película de 2002, Star Trek: Nemesis. Sin embargo, los fans llevan varios años esperando noticias sobre la próxima secuela cinematográfica. Y hoy traemos malos augurios.

Kimberley French - © 2016 Paramount Pictures. All Rights Reserved.

Star Trek 4 lleva una larga temporada en boca de Hollywood, pero según Simon Pegg es probable que jamás vea la luz por culpa de los resultados en taquilla. Y no porque las tres entregas previas no recaudaran cifras estratosféricas, sino porque no generan lo mismo que las películas de superhéroes de Marvel.

Star Trek XI, la primera entrega dirigida por JJ Abrams que sirvió como reboot cinematográfico del universo que rodea al Enterprise (la nave insignia de la Flota Estelar) obtuvo un aprobado unánime del público con una recaudación que superó los 344 millones de euros (sobre 134 millones de presupuesto). La segunda, Star Trek: en la oscuridad (2013) obtuvo más de 418€ millones (presupuesto: 170€ millones) y Star Trek: más allá (2016) bajó a unos 307€ millones con un presupuesto similar a su antecesora. Lejos, muy lejos, de los mil millones que consiguen la gran mayoría de producciones de Marvel o la competencia, Star Wars.

Simon Pegg, que además de interpretar a Scotty fue guionista de la tercera, habló sobre el proyecto con Games Radar revelando lo que muchos fans llevan meses temiendo. “La cuestión es que las películas de Star Trek no hacen el dinero que hace Marvel. Hacen $500 millones como mínimo y para hacer una ahora mismo a la misma escala que han elevado ellos, son $200 millones (de presupuesto). Tienes que hacer tres veces esa cifra para tener ganancia” revelaba. Una cifra que ninguna de las tres películas logró cosechar.

Star Trek 4 lleva en conversaciones desde 2016 y según Pegg, los productores perdieron el momento al no poder aprovechar las celebraciones por el 50 aniversario de la historia durante el estreno de Star Trek: más allá debido a la muerte accidental de una de sus estrellas, Anton Yelchin. El joven actor ruso murió a los 27 años tras quedarse atrapado entre su Jeep Grand Cherokee y un pilar de ladrillo.

Creo que perder a Anton fue un golpe duro para nuestra pequeña familia y nuestro entusiasmo por hacer otra podría haberse visto afectado. Así que no lo sé” añadió Pegg. Ya a finales de julio de 2016, tras el estreno de la tercera, se había confirmado que el personaje no iba a ser reemplazado en la siguiente en honor al intérprete.

Sin embargo, el proyecto no termina de cuajar desde entonces. Chris Hemsworth y Chris Pine se retiraron de las negociaciones (el australiano supuestamente abandonó la película al no sentirse convencido por el guion), mientras Quentin Tarantino sigue sugiriendo que trabaja en un guion para hacer una película propia sobre Star Trek pero que no dirigirá. Desde entonces, la última palabra oficial es que Paramount había quitado el proyecto de su calendario en enero de 2019, pero en noviembre Chris Pine volvió a negociar con el estudio para regresar a la historia junto al reparto original: Zachary Quinto, Zoe Saldana, Simon Pegg y Keith Urban con Noah Hawley como director.

Sin embargo, Simon Pegg ha sembrado la duda de nuevo.

Más historias que te pueden interesar: