Los Spurs se llevaron un premio valioso de Stamford Bridge

·2 min de lectura

El punto que rescató Tottenham de su visita a Stamford Bridge, en el acalorado derbi londinense que disputó frente a Chelsea, cobra un enorme valor para los de Antonio Conte a partir de lo que fue el desarrollo del partido.

Los Spurs estuvieron en desventaja en dos oportunidades luego de que Kalidou Koulibaly abriera el marcador en la primera mitad y de que Reece James devolviera al local al frente del marcador en el complemento. A dichos golpes contestaron Hojbjerg, con la igualdad parcial, y Harry Kane, con el definitivo 2-2 a los 95 minutos, cuando el juego expiraba.

La inferioridad no sólo fue provisoria en el resultado sino también en el transcurso del encuentro, con una posesión que perteneció a los Blues con un total del 64.3% contra el 35,7% del conjunto visitante.

A su vez, los de Thomas Tuchel tuvieron mayor cantidad de remates (16 a 10), aunque sólo 3 fueron en dirección al arco; en ese sentido, su rival tuvo un poco más de puntería al registrar 5 hacia la portería.

Los pases totales también marcaron el manejo superior de la pelota por parte de Chelsea, que doblegó a su oponente con 574 sobre los 318 de su oponente.

El fútbol, claro está, no se trata de merecimientos y Tottenham demostró una vez más que se puede esquivar la derrota más allá del mejor rendimiento que pueda ofrecer el rival.

La única estadística que los Spurs no logran voltear es la de sus presentaciones fuera de casa ante Chelsea: sólo ganó uno de sus últimos 38 partidos en esa condición entre todas las competiciones, con saldo de 13 empates y 24 derrotas), tal como detalla la agencia Opta. Ese único triunfo -por 3 a 1- se produjo en abril de 2018 en la Premier League.

Mientras que los Blues concedieron más goles en casa que cualquier otro equipo de la Premier desde principios de abril (14 en siete partidos). Además, recibieron goles en el minuto 90 en tres de sus últimos seis partidos de la liga inglesa en casa.

Foto: Visionhaus/Getty Images