Spike Lee, "visiblemente enfadado" cuando Green Book ganó el Oscar a Mejor Película

Spike Lee no habría ocultado su enfado y desprecio cuando Julia Roberts anunció a Green Book como ganadora del Oscar a Mejor Película durante la 91ª edición de los Premios de la Academia. Según el columnista de Deadline Mike Fleming Jr., Lee se habría “marcado un Kanye West” (en referencia a la reacción del músico ante el triunfo de Taylor Swift en unos Premios MTV) y literalmente habría dado la espalda al escenario mientras los productores y el director de la cinta daban su discurso de agradecimiento.

Spike Lee sostiene el Oscar a Mejor Guion Adaptado por <em>Infiltrado en el KKKlan</em>, el pasado domingo 24 de febrero en el Dolby Theatre de Los Angeles<em> (Imagen de Eric Jamison/Invision/AP)</em>.
Spike Lee sostiene el Oscar a Mejor Guion Adaptado por Infiltrado en el KKKlan, el pasado domingo 24 de febrero en el Dolby Theatre de Los Angeles (Imagen de Eric Jamison/Invision/AP).

Pete Hammond, informando desde el Dolby Theatre, aseguró que Lee estaba claramente furioso, se levantó y caminó rápidamente hacia la parte trasera del auditorio. Entonces dio la espalda al escenario y pareció entablar una conversación intensa con Jordan Peele, que estaba detrás de él. Cuando regresó, dio la espalda al escenario durante el discurso”, escribe Fleming.

Spike Lee estaba visiblemente enfadado cuando Green Book fue anunciada como ganadora del Oscar a Mejor Película, agitando sus brazos en rechazo y aparentemente tratando de abandonar a toda prisa el Dolby Theater antes de ser detenido en la puerta”, añade el reportero de Associated Press Andrew Dalton. “Regresó a su asiento cuando terminaron los discursos”.

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida por The Academy (@theacademy) el 24 de Feb de 2019 a las 8:28 PST

Recordemos que Lee venía de haber ganado el Oscar a Mejor Guion Adaptado por Infiltrado en el KKKlan (BlacKkKlansman), que entre otros también optaba a los premios a Mejor Película y Mejor Actor de Reparto (Adam Driver) que le arrebató Green Book. Se trata de la primera estatuilla dorada para Lee –una victoria que, no obstante, no logró paliar su posterior decepción.

Lo cierto es que el director afroamericano –que nunca antes había sido nominado a los Oscars–siempre ha tenido una relación tormentosa con los Premios de la Academia. Ya en la edición de 1990, Lee se quejaba porque Driving Miss Daisy –otra cinta de temática racial que, como Green Book, fue considerada “poco reivindicativa” por algunos– resultó nominada a Mejor Película mientras que su icónica Do the Right Thing quedaba fuera de la carrera de los premios.

Por si fuera poco, en su discurso de agradecimiento, Lee se sumaba a las numerosas “pullas” soltadas por diversas celebrities contra el presidente Donald Trump: “Las elecciones presidenciales de 2020 están a la vuelta de la esquina. Movilicémonos todos. Pongámonos todos del lado correcto de la historia. Toma la decisión moral entre el amor y el odio. Hagamos lo correcto”:

A lo que, solo unas horas después, respondía el propio Trump vía Twitter:

¡Estaría bien que Spike Lee pudiese leer sus notas, o aún mejor, que no usase notas de ningún tipo, cuando diese su golpe racista contra vuestro Presidente, que ha hecho más por los afroamericanos (reforma de la justicia criminal, menores tasas de desempleo de la historia, recortes de impuestos, etc) que casi ningún otro presidente!“.

Para seguir leyendo:
Un caballero en toda regla: Chris Evans se corona como el héroe de los Oscar
Un director de Spider-Man: un nuevo universo iba a agradecer a Stan Lee cuando le cortaron el discurso

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente