'Spiderhead': El final original era mucho mejor

·3 min de lectura
Photo credit: NETFLIX
Photo credit: NETFLIX

El final de Spiderhead, que no hay que explicar porque no podría ser más claro, te ha dejado un poco decepcionado y es normal. Por muy optimista que sea. Tiene una explicación. No tiene absolutamente nada que ver con la historia original en la que se inspira Spiderhead, un cuento del escritor estadounidense George Saunders publicado en 2010 en la revista The New Yorker y recogido luego en su libro de cuentos Diez de diciembre. Los dos finales no tiene nada que ver. El del cuento le da todo el sentido a la historia de Jeff (Miles Teller) y Abernati (Chris Hemsworth) y el de la película de Netflix es más de lo mismo. Y tiene una explicación. El actor Chris Hemsworth, protagonista de la película de Netflix Spiderhead y de la saga Tyler Rake, a punto de estrenar Tyler Rake 2, tiene el honor, junto a Charlize Theron, protagonista de La vieja guardia, también a punto de estrenar La vieja guardia 2, de haberse convertido en el abanderado de un nuevo género cinematográfico: el blockbuster de streaming. Se trata de películas dirigidas exclusivamente a la plataforma de streaming Netflix que adaptan comics, cuentos y libros que se salen de lo habitual y a los que les dan el tratamiento de producto de hollywood con final feliz, fácil de consumir. En el caso de Spiderhead no está la posibilidad de una secuela, como en el resto de películas de este nuevo género, pero si fuera un éxito en la plataforma, lo mismo nos dan una sorpresa. Pero vayamos con el final original. La película ofrece un final feliz, de esos a los que estamos tan acostumbrados, cuando el final original era oscuro. Y coherente. Aunque ya deberíamos haber sospechado cuando le cambian el hombre al personaje de Chris Hemsworth de Ray, en el original, a Steve, en la película.

Photo credit: Courtesy Of Netflix
Photo credit: Courtesy Of Netflix

El punto de partida y el esqueleto de cuento y película son iguales. Jeff (Miles Teller) está en una prisión experimental donde no es otra cosas que un conejillo de indias donde un genio de la farmacología, Abnesti (Chris Hemsworth), desarrolla nuevos productos farmacéuticos. Al igual que en la película, Abnesti junta a Jeff y a Heather (Tess Haubrich) para un experimento con el que, presuntamente, quiere determinar la fuerza del amor. Luego es cuando la historia comienza a cambiar. Porque la siguiente mujer en entrar en la ecuación es Rachel, que vendría a ser el personaje de Lilly (Jurnee Smollett) y no una reclusa random entrada en años para provocar un cierto impacto en un cierto tipo de espectadores pacatos. Es entre Heather y Rachel donde tiene que elegir Jeff para administra el Darkenfloxx, la droga que provoca angustia mental y física extrema. Luego el experimento sigue como en la película hasta que llegamos a la sobredosis de Heather. No hay fallo en el suministro.

En el cuento, sencillamente, el Darkenfloxx es tan dañino que Heather se suicida para escapar del dolor. Cuando Abnesti revela que le hará lo mismo a Rachel para determinar si Jeff tiene un apego romántico, Jeff se niega a participar. Abnesti solicita una orden judicial para administrar una droga a Jeff que lo obligue a seguir sus órdenes. Para evitar que Rachel sea torturada, Jeff se administra Darkenfloxx y, mientras está bajo su influencia, se suicida. Jeff decide no matar. Es una elección libre que le hace morir feliz. En el cuento todo el foco está en Jeff, en las elecciones. En la película se construye a un Abnesti malvado, un antagonista de manual: el sociópata que utiliza a los demás. En el cuento, la sociopatía es del Gobierno que ve con buenos ojos los experimentos. El giro de la película está al descubrir que Abnesti no busca la droga del amor, sino la droga de la obediencia. O mejor dicho: Obediencia absoluta, una droga para garantizar que una persona acata una orden en contra de su voluntad. Es ahí donde el personaje de Chris Hemsworth suelta todo eso de que quiere "un mundo lleno de gente que hace todo lo que le dicen". Y que todo se hace por el bien común. Y que se elimina el libre albedrío.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente