'Spiderhead': ¿Está basada en un experimento real la película de Chris Hemsworth?

·3 min de lectura
Photo credit: Courtesy Of Netflix
Photo credit: Courtesy Of Netflix

Al grano. El experimento que se lleva a cabo en la película de Chris Hemsworth Spiderhead no está inspirado en ningun experimento real en la medida en que, al menos de forma oficial, nadie ha creado una droga, o drogas, para garantizar específicamente la obediencia de un sujeto. Otra cosa es la docilidad, pero no vamos a entrar en eso ahora. Los experimentos que se llevan a cabo en la película dirigida por Joseph Kosinski, que adapta un cuento de ciencia ficción del escritor estadounidense George Saunders en la revista The New Yorker, pueden recordar poderosamente a los experimentos del psicólogo Stanley Milgram en los años 60 para tratar de entender cómo fue posible que el régimen nazi pudiera cometer semejantes crímenes contra la humanidad, pero no tienen nada que ver con ellos. Los experimentos que llevó a cabo Milgram se desarrollaron en la segunda mitad de 1961, después de que Adolf Eichmann, uno de los responsables principales de la deportación de más de 1,5 millones de judíos de toda Europa a los campos de exterminio de la Polonia y la Unión Soviética ocupadas, fuera sentenciado a muerte en Jerusalén por crímenes contra la humanidad.

Photo credit: Jasin Boland
Photo credit: Jasin Boland

Milgram diseñó sus experimentos para responder a esta pregunta: ¿Es posible que Eichmann y todos sus cómplices en el Holocausto solo cumplieran órdenes? "Monté un simple experimento en la Universidad de Yale para probar cuánto dolor infligiría un ciudadano corriente a otra persona únicamente porque se lo pedían para un experimento científico. La férrea autoridad se impuso a los fuertes imperativos morales de los participantes de lastimar a otros y, con los gritos de las víctimas sonando en los oídos de los sujetos (participantes), la autoridad subyugaba con mayor frecuencia. La excesiva buena voluntad de los adultos de aceptar casi cualquier requerimiento ordenado por la autoridad constituye el principal descubrimiento del estudio", concluyó en su día Milgram. Esto es a grandes rasgos, por supuesto. El experimento de Spiderhead, sin embargo, demuestra todo lo contrario. Pero como el estudio de Milgram tiene que ver con la obediencia máxima que plantea la droga de Spiderhead es normal que puedas relacionarlo.

La inspiración de la película tiene más que ver con la obsesión del escritor George Saunders, por un lado, con la simulación, con el papel del libre albedrío en nuestras vidas. De hecho Saunders tiene otro cuento, Mi caballeroso fiasco, que también se incluye en el libro de cuentos en el que aparece Escape de Spiderhead, en el que hay otra droga que lo que ofrece al sujeto es el valor para emprender una acción: la posibilidad de inyectarse valor. Y tiene que ver con una constante obsesiva en su obra (disclaimer: soy muy fan de Saunders, siendo Pastoralia una de las primeras colecciones de cuentos del autor, una de mis obras favoritas de ficción): la bondad. El famoso discurso que ofreció Saunders en su alma mater, la Universidad de Siracusa, a los graduados de 2013, que luego se publicó en formato de breve ensayo, es precisamente como el gran fallo que puede cometer un ser humano es la falta de bondad. ¿Y qué representa Jeff, el personaje de Miles Teller, en el cuento y en la película? La posibilidad de ser bondadoso cuando tienes todo en contra.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente