El egoísmo y la impaciencia golpea a Spider Man: la película más esperada del año

·8 min de lectura

Atención: este artículo contiene spoilers de Spider-Man: No Way Home

La espera ha sido larga y casi acaba con nosotros, pero Spider-Man: No Way Home ya está aquí, arrasando en taquilla y batiendo récords pandémicos. Marvel cierra por todo lo alto este 2021 tan extraño con el mayor acontecimiento superheroico del año, sin duda la película más esperada y de la que más se ha hablado en los últimos doce meses. Para bien y para mal.

Tanto los espectadores como la crítica han hablado y el veredicto es más que positivo: el final de la primera trilogía de Tom Holland como el popular héroe arácnido es un espectáculo épico, emocionante y satisfactorio que rinde un gran homenaje a Spider-Man y sus fans. Pero hay una sombra que ha estado a punto, y todavía amenaza con cargarse la experiencia para muchos: el egoísmo y la impaciencia que ha llevado a arruinar todas las sorpresas de la película a base de spoilers y filtraciones en redes sociales.

Spider-Man and Electro in Columbia Pictures' SPIDER-MAN: NO WAY HOME.
Spider-Man and Electro in Columbia Pictures' SPIDER-MAN: NO WAY HOME.

La promoción de Spider-Man: No Way Home no arrancó oficialmente hasta el pasado mes de agosto con el lanzamiento de su primer tráiler, rodeado de enorme expectación y creciente exigencia por parte de los fans, que durante meses inundaron las redes sociales asociadas a la película pidiendo que lo lanzaran. El tráiler rompió el récord de reproducciones de Vengadores: Endgame. Sin embargo, la campaña publicitaria había comenzado mucho antes de manera extraoficial, gracias (o por culpa, como ahora veremos) de fans e insiders del mundo del espectáculo que se encargaron de filtrar información confidencial de la película, haciendo que Spider-Man no desapareciera de la conversación online en todo el año.

Aunque los artículos sobre detalles filtrados y teorías se cuentan por miles, el mayor rumor alrededor de Spider-Man: No Way Home fue la supuesta aparición en el film de los dos actores que habían encarnado a Peter Parker en las anteriores sagas de Spider-Man, Tobey Maguire y Andrew Garfield. Lo que empezó como una fantasía inalcanzable para los fans se fue haciendo cada vez más posible, a medida que cuentas fan, periodistas y medios especializados aportaban más datos y aseguraban por activa y por pasiva que, efectivamente, No Way Home nos iba a regalar el crossover más increíble para los fans del Trepamuros.

Aunque el presidente de Marvel Studios, Kevin Feige, y los actores, advertían al público de la posible gran decepción que se podían llevar si seguían apuntando tan alto con las teorías sobre lo que acontecía en la película y las expectativas imposibles, los fans siguieron especulando y los rumores cobrando fuerza, hasta el punto de que muchos lo trataban ya como algo oficial. Tanto Marvel como Sony y el propio Tom Holland se hacían los locos cuando les preguntaban por la supuesta participación de Maguire y Garfield, pero los fans y la prensa insistían, y aunque ellos querían preservar la sorpresa, parece que nadie iba descansar hasta que se la estropeasen a todo el mundo.

Cuando la promoción comenzó el pasado verano, la película quiso jugar la baza de la sorpresa y el despiste, pero ya era demasiado tarde. Internet lo había estropeado todo. De hecho, inicialmente, Sony tenía pensado no desvelar el regreso de Alfred Molina, Jamie Foxx y Willem Dafoe como Doctor Octopus, Electro y el Duende Verde respectivamente, pero la bola se había hecho tan grande que acabaron incluyéndolos en el marketing. Y así hasta el día del preestreno, cuando se sumó un nuevo problema: los trolls de Internet compartiendo spoilers e imágenes filtradas a traición, con las que confirmaban que todo lo que nos habían dicho era cierto; una situación que, una vez más, convertía Internet en un campo de minas.

Alfred Molina as Doc Ock in Columbia Pictures' SPIDER-MAN: NO WAY HOME.
Alfred Molina as Doc Ock in Columbia Pictures' SPIDER-MAN: NO WAY HOME.

Por culpa de la impaciencia de las redes sociales, la búsqueda de la viralidad y la necesidad de ser el primero en dar la exclusiva, antes de estrenarse, casi todos los detalles importantes de la trama de Spider-Man: No Way Home estaban fuera. No solo las esperadas apariciones previamente detalladas, sino detalles tan extremos como los minutos de cada uno en pantalla y su papel en la trama, un explosivo cameo y muchas cosas más.

Con Vengadores: Endgame también se produjeron muchas filtraciones, pero no al nivel de Spider-Man y no hasta más cerca del estreno. Un caso más cercano sería el de Eternals, cuyo cameo de la estrella del pop Harry Styles como Eros en una escena post-créditos fue arruinado en Twitter por un periodista de Variety que decidió compartir la información a pesar de que se suponía que debía ser una sorpresa para los espectadores. Pero claro, como siempre, lo que prima son los clicks, los likes y los retweets, una de las principales claves para entender lo que ha ocurrido con No Way Home.

Insiders conocidas como Grace Randolph compartieron con sus miles de seguidores todos los datos que iban descubriendo sobre la película. A su vez, los fans reproducían la información y las cuentas de noticias -muchas en España- se hacían eco, provocando que todo detalle se propagase como la pólvora y, en muchos casos, se volvieran tendencia. Pero los internautas no son los únicos responsables, por supuesto. Los medios también jugaron un papel crucial al funcionar como altavoz compartiendo cada rumor, cada teoría y cada filtración, haciendo imposible que cualquiera permaneciera inmune a que le destriparan la película. Básicamente, la única opción era desactivar Twitter, bloquear palabras clave o vivir en una burbuja sin mirar siquiera titulares.

Además de los fans que han ido a ver Spider-Man: No Way Home sabiendo de antemano casi todo lo que pasa en ella, el mayor damnificado de toda esta debacle ha sido Andrew Garfield. El actor británico estrenó recientemente una de las películas más aclamadas del año, tick, tick… BOOM!, musical dirigido por Lin-Manuel Miranda por el que ha recibido múltiples elogios y nominaciones que avalan su interpretación como una de las mejores de su carrera. A Garfield le tocó promocionar la película y, cómo no, todo el mundo quería saber si, en efecto, participaba en Spider-Man: No Way Home, eclipsando así de forma bastante irrespetuosa su trabajo en la cinta de Netflix.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un post de Instagram no disponible por tus preferencias de privacidad

Maguire, que mantiene un perfil más bajo, pudo esquivar la tormenta, pero Garfield tuvo que vivir durante meses atrapado en su propio Día de la Marmota en el que tenía que responder una y otra vez a la misma pregunta: “¿Sales en Spider-Man: No Way Home?”. Él capeó el temporal con educación, elegancia y sentido del humor, pero a medida que pasaba el tiempo se hacía cada vez más patente que estaba llegando al límite.

Ahora, con Spider-Man: No Way Home en cines, Garfield por fin puede respirar. Y si bien es cierto que las filtraciones no han impedido que el público acuda en masa a ver la película (el poder de Marvel y Spider-Man trasciende todo eso), el disfrute es distinto cuando te acercas al cine sabiendo los spoilers. 

Y por eso aquí hay una buena moraleja de que todos podríamos aprender.. En los últimos años se ha hecho muy difícil acudir a un estreno sin saber todo sobre una película. Ya sea por las campañas de marketing agresivas que lo destripan todo, el ansia por sobreanalizar, las filtraciones o las teorías fan que acaban haciéndose realidad, llegar virgen de spoilers a la sala es casi una misión imposible, y resulta especialmente indignante cuando se trata de una experiencia diseñada para sorprender como Spider-Man: No Way Home. Por eso deberíamos poner de nuestra parte para evitar que vuelva a ocurrir. Al menos no a este nivel.

Como fan de Spider-Man desde que era niño y apasionado de sus tres franquicias cinematográficos (sí, de todas) y los tres actores que le han dado vida, no paro de describir Spider-Man: No Way Home como un sueño hecho realidad, algo que hace unos años no consideraba una posibilidad real y que ahora se ha cumplido. Ver a Tom Holland compartir escenas con Tobey Maguire y Andrew Garfield, ser testigo de este acontecimiento tan importante para tanta gente es indescriptible, y especialmente ver a Garfield tan emocionado y agradecido por volver a ponerse el traje de Spider-Man lo compensa todo.

MJ (Zendaya) prepares to freefall with Spider-man in Columbia Pictures' SPIDER-MAN: NO WAY HOME.
MJ (Zendaya) prepares to freefall with Spider-man in Columbia Pictures' SPIDER-MAN: NO WAY HOME.

Pero mientras disfrutaba de la película, no podía parar de pensar en lo increíble que habría sido para mí haber visto algo tan grande y haber vivido sus sorpresas sin esperarlas, sin conocer casi todos los giros, cada cameo y cada secreto. Claro que es verdad que al dedicarme al periodismo cinematográfico, estoy cien veces más expuesto a los spoilers, así que espero que otros fans del Hombre Araña hayan tenido más suerte y hayan conseguido mantenerse alejados de las filtraciones para poder ascender a otro plano astral viendo la película..

Spider-Man: No Way Home trata sobre las segundas oportunidades, así que espero que para la próxima hayamos aprendido la lección y hagamos las cosas de otra manera. Y va por todos (yo también asumo mi responsabilidad). No podemos dejar que el tema de los spoilers y los rumores se nos vuelva a ir tanto de las manos si queremos disfrutar plenamente de esta era dorada del cine de superhéroes que estamos viviendo, y que tantas alegrías está dando a sus fans.

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente