Imágenes perturbadoras de una niña de 9 años esposada y rociada con gas pimienta por policías

Jesús Del Toro
·7 min de lectura

Una niña de 9 años, que al parecer sufría una crisis de salud mental, fue esposada y rociada con gas pimienta por policías en la ciudad de Rochester, en el norte del estado de Nueva York. Eso ha provocado indignación social y cuestionamientos sobre por qué se recurrió a ese rudo tratamiento en contra de una menor de edad que no habría representado un grave peligro para nadie.

El momento previo a que una niña de 9 años (su rostro fue cubierto en el video) es rociada con gas pimienta por un policía luego de que la menor se rehusaba a subir a un auto patrulla. (Rochester Police Department / YouTube)
El momento previo a que una niña de 9 años (su rostro fue cubierto en el video) es rociada con gas pimienta por un policía luego de que la menor se rehusaba a subir a un auto patrulla. (Rochester Police Department / YouTube)

La tarde del pasado viernes, oficiales de la policía de Rochester recibieron una llamada sobre un “problema familiar”, según narra The Washington Post. Cuando los policías llegaron al lugar, hallaron en la calle a una niña de 9 años que estaba presentando un comportamiento considerado “suicida” y clamaba que “quería matarse ella misma y matar a su madre”, comentó el subjefe de la policía de Rochester, Andre Anderson.

La niña echó a correr cuando los oficiales trataron de controlarla, y un oficial salió tras ella en una calle cubierta de nieve. Cuando finalmente la alcanzó y la sujetó, el oficial le preguntó: “¿Qué es lo que pasa? ¿Cómo puedo ayudar?”. Todo ello fue grabado por cámaras de video que los policías portan en su uniforme.

La madre llegó luego a la escena y empezó a discutir con la niña, quien se alteró aún más. La identidad de ambas no ha sido revelada.

En un momento del incidente, dos oficiales sujetaron las dos manos de la menor, que clamaba por ver a su padre y lanzaba patadas en contra de los policías. Ella se resistió e incluso se tiraba por momentos al suelo nevado. Pero luego la menor fue esposada por los policías, y minutos después ellos trataron de hacer entrar a la niña a su auto patrulla para transportarla a un hospital, según se ha informado.

Pero ella se resistió a entrar en el vehículo policial y continúa lanzando patadas en contra de los oficiales, informó CNN. Gritaba, lloraba y exigía ver a su padre, pero los oficiales le ordenaban que parara. Uno de los policías le dijo que “no le importaba lo que exigía”.

En un segundo video del incidente, se ve cómo un oficial trata de hacer entrar a la niña al asiento trasero de un auto patrulla. “Estás actuando como una niña”, le dijo el policía, quizá tratando de hacerla entrar en razón. “¡Soy una niña!”, le respondió la menor con singular contundencia.

La menor continuó resistiéndose a entrar, y mantenía sus piernas fuera del auto, aunque por lo que se ve en el video en ese momento ella ya no se retorcía o forcejeaba con la intensidad de antes. En un momento un policía le dijo a una oficial: “sólo rocíala ahora”. Y luego él mismo procedió a lanzar contra la chica la sustancia irritante, presumiblemente una gas pimienta, mientras la menor se retorcía presa del ardor.

“Increíble”, dijo el policía que le roció el irritante mientras se cerraban las puertas del auto. La menor fue llevada al Hospital General de Rochester, de donde fue dada de alta ese mismo día.

El incidente causó fuerte indignación social y cuestionamientos de si esa era la manera de tratar a una niña de 9 años quien, más allá de todo lo que luchó para no ser controlada, esposada y colocada en el auto patrulla por los oficiales, en realidad no parecía representar una amenaza para nadie. Y pareciera que los oficiales le rociaron en gas pimienta más por un afán de terminar pronto con el incidente en lugar de mantener toda la paciencia necesaria para desescalar el asunto.

“No voy a estar aquí y decirles que está bien rociar de gas pimienta a una persona de 9 años de edad”, dijo la jefa de policía de Rochester, Cynthia Herriot-Sullivan. Y la alcaldesa de Rochester, Lovely Warren, quien recordó que tiene una hija de 10 años, dijo que el video del incidente “no es algo que uno quiera ver”.

“Lo que se ve en el video es la policía escalando la situación en lugar de desescalarla”, dijo Ashley Gant, activista del grupo local Free the People Roc, según citó el Post.

Ese grupo ha exigido que los policías involucrados en el incidente de la niña de 9 años sean despedidos de inmediato. Hasta el momento, la policía no ha comentado sobre si esos oficiales han sido suspendidos o sancionados de algún modo.

Se ha criticado fuertemente que la policía de Rochester (y también las de muchas otras ciudades) reacciona con frecuencia con fuerza y rudeza excesiva e innecesaria en casos de personas que sufren una crisis de salud mental. Por ejemplo, de acuerdo al testimonio de la trabajadora social Sara Taylor, citado por el Post, su hija de 12 años ha sido arrestada 10 veces mientras sufría crisis de salud mental y que los policías desoyeron sus súplicas de que se le diera atención.

Es decir, se señala que la policía trata como criminales a personas que en realidad son pacientes que requieren ayuda psiquiátrica. El caso sucedido en Rochester el año pasado, en el que Daniel Prude, una persona que sufría una crisis mental, murió luego de que policías que lo arrestaban le colocaron una capucha en la cabeza, suscitó enorme consternación por la patente brutalidad cometida.

En el caso de la niña de 9 años, aunque se dice que ella gritaba que se mataría o que mataría a su madre, en ese momento aparentemente no representaba realmente un peligro para nadie. Y cuando se le rocío pimienta ella, por lo que se ve en el video policial, ya no se resistía con la fuerza de antes.

Según CNN, el propio subjefe de policía Anderson dijo que “no parecía que ella estuviera resistiéndose a los oficiales, ella estaba tratando de que no la sujetaran para ir al hospital”. Con todo, Anderson indicó que cuando la niña no quiso entrar al auto patrulla, fue cuando fue rociada con el irritante.

Pero los policías también podían haber insistido y esperado todo el tiempo necesario hasta que la chica subiese al automóvil. Así, cabe preguntarse si es válido recurrir a la fuerza solo porque oficiales se han impacientado, máxime cuando en este caso la menor ya no representaba peligro alguno y ni siquiera se resistía con fuerza como antes.

“Es claro a partir del video que necesitamos hacer más en apoyo de nuestros niños y familias”, dijo la alcaldesa Warren.

En contrapartida, Mike Mazzeo, presidente del sindicato que representa a los oficiales involucrados en el caso, pidió paciencia para que toda la información al respecto sea hecha pública antes de hacer juicios contra esos policías y añadió que el oficial que roció a la menor trató, a su juicio, de actuar de un modo en que no la lesionara físicamente. Si, en esa lógica, el rociarla con pimienta habría sido una solución menor, resulta inquietante el suponer que podría haber sucedido si los oficiales hubiesen actuado de modo aún más violento.

“No estoy diciendo que no hay mejores formas de hacer las cosas. Pero seamos realistas sobre lo que estamos enfrentando. No es la TV, no es Hollywood. No tenemos [una situación] simple en donde podemos apartar las manos y lograr que una persona instantáneamente obedezca y sea esposada. No es una situación simple”, dijo Mazzeo de acuerdo al periódico USA Today.

La desconfianza ciudadana ante el accionar policial es, empero, profunda en muchas comunidades y hará falta mucho más que declaraciones para restaurarla. Establecer un trato digno y apropiado por parte de las autoridades a personas que sufren de crisis de salud mental es un imperativo de escala nacional que, con todo, continúa sin ser atendido a cabalidad.

TE PUEDE INTERESAR

EN VIDEO: Surrealista: Ciudadanos persiguen a policías que robaron un celular a un camionero