Sorolla regresa a Valencia para mostrar su trazo más íntimo: los dibujos

·3 min de lectura

Valencia, 8 oct (EFE).- Joaquín Sorolla (1863-1923) muestra su trazo más íntimo y su faceta menos conocida en una exposición con la que su obra regresa a Valencia, su tierra, y en la que, a través de un centenar de dibujos, refleja su particular visión sobre ciudades, ideas, figuras y momentos familiares.

"Sorolla. Dibujante sin descanso", que estará en la Fundación Bancaja del 9 de octubre al 9 de enero de 2022, ha sido presentada este viernes en una rueda de prensa en la que se ha destacado que esta muestra supone el "mejor testimonio de valioso legado del proceso artístico" del artista valenciana.

La exposición, que estuvo previamente en Madrid, está comisariada por Inés Abril y Mónica Rodríguez, quienes han catalogado 5.000 dibujos de los cerca de 8.000 hechos por el pintor, la mayoría custodiados por el Museo Sorolla de Madrid, una cifra que muestra el "carácter infatigable" del artista.

A la presentación también ha asistido Blanca Pons Sorolla, biznieta del pintor y miembro de los patronatos de la Fundación Bancaja y la Fundación Museo Sorolla, quien ha asegurado que fue "un dibujante compulsivo. Dibujaba a todas horas, llevaba siempre su libreta y le encantaba el color".

"Siempre decía que para ser un buen pintor había, primero, que saber dibujar", ha recordado para destacar que esta muestra es "una oportunidad de dar a conocer una faceta que es fundamental en su vida, era básico".

Ha destacado que por primera vez se muestra en una exposición un dibujo previo para un retrato del rey Alfonso XIII que destacaba por su gran formato de dos metros.

El director del Museo Sorolla, Enrique Varela, ha subrayado que es una exposición "bastante inédita" en torno a los miles de dibujos del pintor, del que ha señalado que era "concienzudo, muy trabajador y en constante actividad dibujística".

Las habitaciones privadas de la casa que Sorolla construyó para su familia y que hoy es su Museo en Madrid es el ámbito íntimo que el pintor reservó para sus estudios, algunos de gran formato pero otros, la mayoría, apuntes de su mujer y sus hijos.

En la exposición pueden verse dibujos más intimistas del artista, escenas de su vida familiar en la que puede verse a su mujer Clotilde o a sus hijos María, Joaquín y Elena en la intimidad de su hogar, mientras hacen tareas cotidianas como coser, estudiar, leer o jugar.

También se muestran dibujos hechos por un Sorolla muy joven en los que predomina el paisaje tomado directamente al natural, y una colección de cuadernillos de dibujo que aún se conservan completos y que Sorolla solía llevar siempre consigo para dar rienda suelta a su natural impulso de dibujar aquello que veía.

Grandes ciudades como París, Londres o Nueva York también fueron motivo muy frecuente en sus dibujos y "notas de color", y una de las obras expuestas son las vistas de la Quinta Avenida neoyorquina que tomó desde las altas ventanas de la habitación del hotel.

Las comisarias han destacado que los visitantes podrán disfrutar de un Sorolla "poco conocido, en una faceta íntima como pintor y como persona", y ha subrayado que en sus dibujos Sorolla "manifestaba mayor libertad y osadía a la hora de plasmar, no las estaba pensando para un público y eso le permitía cosas más atrevidas". EFE

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente