Sophia Loren manda una carta de amor a su 'rival' Gina Lollobrigida

Sophia Loren y Gina Lollobrigida en una imagen de 1934 credit:Bang Showbiz
Sophia Loren y Gina Lollobrigida en una imagen de 1934 credit:Bang Showbiz

Gina Lollobrigida falleció este lunes a los 95 años, dejando un legado y una estética inconfundibles en la historia tanto del cine italiano como de la industria de Hollywood. Numerosos compañeros de profesión se deshicieron en halagos hacia la diva italiana y lamentaron su deceso a través de las redes sociales y comunicados de prensa. Incluso su exmarido más joven, el español Javier Rigau, salió momentáneamente de su encierro mediático para confesar que tenía el corazón roto tras y que había podido despedirse personalmente de ella solo unos días antes de la muerte.

Una de las reacciones más esperadas a tan triste noticia, la de Sophia Loren, ha tardado algo más de lo previsto en materializarse. Sin embargo, la intérprete de 88 años ha firmado una de las cartas de despedida más breves y emotivas de las que se han sucedido en los últimos días. En ella, la estrella subraya el amor y la admiración que sentía por su compatriota, más allá de la rivalidad que les fue atribuida como si ambas tuvieran que luchar por el mismo nicho de mercado solo por su condición de atractivas y carismáticas mujeres mediterráneas.

"Ayer estaba demasiado rota de dolor y no podía encontrar las palabras adecuadas. Querida Gina, tu cuerpo se ha extinguido pero la luz de tu estrella seguirá brillando sobre nosotros y en nuestros corazones, para siempre. ¡Te quiero, Gina!", reza la nota que reproduce la agencia de noticias Adnkronos.

Años atrás, Sophia aseguraba que ese choque, estrictamente profesional, entre las dos actrices más famosas y mediáticas de su país en el siglo XX respondía en parte a una estrategia promocional del equipo de publicistas de Gina. En esa época, Sophia dejó entrever que ambas competían en categorías muy diferentes de la escena cinematográfica, estableciendo comparaciones que, ciertamente, no dejaban precisamente en un buen lugar a su amiga.

"Fueron ella y sus publicistas los que empezaron esta rivalidad que acabó durando cincuenta años. Fue bastante molesto, la verdad. Éramos muy diferentes y nuestro caminos profesionales también lo eran. Yo ante todo quería ser una artista, quería una carrera de gran nivel", señalaba sobre el perfil artístico de Gina, considerada en esos tiempos como la 'mujer más bella del mundo'.