Sophia Loren desmiente el mito romántico, Cary Grant nunca le pidió matrimonio

Valeria Martínez
·6 min de lectura

Sophia Loren enamoró a cinéfilos de todo el mundo con aquella escena seductora bailando flamenco en su primera película americana, pero el público no fue el único. Su compañero Cary Grant tampoco pudo resistirse.

Sophia Loren y Cary Grant fueron los protagonistas de una de las historias de amor más apasionadas del Hollywood dorado. La química natural que compartían a mediados de siglo traspasó la pantalla en las dos películas que hicieron juntos y el amor frenético que sentía el galán de Hollywood por la exótica belleza italiana dio lugar a mitos y leyendas que ahora, más de seis décadas después, la actriz aclara de una vez por todas.

Cary Grant y Sophia Loren (Radialpress, Gtres)
Cary Grant y Sophia Loren (Radialpress, Gtres)

Desde que vivieran su romance durante el rodaje de Orgullo y pasión (1957) en España circula un rumor que señala a Cary Grant como un romántico empedernido que, a pesar de estar casado por entonces con Betsy Drake y ser 30 años mayor que la actriz, le había pedido matrimonio allí mismo en el set. Pero 23 años después Sophia Loren revela que nunca sucedió.

Cary Grant era un hombre muy atractivo y un actor maravilloso, pero no me pidió matrimonio” sentenció la estrella de 86 años durante una entrevista a Radio Times (vía The Guardian). Según explica, habría sido “imposible” que el actor inglés le pidiera su mano durante el rodaje. “Quiero decir ¿cómo pides matrimonio mientras haces una película? Es imposible” sentenció.

Orgullo y pasión fue la primera producción americana que Loren hacía en EEUU, y nada menos que con dos galanes como Cary Grant y Frank Sinatra, con quienes formó una amistad inmediata. Amistad que poco a poco se fue convirtiendo en algo más con el actor más popular de entonces. Ella tenía 23 años y él 53, sin embargo la joven Sophia estaba enamorada de otro hombre y aquella pasión que sentía por Cary no fue suficiente como para olvidarlo. “Tuvimos una bonita relación, pero tenía 23 años y Cary era mucho más mayor” recordó en la misma entrevista explicando que, en realidad, estaba enamorada del productor Carlo Ponti.

Cuando tienes 23, tus ideas sobre el amor no están claras. No sabes lo que haces. Era mi primera película americana y estaban sucediendo muchas cosas en mi vida, pero había conocido a un hombre en Italia, Carlo Ponti, de quien me enamoré” añade.

Sophia era una adolescente cuando fue descubierta por Ponti en un concurso de belleza cuando él formaba parte del jurado, siendo más tarde el responsable de abrirle camino hacia el estrellato (él mismo sugirió su nombre al director de Orgullo y pasión, Stanley Kramer). Pero cuando los sentimientos en la relación profesional comenzaron a cambiar, Ponti -que también era 22 años mayor que ella- estaba casado y el divorcio era ilegal en Italia. Sophia llegó a EEUU dolida ante la falta de futuro en su relación clandestina, cayendo en los brazos de Cary quien le escribía cartas de amor prácticamente a diario.

En sus memorias publicadas en 2014, Ayer, hoy y mañana, Sophia escribía sobre este capítulo de su vida junto a Cary, describiendo cómo se empecinó en conquistarla a pesar de estar casado con su tercera esposa. En el libro, la actriz incluye algunas de las cartas que le enviaba durante el rodaje, en donde le pedía que rezaran juntos por el futuro de ambos. “Si piensas y rezas conmigo por el mismo propósito todo estará bien y la vida será buena” le escribía en una de ellas. Incluso revelaba cómo la presionaba para estar juntos: “Perdóname querida. Te presiono demasiado. Reza -y lo haré yo también- hasta la próxima semana”.

A pesar de romper el romance en el mismo año, ambos siguieron siendo amigos, hablando por teléfono y escribiéndose cartas, trabajando juntos de nuevo en Hogar flotante (1958). “Debía tomar una decisión, Carlo era italiano, pertenecía a mi mundo. Sé que fue la elección correcta para mi” dijo en una entrevista en 2012 (vía The Guardian). Estaba enamorada de mi marido. Era muy afectuosa con Cary pero tenia 23 años. No podía decidirme si casarme con un gigante de otro país y dejar a Carlo. No sentía que debía dar ese paso tan grande”.

¿Cómo nace entonces el rumor de la supuesta pedida de matrimonio? Pues del mismo frenesí que suponía el romance clandestino entre los tabloides y alguna que otra biografía que lo sugería como aquella publicada en 2017 por Cindy De La Hoz titulada Sophia Loren: movie star italian style, donde la escritora señala que Cary Grant acabó con “el corazón roto” tras haberle pedido matrimonio en “dos o tres ocasiones” (vía Fox News). Curiosamente este libro había recibido la bendición del hijo de Sophia, Edoardo Ponti, por lo que llama la atención que ahora la actriz finalmente lo desmienta.

A pesar de romper la relación cuando Loren eligió a Ponti, la prensa rosa se hizo un festín de titulares y columnas plagadas de rumores cuando en 1958 la pareja protagonizó otra película juntos, la comedia romántica Hogar flotante. La idea había sido de la propia esposa de Grant quien iba a protagonizar la película a su lado, pero al deteriorarse el matrimonio fue reemplazada por Sophia Loren. La tensión sexual que todavía existía entre la joven italiana y el ídolo de masas incomodó tanto al director Melville Shavelson que más tarde se quejó de lo que difícil que fue para él rodar dicha película.

Pero por mucha tensión y química que hubiera, Sophia ya se había decidido y se había casado con Ponti en México después de que este se divorciara allí de su esposa. Pero como el divorcio era ilegal en Italia fueron amenazados. De volver al país, él sería acusado de bigamia y ella de concubinato, y en 1962 anulaban el matrimonio. Tiempo después se mudaban los tres a Francia: Sophia, Carlo y su esposa, Giuliana, para convertirse en ciudadanos franceses y lograr allí el divorcio. Y así hicieron. Finalmente Loren y Ponti se casaron en 1966 y se mantuvieron juntos hasta la muerte de él a los 94 años en 2007.

A sus 86 años, Sophia asegura que no lamenta haber elegido a Carlo pero sí se arrepiente de no haber tenido una boda de blanco. “Siempre he intentado vivir sin arrepentimientos. Creo que he alcanzado una vida pacífica. Tengo todo lo que siempre quise, que es una familia maravillosa y nietos preciosos. Lo único que lamento un poco es no haberme casado de blanco. Era el sueño de mi vida y sigue siéndolo”.

Actualmente Sophia ha salido de su retiro voluntario para regresar al cine de la mano de su hijo director, Edoardo Ponti, en la película La vida por delante para Netflix, que aterriza en la plataforma el 13 de noviembre.

Más historias que te pueden interesar: