Sonsoles Ónega puede quemar su imagen con el último movimiento de Telecinco

·4 min de lectura

Telecinco no sabe qué hacer para frenar el éxito en Antena 3 de Pasapalabra, el concurso que dejó escapar hace ya un par de años y que cada día se cuela entre las emisiones más vistas del día. Este jueves, sin ir más lejos, Pasapalabra fue el segundo programa más visto de la jornada, con 2.473.000 espectadores, un 20% y el mérito de haber logrado el minuto de oro del día con 3.984.000 espectadores. Para poner palos en las ruedas de este formato, Mediaset ha probado con telenovelas, con Sálvame, con realities. Y en el día de ayer anunciaron un nuevo invento que de no salir bien quemaría la imagen de Sonsoles Ónega.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un tuit no disponible por tus preferencias de privacidad

Desde junio de 2018 Sonsoles Ónega presenta Ya es mediodía, un programa de actualidad primero, que se abrió al mundo del corazón después, que tardó en echar raíces en su franja, pero que actualmente obtiene unos buenos resultados. Según los datos de Kantar ofrecidos por consultoras, esta semana YEMronda el 17% de cuota con 1,4 millones. Y quizá por eso Mediaset ha decidido premiarle con un nuevo programa que llevará de título Ya son las ocho, una continuación vespertina de Ya es mediodía que ocupará la franja por la que en las últimas semanas han pasado Sálvame Tomate, el concurso Alta Tensión, el reality Secret Story y la serie Amor a segunda vista.

Es evidente queSonsoles Ónega ha recibido un regalo envenado, pues resulta difícil imaginar que este nuevo programa de actualidad vaya a mejorar los datos de Secret Story / Sálvame Tomate, ya quetendría que crecer cerca de un millón de espectadores para plantar cara al concurso de Roberto Leal.

Telecinco está improvisando demasiado en esta franja, está volviendo locos a sus espectadores, y resulta difícil creer en sus proyectos para la última hora de la tarde. Sobre todo si recordamos que el 9 de septiembre prometieron revolucionar la televisión adelantando su prime time a las 20.00 horas y luego no fue así en absoluto. Literalmente hablaron de “contenidos estelares de la noche”, pero solo se referían a los realities. Algunas series como El Pueblo, antaño exitosas, quedaron relegadas para las 23:00 horas, y otras, como Madres, amor y vida, desaparecieron de su parrilla sin terminar siquiera la temporada.

Hay otro punto que también resulta interesante de analizar. Este nuevo programa, Ya son las ocho, estará producido, al igual que Ya es mediodía, por Unicorn Content, la productora participada por Ana Rosa Quitana. La misma que también saca adelante el programa Cuatro al día, con el que coincidirá en la misma franja horaria, a las 20.00 horas. Algo que resulta bastante chocante, que una misma productora tenga dos formatos que se hagan competencia y con los dos girando alrededor de la actualidad. Parece que no han terminado de pensar todos los pros y los contra de este movimiento.

De igual modo, parece que Mediaset no es consciente de cómo está empobreciendo su parrilla una vez más, en lugar de enriquecerla. Una vez más está estirando sus contenidos y haciendo parches en la programación, dando al espectador de que en esa cadena siempre están los mismos programas, no importa a qué hora sintonices con Telecinco. La sensación de que siempre se está buscando cómo recortar gastos roza ya lo absurdo y cae en lo repetitivo.

Con este movimiento, además, Telecinco cierra la puerta a que Sonsoles Ónega pueda presentar otro tipo de formatos en la cadena, al tener doblete de lunes a viernes con Ya es mediodía y Ya son las ocho. La hija de Fernando Ónega ya había demostrado su versatilidad al presentar por ejemplo los debates de La casa fuerte durante el verano de 2020, sin olvidar su incursión en Supervivientes. Parecía que Telecinco iba a empezar a darle otro tipo de programas en la misma línea, y por eso sorprendió cuando causó baja de cara a la segunda edición de La casa fuerte. Más tarde comprendimos que la cadena esperaba de ella un perfil más periodístico, y de ahí que la pusiese al frente de formatos como 15 M ¿Generación perdida?, en el cual se analizó el movimiento ciudadano que surgió con el anhelo de modificar el statu quo político en España diez años después de su creación.

Sin duda, Sonsoles Ónega tiene un perfil profesional muy interesante, y sería una pena que Mediaset quemase su imagen por culpa de la improvisación. Si quieren llevarla a un programa antes de Informativos Telecinco, que le den un nuevo programa, de calidad, y que no sea simplemente una forma de estirar el chicle de su formato de sobremesa, porque se merece algo mejor.

Más historias que podrían interesarte:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente