¿Estresado? Conoce por qué estos sonidos sí te podrían ayudar

Escuchar música de forma activa es una forma útil para mejorar la autoestima, ayudar a combatir la depresión y hasta evitar que la mente divague. Sin embargo, no siempre podemos darnos el tiempo de dedicarnos solo a escuchar, por eso, si quieres música o sonidos de fondo que te ayuden a reducir el estrés y la ansiedad, entonces opta por sonidos de la naturaleza, música clásica, ruido blanco o hazte una playlist con las canciones que la ciencia ha encontrado serían ideales para esto.

La música no solo ayudaría a reducir el estrés, sino que mejoraría tu salud cerebral. Foto: Getty Images

Sonidos de la naturaleza

Quizá ya habías notado que caminar en un bosque o escuchar el sonido de las olas del mar te relajan, y un estudio demostró que sería porque afecta directamente el ritmo cardiaco, alteraría las conexiones cerebrales y el comportamiento.

Tras monitorizar el cerebro de varias personas a las que se les pidió realizar una serie de tareas mientras escuchaban sonidos de la naturaleza, artificial o nada, investigadores notaron que serían los primeros los que tenían un efecto benéfico en el sistema nervioso autónomo (relacionado con procesos involuntarios como la respiración, la presión arterial, el metabolismo o la digestión). A su vez, disminuiría la respuesta simpática del cuerpo (la relacionada con la lucha o escape), y aumentaría el sistema parasimpático (que nos relaja y ayuda a descansar).

A nivel cerebral, encontraron que la música ‘artificial’ se asociaba con patrones de atención interior, que incluyen preocupaciones, pensamientos incesantes que se relacionan con estrés, depresión y ansiedad, así como tiempos de reacción más cortos. Los sonidos naturales se asociaban con una atención más exterior, calmando la mente, mejorando la concentración y reduciendo el estrés.

Quizá lo más relevante, es que estos sonidos tenían mejor resultado en personas con altos niveles de estrés, así que ya sea que salgas a la naturaleza o pongas una bocina con estos sonidos, sería útil.

También te puede interesar: ‘Baños de bosque’, una medicina preventiva que querrás probar

La música clásica

Son varios los estudios que han observado nuestra reacción ante este género musical, y todos destacan beneficios.

En una instancia se encontró que escuchar música clásica durante el estudio se relacionaba con mejores resultados en exámenes. Esto, se cree, que tendría que ver con que mejoraría el estado emocional, que no solo motivaría a los estudiantes, sino que los haría más receptivos a la información además de mejorar la concentración.

Además, la música clásica es capaz de reducir la ansiedad y los niveles de cortisol, incluso en niños pequeños y hasta en pacientes durante procedimientos médicos.

Si esto no fuera suficiente, también tiene efectos sobre la presión arterial y ayudaría a tener patrones de sueño más saludables, reduciendo así el insomnio.

Escuchar la música adecuada podría ayudar a desacelerar el ritmo cardíaco, reduciendo el estrés. Foto: Getty Images

El ruido blanco

Entre los mayores enemigos de la concentración para algunas personas, están los sonidos del exterior, como los autos, aviones, ladrido de perros o el martilleo constante de una construcción. Esto además afectaría la función cerebral y el aprendizaje. Es donde entra el beneficio del ruido blanco.

Se trata de un ruido constante y uniforme de fondo que logra bloquear, o enmascarar, otros sonidos mejorando así el rendimiento cognitivo y la concentración, lo que reduciría el estrés, y hasta sería útil para hacer ejercicio (pues ayudaría al cerebro a entrar en un estado meditativo para fluir mejor).

También te puede interesar: Niksen: el arte de disfrutar de no hacer nada, al que quizá debas darle una oportunidad

Las mejores canciones

Si todas las opciones anteriores no te convencen, entonces puedes probar a escuchar las que se consideran la mejor melodía para combatir el estrés y la ansiedad, de acuerdo con una investigación de neurocientíficos en el Reino Unido.

Se trata de “Weightless”, del grupo Marconi Union que mantiene un ritmo sostenido que comienza en 60 bits por minuto y se ralentiza poco a poco hasta 50, y que habrían creado con este propósito con ayuda de terapistas de sonido. Esto llevaría a estimular no solo las regiones del cerebro asociadas con el sonido, sino también las emociones. Así, la melodía logra desacelerar el ritmo cardiaco, la presión arterial y reducir los niveles de cortisol, la hormona del estrés. Por ello dicen, sería capaz de reducir hasta en 65% la ansiedad.

Una cuestión a destacar de “Weightless” es que no tiene una melodía repetitiva. Esto hace que el cerebro se ‘pause’, pues no puede predecir qué viene después, y lo relaja.

Además, esta pieza es que no tiene una melodía repetitiva, lo que haría que el cerebro se ‘pause’, pues no estaría prediciendo lo que viene después.

Otra peculiaridad de “Weightless” es que dura poco más de ocho minutos, y es que al cerebro le tomaría hasta cinco el llegar a este estado ideal, aunque también puedes escuchar una versión extendida de la misma que dura 10 horas.

Pero el estudio no solo se enfocó en esta melodía, sino que creó una lista de las 10 mejores piezas musicales que conseguirían este efecto en el cuerpo, siendo ‘Weightless” la número uno. He aquí las demás en orden de la mejor a la menor:

@travesabarros