Sonia Ferrer y Pablo Nieto han roto

HOLA.COM
·2 min de lectura

Fue a finales de julio cuando empezaron a cobrar fuerza los rumores que aseguraban que entre Sonia Ferrer y Pablo Nieto había surgido algo más que una bonita amistad. Todo comenzó después de que la presentadora acompañara al expiloto en el homenaje a su padre, Ángel Nieto, y las imágenes que lo confirmaron llegaron pocos días después. La catalana, de 43 años, y el madrileño, de 40, fueron fotografiados de lo más cómplices y cariñosos en el aropuerto de Ibiza, convirtiéndose en una de las parejas sorpresa del verano. Sin embargo, parece que su historia no ha tenido final feliz y han decidido tomar caminos separados.

Sonia Ferrer y Pablo Nieto
Sonia Ferrer y Pablo Nieto

Según ha podido confirmar HOLA.com, Sonia y Pablo han puesto punto y final a su relación, tal y como adelantó hace unos días la revista Semana. Han roto después de estos meses juntos en los que les hemos visto no solo disfrutando de sus vacaciones en la isla de Ibiza, sino también aprovechando al máximo su tiempo juntos para realizar algunas de sus aficiones favoritas. "Hay imágenes que, como algunas personas y momentos, no necesitan filtros, ni retoques, ni mejoras", escribió la presentadora del programa De todo corazón (Telemadrid) junto a una foto a contraluz en la que salían dándose un apasionado beso. Por su parte, el hijo mediano de Ángel Nieto también presumió de amor con Sonia asegurando que no podía "pedir más". "Yo por ahora pido repetir cada uno de esos momentos", respondió ella demostrando lo feliz que estaba.

Sonia Ferrer y Pablo Nieto
Sonia Ferrer y Pablo Nieto

También ha sido noticia

La ruptura de Sonia y Pablo ha coincidido con la noticia de que su exmarido, Marco Vricella, estaría pensando dar un paso más en su relación con la bailaora Cecilia Gómez. "Si se va a casar, no me lo ha contado, pero me cuadra porque me ha mandado un mail pidiéndome la nulidad matrimonial", ha dicho la presentadora en Buenos días, Madrid, el programa en el que ejerce como colaboradora. Ferrer sabe lo importante que es para el hombre con el que compartió su vida durante más de seis años poder tener una boda religiosa en vez de civil. De hecho, ha reconocido que, por deseo de Marco, ella se bautizó e hizo la Primera Comunión para poder casarse por la iglesia, una boda que tuvo lugar en la finca Bell Recó, en Barcelona. "No voy a poner pegas para esa nulidad, no le voy a poner ningún problema y no me afecta de ninguna forma. Le deseo que sea feliz, cuanto más feliz sea él, más feliz será mi hija y estoy encantada", ha dicho haciendo referencia a su hija Laura.