Solución "flash" para un rostro luminoso

Por Susana Fuentes
Photo credit: Vitalij Sova

From Diez Minutos

Photo credit: Vitalij Sova

Sequedad, tirantez, falta de luminosidad, rojeces... El frío propio de esta época del año afecta a nuestra piel reduciendo la hidratación y, por lo tanto, acelerando los signos del envejecimiento, pronunciando las líneas de expresión y restando luz y belleza natural al rostro.

Si a eso le unimos la rutina, la falta de sueño, los madrugones, la polución... de repente, un día, nos miramos al espejo, y encontramos que nuestra piel está apagada, poco jugosa, sin luz... ¡y tenemos por delante unas fechas llenas de compromisos sociales!

Photo credit: kolderal

Lo primero: no desesperes, porque hay solución. Seguro. Y lo segundo, analiza tu problema para aplicarte el tratamiento de choque más adecuado. No necesitarás más de 30 segundos al día para unos resultados óptimos. Apunta.

¿Buscas luminosidad e hidratación ¡YA!?

Si tu piel está seca, opaca y poco jugosa, estás en el sitio adecuado y en el momento oportuno. Hemos encontrado unas ampollas de Vitamina C de Babaria que tienen un potente efecto antioxidante.

Photo credit: Babaria

Además de aportar luminosidad a la piel, la hidratan y mejoran su textura mientras previenen el envejecimiento prematuro.

¿Un plus?

La vitamina C es fundamental para la formación del colágeno natural en la piel. Por su parte, los proteoglicanos actúan manteniendo una hidratación profunda, por lo que contribuyen a reparar una piel deshidratada, desvitalizada y apagada.

¿Buscas recuperar la tersura?

Si además de hidratación, quieres un efecto relleno para rejuvenecer tu aspecto, las ampollas de ácido hialurónico de Babaria te van a encantar: hidratación intensiva para una piel fresca y radiante. Gracias a su poder humectante sobre la piel, retienen el agua formando una película protectora frente a los agentes externos.

Photo credit: Nuria Serrano

¿Un plus?

Un nivel alto de hidratación favorece la síntesis de colágeno y elastina, para un piel jugosa y con menos arrugas.

No creas que necesitas un tiempo extra en tu rutina de belleza para incluir estas ampollas con efecto flash, puesto que se absorben rápidamente. Lo ideal es que las apliques, con un suave masaje con la yema de los dedos, sobre el rostro limpio, cuello y escote por la mañana y/o por la noche antes del tratamiento habitual. Después, abrígate y sal a la calle a brillar con luz propia y a disfrutar, ¿por qué no? del invierno.

Photo credit: licsiren