Cómo hacer solomillo Wellington y 3 versiones

No hay mucho consenso sobre el origen de este plato. Sí coinciden los expertos en que nace en el mundo anglosajón y en que la receta clásica consiste en un solomillo de carne envuelto en una masa de hojaldre que se cubre con 'foie-gras' y una mezcla de champiñones y cebolla, llamada 'duxelle'. 

Parece ser que debe su nombre al al militar británico Arthur Wellesley, primer duque de Wellington, cuyas grandes hazañas fueron la victoria contra el ejército francés en la Guerra de la Independencia y en la batalla de Waterloo, en la que luchaba contra Napoleón Bonaparte. Al duque le fascinaba tanto esta receta que pedía a los cocineros que preparasen el solomillo envuelto en hojaldre en todos los banquetes en los que era anfitrión, especialmente en los que celebraba en su domicilio londinense. Pero se cree que ya existía con anterioridad.

La primera mención a alguna elaboración similar aparece en The Los Angeles Times en el 1903. Y hay quien afirma que el plato se inventó en Wellington, Nueva Zelanda. También es conocido que se hizo muy popular en Estados Unidos por ser uno de los platos preferidos por el presidente Nixon.

VER GALERÍA

solomillo-age

Nosotros nos quedamos con que es una receta deliciosa de la cocina más clásica, te explicamos sus componentes básicos y te ofrecemos unas pautas infalibles para que te salga este plato perfecto, del que también te ofreceremos, al final, 3 riquísimas versiones.

 

1.- La carne

El ingrediente más tradicional es el solomillo de ternera o de buey, pero eso no quiere decir que no podamos sustituirlo por otras variedades como el pavo o el pollo. De hecho, al final te ofremos una receta con una de estas aves, otra con cerdo y otra vegetal. Incluso, es viable elegir un pescado en lugar de carne. Sea como sea, el proceso arranca salpimentando el producto elegideo y sellándolo a fuego alto con un poco de aceite o mantequilla. Hay que dejarlo enfriar antes de introducirlo en el horno cubierto de hojaldre para que quede sonrosado y jugoso por dentro.

2.- La duxelle

El Diccionario de Gastronomía la define como "técnica de preparación que consiste en una mezcla de champiñón, cebolla y chalota finamente picados, todo salteado en mantequilla fundida, sazonado con sal y pimienta blanca. El resultado es una salsa que se utiliza como farsa o relleno, complemento de otras elaboraciones más complejas. La duxelle se utiliza en la preelaboración del solomillo Wellington...". Podemos cocinarla y dejarla tal cual o también triturarla. Prueba a usar otras variedades de setas, a usar aceite de oliva en vez de mantequilla y a añadirle algún vino o licor. Esta mezcla se extiende sobre el hojaldre antes de colocar encima la carne.

VER GALERÍA

bacon-wellington-age

3.- Jamón o beicon

La receta más clásica, en ocasiones, incorpora lonchas de jamón serrano que puedes poner alrededor de la carne que elijas e, igualmente, también es una buena elección beicon o jamón cocido. Parece que la intención original de usar este ingrediente era impedir que el hojaldre se empapase en los jugos de la carne, y quedara excesivamente blando.

4.- El hojaldre

Podrías hacerlo mezclando mantequilla, harina y agua, con sus múltiples pliegues, pero es una preparación bastante laboriosa y en el mercado encontrarás hojaldres ya hechos de una calidad excelente. Te sirve tanto congelado - en cuyo caso tendrás las precaución de descongelarlo con antelación cuando vayas a preparar tu receta de solomillo Wellington- como refrigerado. La carne se coloca en el centro del hojaldre para luego envolverla con él. Como decoración también se usan unas tiras de hojaldre cruzadas colocadas en diagonal por encima.

VER GALERÍA

wellington-interior-age

5.- Foie y otras salsas

Para dar mayor jugosidad a la carne se unta toda su superficie con un poco de foie o paté, que también puedes integrar en la mezcla de champiñón y cebolla. Igualmente, hay cocineros que gustan de añadir unas cucharaditas de mostaza o de nata líquida a la farsa o relleno.

6.- Papel film o papel de horno

Ayúdate bien con el propio papel de la masa de hojaldre precocinada, o bien con papel film, para enrollar el hojaldre con la carne dentro y el resto de ingredientes. Si tienes temor a que pueda desmoronarse, mételo en la nevera unos 10 minutos para que adquiera una mayor consistencia.

7.- Huevo batido

Una vez que tienes el rollo de hojaldre listo, pintar la superficie con huevo batido es imprescindible para conseguir que alcance un bonito color dorado durante el horneado.

8.- Temperatura del horno

Como en todas las elaboraciones que precisan horno, hay que precalentarlo previamente para que cuando introduzcamos nuestra receta se cocine de forma homogénea. En el caso del solomillo Wellington, se recomienda precalentar el horno a 200ºC.

9.- Tiempo de horneado

Esta elaboración precisa entre 25 y 35 minutos de horneado, dependiendo del grosor y el tamaño. Otro indicio, además del tiempo, es comprobar que el hojaldre ha adquirido un precioso y apetecible color dorado, que también es sinónimo de que la textura ha quedado crujiente y la receta está lista.

Si tienes en cuenta todas estas pautas, tendrás una receta deliciosa de este plato, ideal para servir en comidas o cenas especiales. Te ofrecemos 3 versiones disitntas de este plato, ¡que las disfrutes!

 

Paso a paso: Solomillo Welington de cerdo con champiñones

Te proponemos una versión más barata de esta receta, con solomillo de cerdo y paté del mismo origen. El resultado es igual de delicioso.

VER RECETA

wellington-cerdo-age

 

Paso a paso: Solomillo Wellington de pavo con paté

Sustituimos la carne de ternera clásica por pavo. Añadimos también a esta versión un poco de mostaza y unas lonchas de bacon.

VER RECETA

wellington-pavo-adobe

 

Paso a paso: 'Wellington' de brócoli, cebolla y mozzarella

Tomamos la idea de envolver un ingrediente en hojaldre y hacemos una versión vegetariana, con brócoli y cebolla, a la que añdimos queso mozzarella.

VER RECETA

wellington-vegetal-adobe