Cuando Sofía Palazuelo rompió la tradición familiar y se declaró una aristócrata del siglo XXI

·8 min de lectura

Las aristócratas del siglo XXI no viven en palacios rodeadas de sirvientes ni lucen tiaras brillantes en los eventos sociales a los que asisten. Sino que se lo digan a Victoria Federica, nieta y sobrina de reyes que prefiere unos jeans rotos y unas sneakers a los trajes de gala que en su día lucieron su madre la infanta Elena u hoy su tía la reina Letizia. Sin duda, una de las nobles que mejor representa a esa aristocracia moderna y contemporánea es Sofía Palazuelo, duquesa de Huéscar y que un día llegará a ser duquesa de Alba consorte.

Sofía Palazuelo,  attends the premiere of Turandot in Teatro Real of madrid on November 30, 2018 in Madrid, Spain (Photo by Oscar Gonzalez/NurPhoto via Getty Images)
Sofía Palazuelo, attends the premiere of Turandot in Teatro Real of madrid on November 30, 2018 in Madrid, Spain (Photo by Oscar Gonzalez/NurPhoto via Getty Images)

Rompió la tradición el día de su boda

Ya el día de su boda, en octubre de 2018, con Fernando Fitz-James, primer nieto de la fallecida duquesa de Alba, Sofía sentó las bases de la que ha sido su imagen pública desde entonces. Muchos esperaban que la que sería duquesa de Huéscar luciera una espléndida tiara de diamantes herencia de la familia de su prometido, pero no fue así. Según publicó entonces Vanity Fair, la joven quería casarse fuera del madrileño palacio de Liria, en una iglesia importante para ella y su familia, pero su suegro, Carlos Fitz-James Stuart, duque de Alba, se opuso a la idea desde el primer momento.

Finalmente, la boda se celebró en los jardines del palacio pero como señal de ese desacuerdo, Palazuelo declinó llevar tiara, una joya familiar que se especuló que sería la corona de perlas y diamantes del siglo XIX que perteneció a la emperatriz Eugenia de Montijo y con la que se casaron Cayetana de Alba con Luis Martínez de Irujo y Eugenia Martínez de Irujo con Francisco Rivera. Sofía rompía así con la tradición familiar dejando constancia de que ella es una mujer con las ideas claras.

MADRID, SPAIN - OCTOBER 06: Fernando Fitz-James Stuart and Sofia Palazuelo are seen at their wedding on October 6, 2018 in Madrid, Spain. (Photo by Pool via Getty Images)
MADRID, SPAIN - OCTOBER 06: Fernando Fitz-James Stuart and Sofia Palazuelo are seen at their wedding on October 6, 2018 in Madrid, Spain. (Photo by Pool via Getty Images)

Criada en Palma rodeada de arte

La mujer de Fernando Fitz-James está considerada una de las españolas más elegantes de nuestro país. Nació y creció en Palma de Mallorca y allí se formó en el colegio bilingüe American International School. Su infancia y adolescencia transcurrió tranquila junto a sus tres hermanos y el mar siempre fue parte de su vida desde que era una niña. Vivían con sus padres en una increíble mansión gótica y las carreras de Fórmula 1 siempre fueron parte de sus aficiones, debido a la pasión de su padre por esta disciplina deportiva. Además del deporte, Sofía creció rodeada de arte y esa sensibilidad se la trasladó directamente su madre, que también le inculcó la pasión por los libros.

MADRID, SPAIN - OCTOBER 06: Fernando Fitz-James Stuart and Sofia Palazuelo are seen at their wedding on October 6, 2018 in Madrid, Spain. (Photo by Pool via Getty Images)
MADRID, SPAIN - OCTOBER 06: Fernando Fitz-James Stuart and Sofia Palazuelo are seen at their wedding on October 6, 2018 in Madrid, Spain. (Photo by Pool via Getty Images)

Sus padres, Fernando Palazuelo Baldasúa, arquitecto y empresario mallorquín, y su madre, Sofía Barroso, experta en arte y descendiente del médico y científico Gregorio Marañón, daban las mejores fiestas de Mallorca en los años 90. Licenciada en Historia del Arte, la madre de Sofía conoció a Fernando Palazuelo cuando él era soldado de la Legión Española desplazado a África pero que ya entonces manifestaba interés por la arquitectura. En la década de los 80 fundaron Arte Express, un proyecto empresarial que unía arte e inmobiliaria y diez años más tarde se instalaron en la isla balear, donde fueron los anfitriones perfectos de los comisarios de arte más prestigiosos del mundo y de algunos de los artistas de renombre. A mediados de los 2000 el matrimonio se separó y él se marchó a vivir a Lima, en Perú, donde continuó con su trayectoria dentro del mundo de los negocios inmobiliarios. Por su parte, Sofía Barroso, se mudó a Madrid con sus hijos y ahí trató de darles la mejor educación.

MADRID, SPAIN - NOVEMBER 18: Fernando Fitz James Stuart and Sofia Palazuelo arrive at the Teatro Real to attend the Annual Grand Gala with the concert Fusion, on November 18, 2021, in Madrid, Spain. Since 2017, the Teatro Real has annually hosted the celebration of a gala for philanthropic purposes. Year after year, it counts on the collaboration of a large group of representatives of sponsoring companies, as well as individual donors. In this edition, the proceeds will go mainly to meet the economic needs of the Theatre itself caused by the pandemic, as well as social programs. On this occasion, the musical event will feature the artists Rocio Marquez (flamenco) and Ermonela Jaho (opera). (Photo By Jose Velasco/Europa Press via Getty Images)
Photo By Jose Velasco/Europa Press via Getty Images)

Trabaja con su madre en el mundo del arte

La duquesa de Huéscar estudió Marketing y Comunicación en el Emerson College y además llevó a cabo parte de la carrera en Estados Unidos. La relación de Sofía con su padre no ha sido del todo fluida en los últimos tiempos y de hecho fue su hermano Fernando el que la llevó al altar el día de su boda. Sin embargo, siempre ha estado muy apegada a su madre y hoy trabaja a su lado en Around Art, una empresa que se ocupa de proporcionar experiencias artísticas en colecciones particulares y en museos a puerta cerrada. "Creamos experiencias inolvidables alrededor del Arte y la Cultura", explican en su web y tienen su sede en la conocida calle María de Molina de Madrid.

Sofía Palazuelo and Fernando Fitz-James Stuart  during inauguration Balenciaga and Spanish Painting exhibition in Madrid in Thyssen-Bornemisza National Museum, 17 June 2019. Spain (Photo by Oscar Gonzalez/NurPhoto via Getty Images)
Sofía Palazuelo and Fernando Fitz-James Stuart during inauguration Balenciaga and Spanish Painting exhibition in Madrid in Thyssen-Bornemisza National Museum, 17 June 2019. Spain (Photo by Oscar Gonzalez/NurPhoto via Getty Images)

Vida discreta en Madrid

La discreción de Sofía -que tiene 30 años- está a la altura de su elegancia y clase. Acude a trabajar a diario al a sede de la empresa de su madre en pleno barrio de Salamanca y además se ocupa de criar a su hija Rosario, que nació en septiembre de 2020. Fue a finales de ese año cuando los duques de Huéscar se instalaron por un tiempo en el Palacio de Liria, residencia habitual del duque de Alba, para realizar obras en el piso que tienen en la calle duque de Liria, en el que viven desde que se casaron en 2018 y cercano al recinto de la calle Princesa, donde está el palacio más importante de los Alba y todo un símbolo de la familia.

Por su parte, Fernando, que un día heredará 50 títulos además de colecciones de arte de gran valor, nueve ducados y 30 propiedades, se graduó en Derecho por la Universidad de Londres e hizo un máster en la Universidad de Massachusetts y otro de Dirección de Marketing en el College International Studies (CIS), donde conoció a Sofía. El que un día será duque de Alba colabora con su padre en los asuntos de la Casa, que abarcan empresas agrícolas, inversiones y la apertura al público de los palacios de Monterrey en Salamanca, Las Dueñas en Sevilla y el de Liria en Madrid.

TOLEDO, SPAIN - SEPTEMBER 10: Fernando Fitz-James Stuart and Sofia Palazuelo attend the wedding of Micaella Rubini and Jaime Palazuelo on September 10, 2021 in Toledo, Spain. (Photo By Javier Ramirez/Europa Press via Getty Images)
TOLEDO, SPAIN - SEPTEMBER 10: Fernando Fitz-James Stuart and Sofia Palazuelo attend the wedding of Micaella Rubini and Jaime Palazuelo on September 10, 2021 in Toledo, Spain. (Photo By Javier Ramirez/Europa Press via Getty Images)

Planes con amigos

Ni Fernando ni Sofía son dados a las salidas nocturnas y no suelen asistir a eventos glamurosos o alfombras rojas de fiestas VIP. Las únicas veces que les hemos visto en actos públicos ha sido en el Teatro Real (a cuya inauguración de temporada suelen ir o en otras representaciones con algún motivo especial) o en el Mutua Madrid Open de tenis, deporte al que ambos son aficionados. Sofía prefiere la vida tranquila con sus amigas de siempre, entre las que se encuentran Blanca Barrera Cuadra, madrina de su hija Rosario y fundadora del catering Aguacatte, uno de los preferidos por la jet set madrileña, y Valentina Suárez Zuloaga, fundadora de la plataforma de moda española slow ES Fascinante. Con ellas les gusta disfrutar de comidas en algunos conocidos restaurantes del barrio de Salamanca y salir de compras o pasar divertidas tardes con sus respectivas hijas merendando y riéndose de las monerías de las pequeñas.

Precisamente, la moda española es la favorita de Sofía para asistir a bodas o bautizos de sus familiares y amigos. Y la web de su amiga Valentina es su gran opción para elegir un vestido adecuado con el que acertar y siempre da en la diana. No le gustan las grandes joyas, ni los diamantes ni el oro, y prefiere pequeños detalles minimalistas con los que completa sus outfits en ocasiones tan diversas como la boda de su hermano Jaime (que se casó hace un par de meses en Toledo y donde Sofía lució un vestido túnica rosa de Duyos de última moda) o la de una de sus grandes amigas, Casilda Herrero-Solís, hace apenas unos días en Almodóvar del Río (Córdoba), donde llevó un diseño con estampado patchwork de la diseñadora vasca Leyre Doueil, una creadora que la reina Letizia eligió en 2021 para un viaje a Vitoria.

Sofía Palazuelo es el claro ejemplo de aristócrata que no quiere presumir de título y que se ha labrado su trayectoria con trabajo y una educación a la altura. Elegante, discreta y poco dada a aparecer en público prefiere la vida alejada de los focos en su día a día y apenas se deja ver en eventos de alta alcurnia a los que es invitada por su relación con la familia Alba como en la boda de la de los duques de Noto, Jaime de Borbón-Dos Sicilias y lady Charlotte Lindesay-Bethune, en Italia el pasado mes de septiembre.

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente