Sofía Cristo transforma su imagen televisiva al desnudar su historia

·4 min de lectura

Por Mike Medianoche.- Cuando se confirmó el nombre de Sofía Cristo para Secret Story: La casa de los secretos, muchos se quedaron sorprendidos. La hija de Ángel Cristo y Bárbara Rey era un personaje muy conocido por la audiencia, que ha participado en Supervivientes y El Reencuentro, que ha hablado muchas veces de su vida personal, de sus amores y lucha contra las adicciones. ¿Qué secreto podría guardar alguien como ella?

Este martes, sin embargo, Sofía Cristo ha removido los cimientos de su imagen televisiva. Ha desvelado en el reality un hecho muy duro de su vida que solo había compartido, literalmente, con dos amigos y su terapeuta. Una información que desconocía hasta su propia madre, Bárbara Rey, presente en el plató, y que ha ofrecido de forma generosa, pues no se trata del secreto que tienen que descubrir sus compañeros.

Sofia Cristo en Secret Story (Fuente: Twitter.com/SecretStory_es/)
Sofia Cristo en Secret Story (Fuente: Twitter.com/SecretStory_es/)

Todo comenzó con la ‘línea de la vida’,una sección similar (o idéntica) a la de Gran Hermano en la que los participantes repasan algunos hechos que han marcado su existencia. Algo que también se hace en Supervivientes con ‘el puente de las emociones’, y que ha desvelado en otras ocasiones adicciones a las drogas o trastornos alimenticios, por ejemplo. La DJ comenzó narrando episodios más o menos conocidos, como la violencia machista que su padre ejercía sobre su madre, y cómo de pequeña temía incluso que su progenitora pudiera acabar asesinada. Pero lo más sonado vino después.

En un alarde de sinceridad, explicó que cuando tenía cinco años y vivía con su madre en La Moraleja sufrió abusos sexuales, en el salón de su casa. No quiso señalar al culpable, solo dijo que su padre no fue. Ella ni siquiera era consciente a esa edad de lo que había supuesto la agresión, pero lo comprendió de mayor, y eso se convirtió en un lastre para algunas de sus relaciones personales.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un vídeo de Twitter no disponible por tus preferencias de privacidad

Su confesión, trágica y dolorosa, supone un punto y aparte en la forma que veíamos a Sofía como personaje televisivo. Una mujer que durante años parecía despreocupada, más interesada en disfrutar la fiesta y divertirse ante las cámaras. Ese abuso sexual que ha relatado (y por el que incluso ha pedido perdón a su madre) no justifica específicamente que con 14 años ya consumiese cocaína de forma habitual, dado que se trata de un asunto personal cuya relación o no, solo le atañe a ella, pero acerca al espectador hasta el dolor que había en su corazón y cómo cada uno canaliza las experiencias como puede, a veces imitando un entorno que no es el más adecuado.

La Cristo es una mujer superviviente más grande de lo que nos imaginábamos. Se crió en un hogar con un padre violento, con adicciones. Un hombre que siendo ella una niña la mandaba a comprar droga, y que más tarde le compraba la cocaína a ella para que no consumiese estupefacientes adulterados. Y ahora nos enteramos que en esta colección de pesadillas había una más, de enorme gravedad, un abuso sexual, que no quiso detallar si fue algo puntual o continuado.

Bárbara Rey, desde el plató, solo podía sollozar “mi pobre niña”, pensamiento que también tenían los espectadores desde sus casas. Vimos a Sofía, que el pasado julio cumplió 38, como una chiquilla que necesitaba ayuda y protección.

Carlos Sobera, presentador de la gala de Secret Story de este martes, supo darle la vuelta a la confesión en directo y convertir a Sofía en un ejemplo para salir adelante. El vasco catalogó su discurso como algo “absolutamente maravilloso”, porque hay mucha gente que sufre abusos sexuales y no lo dice nunca. “Lo que tú haces es dar un puñetero ejemplo a toda la sociedad”, insistía Sobera, que estaba seguro que en más de un hogar alguien habrá recibido fuerzas para contar su historia. Además, invitaba a Sofía sentirse orgullosa y le decía que hace falta más gente como ella en este país, con su mismo arrojo para llamar a las cosas por su nombre.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Hay que ensalzar, sin duda, el altruismo que Sofía ha tenido al relatar el abuso sexual. Podría no haberlo dicho, ocultarlo como ha hecho durante tres décadas, fingiendo que nunca pasó. O contarlo en una entrevista en un Deluxe, con muchos ceros en un cheque de por medio. Sin embargo, ha preferido regalar su relato durante su paso por Secret Story, para demostrar que, con la ayuda adecuada, siempre se puede encontrar la forma de salir adelante.

Imagen: Twitter.com/SecretStory_es/

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente