Sofía Martín: "Quiero representar una España moderna, pasional... y chuli"

Javier Herrero.

Madrid, 19 ene (EFE).- Con un pie en Alicante y otro en Berlín, Sofía Martín llega a Benidorm Fest como una de las 18 candidatas a Eurovisión 2023. Lo hará con "Tuki", fruto de la combinación de esas dos culturas que fluyen por su sangre entre música de baile y ritmos latinoamericanos para "representar una España moderna, pasional... y chuli".

"Esa multiculturalidad me ha inspirado mucho. Antes me sentía perdida y nunca me encontraba en casa en ningún sitio. Aún no he encontrado mi hogar, pero todo ese cacao se refleja en mi música, que empieza a cobrar sentido y creo que en esa mezcla está mi esencia, porque soy cien por cien española y cien por cien alemana y he hallado cómo combinarlo", señala a EFE esta hija de español y germana.

De sus escuchas en casa adquirió Martín (Heidelberg, 1996) su gusto por la música y así quedó prendada de la magia en el escenario de artistas como Fito & Fitipaldis, Bob Dylan o Leonard Cohen. Nada que ver con su estilo actual, concede entre risas: "Igual ahora no se refleja tanto, pero empecé como cantautora con mi guitarra y tengo temas un poco roqueros".

También fueron sus padres quienes la apuntaron a clases de guitarra, de canto y de piano, formación que ella redondeó con un año de estudios musicales en Londres y otros tres de composición en Berlín, donde además firmó con su editorial y encontró su "sonido" y a su equipo de trabajo.

De Alemania cuenta que le queda el gusto por la música de baile y de España los ritmos latinoamericanos y la letra. De esa forma surgió "Tuki", conjugando dichas influencias y las de la música urbana sin pensar que el tema terminaría en este escaparate eurovisivo.

"Fue idea mía y la mandé una hora antes de que terminara el plazo", revela Martín al contar que, como seguidora de Eurovisión, buscó de qué manera podría transmitir mejor el "mensaje de fe" de su propuesta, "fe en que en la vida, aunque las cosas sean difíciles y duras, hay que creer en uno mismo, porque al final todo sale bien", indica.

Sobre su curioso título, revela que surgió mientras inventaba la melodía, canturreando palabras por encima: "Sonó chuli y pensé que servía para describir un momento en el que has conseguido todo lo que te has propuesto después de mucho trabajo".

"Ahora lo de Benidorm Fest es una oportunidad gigante. Es un regalo y una sorpresa que estoy disfrutando", comenta esta artista que ha contado con su coreógrafa Jule Schirmer y el asesoramiento de Lola González para montar una puesta en escena basada "en la energía", ya sea "al cantar, en miradas, movimientos o luces".

¿Habrá 'twerking'? "¡Pues voy a tener que pensármelo porque ya me lo han dicho dos veces!", bromea.

(c) Agencia EFE