‘Socialité’ se pasa tres pueblos con su última movida (a pesar de pedir disculpas)

En los programas de corazón de Mediaset, el vender humo ha sido, durante mucho tiempo, una técnica de lo más habitual. Anunciar a bombo y platillo una información controvertida, morbosa o interesante, que luego resulta no serlo tanto. O que directamente termina por no emitirse, con cualquier tipo de excusas (o sin ellas). Este fin de semana, sin embargo, Socialité ha cruzado una línea muy peligrosa con uno de sus contenidos, pasándose tres pueblos en la forma de tratar un asunto muy serio, por el que hasta pidieron perdón de forma casi automática.

En la escaleta del programa presentado por María Patiño había noticias de todo tipo. Que si Kiko Jiménez había ido al hospital y hablaban con su madre para saber la última hora, que si en la separación de Shakira y Piquéhabía o no terceras personas. Nos encontrábamos incluso con informaciones llenas de ilusión y optimismo, como que el actor Daniel Freire (Ana y los siete, Motivos personales) había superado al fin el cáncer que estaba padeciendo.

Pero entre tantas informaciones, metieron una última hora. Al parecer, una persona muy famosa, una mujer, habría llamado al programa en una situación desesperada, en la que había hasta amenazas para quitarse la vida. Alguien cuyo nombre no quisieron desvelar en un primer momento, y con quien estaba hablando una redactora del programa, llamada Miriam Muñoz.

De esta forma, la supuesta crisis nerviosa que estaba viviendo esa anónima celebridad se convirtió en una patata caliente, que Míriam y María se iban pasando la una a la otra. Desde la redacción, con una cámara delante, Miriam Muñoz le pedía a esa persona que no hiciese “ninguna locura” y que “vamos a intentar ayudarte en todo lo que podamos”. Algunas frases desvelaban la, repetimos, supuesta relevancia del asunto, tales como “no, por favor, no me digas eso”. Patiño, por su parte, cebaba el intento de autolisis comentando que es una persona que todos sabemos quién es.

MADRID, ESPAÑA - 18 DE JULIO: María Patiño, presentadora de 'Socialité', asiste al estreno de 'Padre no hay más que uno' en Madrid el 18 de julio de 2019 en Madrid, España. (Foto de Borja B. Hojas/WireImage)
MADRID, ESPAÑA - 18 DE JULIO: María Patiño, presentadora de 'Socialité', asiste al estreno de 'Padre no hay más que uno' en Madrid el 18 de julio de 2019 en Madrid, España. (Foto de Borja B. Hojas/WireImage)

A partir de este dantesco espectáculo surgen todo tipo de dudas. ¿Cuál era el rumbo que iban a tomar los acontecimientos? ¿Se iba a desvelar el nombre de la persona como punto álgido de la emisión?¿María Patiño iba a decir algo como “por fin podemos anunciarlo: Funalita de Copas es la famosa que ha llamado al programa para que frenemos su intención de quitarse la vida”? ¿Conectarían con esa persona por Skype para calmarla, mandarían un coche de producción por ella y la llevarían al plató? ¿Qué carajo era todo eso?

Como muchos usuarios critic aron en las redes sociales, el suicidio es una lacra social, la primera causa de muerte no natural del país, y la forma de tratar el asunto no arrojaba luz a este problema. Todo lo contrario, vedetizaba los intentos de suicidio, lo convertían en una de esas “bombas” mediáticas a las que tanto recurren en los programas de La Fábrica de la Tele.

La cosa comenzó a pasarse de castaño oscuro, y María fue volviendo sus palabras más ásperas, hasta que el tema se aparcó. Y poco antes de terminar la emisión de Socialité, pidió perdón a la audiencia por el espectáculo vivido. “Pido disculpas desde aquí, en nombre de todo el equipo, porque una cosa es que una persona esté pasando un mal momento y otra que se juegue con la intención de poder hacer algo grave y atentar contra su propia vida. Y, como no somos partidarios de jugar con este tipo de situaciones, vuelvo a pedir disculpas”, dijo la comunicadora gallega, que calificó todo lo vivido como una “mala gestión del directo”.

Ese extraño punto final solo generó más dudas. ¿Esa persona existía, o había sido uno de los juegos del programa, como ha sucedido otras veces? Por ejemplo, la vez que dijeron que hablarían con Luna Ki tras su retirada del Benidorm Fest y no hubo ni rastro en el programa del pasado 23 de enero, o cuando en junio de 2020 prometieron desvelar el nombre de un futbolista infiel y luego no se dijo nada sobre su identidad.

En un momento en el que la salud mental está en boca de todos, un programa de largo recorrido y buenas audiencias como Socialiténo se puede permitir este tipo de contenidos, en el que una tentativa de suicidio se convierte en un circo. El magacín está dando pasos hacia atrás, a aquella época en la que en Aquí hay tomate se entrevistaba a famosos en horas bajas que aseguraban haberse tomado 60 pastillas antes de la llegada de las cámaras y los reporteros tenían que hacer lo que estuviese en su mano para salvarle la vida, todo ello con el botón de grabar apretado.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un tuit no disponible por tus preferencias de privacidad

Socialité ha metido la pata, pero bien, y la excusa de la mala gestión del directo se antoja insuficiente. Una cosa es cebar la identidad de un famoso infiel o cualquier otro dato baladí, y algo muy diferente el alargar una trama de alguien que llama por teléfono anunciando que se quitará la vida. Y lo peor de todo es que el dantesco espectáculo no le sirvió para ser lo más visto de su franja. Y es que en Antena 3 las reposiciones de La Ruleta de la Suerte fue quien se llevó el gato al agua, sacando una ventaja a Socialitéen coincidencia de 2,3 puntos y 190.000. De esta forma, el concurso de Jorge Fernández ha liderado 31 de las 34 últimas emisiones frente al espacio de María Patiño, con la excepción de los días 1, 8 y 15 de mayo. Unos datos que podrían explicar por qué Socialité busca cómo echar toda la carne en el asador para atraer al público, aunque para ello tenga que cruzar barreras peligrosas.

Más historias que podrían interesarte: