Sobrevive perdido 438 días en el mar pensando en sexo

el pescador josé salvador alvarenga es rescatado tras más de un año perdido en el mar
438 días solo en el mar pensando en sexo y comidaAFP - Getty Images

Cuando José Salvador Alvarenga salió con su barco en septiembre del año 2012 no sabía que le esperaba una travesía trágica. Una tormenta provocó que se perdiera en el mar y no fuera rescatado hasta enero del año 2014. En ese tiempo su compañero de desventuras murió, pero él pudo mantener la cordura con dos pensamientos básicos en su imaginación: sexo y comida.

La historia de José Salvador empieza con una sencilla salida en barco por el océano Pacífico, según ha explicado el escritor Jonathan Franklin, autor del libro que relata los hechos (438 días). En aquella ocasión, José cambio de compañero de viaje porque su habitual camarada no podía acudir y marchó con un joven inexperto de 22 años llamado Ezequiel Córdoba.

Se suponía que iban a pasar un par de días de pesca cuando una tormenta arrastró su embarcación, perdió sus remos (no tenía motor) y quedaron a merced de corrientes y mareas. Durante el tiempo aislados en el agua se alimentaron de tortugas (fuentes de vitamina B claves para evitar el escorbuto), pequeños tiburones y pájaros, aunque la falta de lluvias hizo que casi murieran de sed. Tuvieron que beber su propia orina para sobrevivir y Alvarenga recogió más de 700 botellas de plástico del mar para ir recogiendo agua dulce de la lluvia.

Desgraciadamente para su compañero, un ingrediente del menú resultó fatal porque comió un ave envenenada y por culpa de la intoxicación Ezequiel perdió la vida.

Sexo y comida en la imaginación para sobrevivir

Solo en mitad del océano, José tuvo mucho tiempo para pensar. Pudo haber perdido la cabeza porque además podía ver con frecuencia aviones que volaban en las rutas comerciales por encima de su cabeza pero que no podían distinguirle en el agua (el barco era blanquiazul y apenas medía 7 metros de eslora). Tampoco aquellos turistas que volaban a miles de pies de altura sabían que en el océano había un hombre que necesitaba ser rescatado.

Para no volverse loco, el salvadoreño tuvo que recurrir a la imaginación más atractiva. "Alvarenga se imaginaba que caminaba por la playa y veía alguna chica con la que siempre había flirteado. Era una realidad alternativa para mantenerse vivo", ha explicado el autor del libro sobre las confesiones de José. "Las mejores comidas de toda mi vida han sido esas imaginarias en el mar. El mejor sexo que he tenido en mi vida fue el sexo imaginario", reprodujo Jonathan Franklin sobre la explicación del superviviente.

Después de 438 días, José Alvarenga fue descubierto en las islas Marshall en mitad del océano Pacífico, a aproximadamente 6.700 millas (una distancia mayor que la separación entre Lisboa y Pekín) del lugar en que había empezado su particular naufragio. No hay ninguna noticia de un hecho similar.