Sobraban pesos y llega el dólar soja: qué impacto puede tener una nueva "mega emisión" en las inversiones

En las últimas notas venimos hablando de la posibilidad de un salto en los dólares alternativos. Y así fue, en el mes de noviembre vemos que los dólares suben hasta 10%.

Y la tendencia sigue siendo al alza, seguirá recortando frente al resto de los precios de la economía que vienen subiendo entre 6% y 7% por mes o frente al stock de pesos que en los últimos 2 meses y medio subió más de 20%.

Para peor, en este contexto de dólar recuperando terreno llega un nuevo capítulo del dólar soja, a menos de 2 meses de haber terminado la primera versión. En esta oportunidad el BCRA comprará al sector sojero dólares a valor de $230 por dólar cuando en el mercado mayorista (el que rige estas operaciones) se cotiza en $165, o sea sale a regalar $65 por cada dólar que compre.

El objetivo será adquirir u$s 3.000 millones que si los multiplicamos por $230 generará una nueva mega emisión de $690.000 millones, más del 5% del stock de pesos actual solamente por este concepto. Parte de esos dólares son vendidos a los exportadores a $165 y en ese momento esos $65 que regala se convierten en una pérdida para la institución.

Tipos de cambios múltiples: ¿más inconvenientes que soluciones?

No es necesario explicar que ninguna actividad puede sostenerse si compra a $230 y vende a $165.

Uno podría entender el primer tramo del dólar soja en septiembre si fuese una operación puntual buscando un objetivo determinado, pero cuando ya tenes que estar repitiendo la misma a los 2 meses las señales que se dan al mercado son realmente contraproducentes.

En noviembre vemos que los dólares alternativos suben hasta 10% y la tendencia alcista sigue
En noviembre vemos que los dólares alternativos suben hasta 10% y la tendencia alcista sigue

En noviembre vemos que los dólares alternativos suben hasta 10% y la tendencia alcista sigue

Esta administración de tipos de cambios múltiples terminará generando más inconvenientes que soluciones.

El tipo de cambio debería ser único, pero a esta altura antes de sostener este sistema es preferible ir por un ordenado desdoblamiento en dólar comercial y financiero donde el BCRA pueda tener un canal para adquirir y vender dólares a precio de mercado que permita incrementar las reservas en forma genuina, eliminar el 100% de impuestos y percepciones del dólar tarjeta que nada resuelve y terminar de poner a dedo valores de dólares en forma arbitraria generando incertidumbre a los distintos actores de la economía que no pueden saber qué tipo de dólar regirá en el futuro para su actividad.

¿Y cómo nos afecta todo esto como inversores?

Veamos que pasó en el dólar soja que se realizó en septiembre. El anuncio de la medida provocó una caída inmediata de los dólares libres al estimar que el BCRA contaría con una fuente de ingreso de dólares, eso hizo que baje de $290 a $270 en las primeras 48 hs. La novedad fue bien recibida por el mercado. Luego, a medida que los exportadores iban recibiendo los pesos en sus cuentas comenzaron a dolarizar parte de esos dólares y la baja inicial se perdió rápidamente con los dólares pasando de $270 a $300 para el último día del mes.

Hoy ya la novedad de la medida no existe y parte de esta nueva montaña de pesos seguramente irá a presionar sobre el tipo de cambio. Acá podemos ver el primer impacto de la medida que debemos tener en cuenta como inversores, el dólar tendrá un nuevo factor de presión al alza.

El segundo impacto que podemos esperar es en la inflación, la inflación se desbocó (más de lo que estaba descontrolada ya) en junio con la emisión del BCRA para sostener la deuda en pesos, en septiembre una nueva ronda de pesos ayudó a que se mantenga en el rango de 6%/7% mensual que seguimos sin poder bajar. Hoy estos $690.000 millones en el mejor de los casos impedirá una desaceleración de la inflación, en el peor sería que acelere desde este punto subiendo un escalón más.

Por lo tanto este segundo impacto nos indicaría que los instrumentos que ajustan por inflación seguirán estando en el radar de los inversores.

los instrumentos que ajustan por inflación seguirán estando en el radar de los inversores
los instrumentos que ajustan por inflación seguirán estando en el radar de los inversores

Los instrumentos que ajustan por inflación seguirán estando en el radar de los inversores

Pesos atrapados

Por último podemos indicar que una economía con cepo deja a los pesos atrapados, podrán cambiar de manos si algunos deciden dolarizar pero al ser operaciones entre privados a todo comprador de dólares corresponde un vendedor que recibe pesos y esos pesos deberán buscar algún instrumento que los cubra de perder poder adquisitivo en un escenario de alta inflación como el actual.

Así estos pesos traerán demanda a la deuda en moneda local, demanda que podría ayudar a recomponer precios y a reemplazar al BCRA en el sostenimiento de los bonos en pesos.

En resumen esperamos una nueva emisión de pesos que provocará una inflación que no desacelerará, un dólar que tendrá más demanda y una necesidad de buscar instrumentos donde colocarlos. Así los bonos que ajustan por inflación serán una alternativa como también los que se utilizan para hacer MEP, CCL o los CEDEARS.

El último mes del año se perfila complicado como todos los demás por lo que debemos estar atentos para realizar los ajustes necesarios a nuestras inversiones. Buena semana para todos.