'Slow Horses', encontré en Apple TV+ el mejor thriller de espionaje en mucho tiempo

·5 min de lectura

Si tienes debilidad por el thriller de espionaje de la vieja escuela, el de John Le Carré, historias sombrías, giros inteligentes y rincones oscuros, estás de enhorabuena. Porque después de mucho tiempo sin disfrutar de una buena serie del estilo, como fueron El Infiltrado, The Americans, Homeland o La chica del tambor, por fin tenemos una que no hace más que mejorar a medida que avanza cada episodio.

Les hablo de Slow Horses, un drama de espionaje británico sobre marginados y traiciones internas protagonizado por Gary Oldman, Kristen Scott Thomas, Jack Lowden y Olivia Cooke que está ganando adeptos a paso lento pero seguro.

Gary Oldman y Jack Lowden en 'Slow Horses' (cortesía de Apple TV+)
Gary Oldman y Jack Lowden en 'Slow Horses' (cortesía de Apple TV+)

Al tratarse de una serie de Apple TV+, la hermana pequeña de las plataformas streaming, es más que probable que no hayas oído hablar de ella todavía. Por eso este artículo resulta imprescindible. Porque estoy convencida que somos muchos los que sentimos debilidad por las buenas historia de espías (o cómo explicamos la longevidad de James Bond, Jason Bourne o Ethan Hunt), compartiendo la misma sensación de que llevamos demasiado tiempo sin vivir la intriga trepidante que convive en este subgénero del thriller. Y tras ver los cinco capítulos ya disponibles en el servicio de la manzanita (son seis en total) no me cabe duda de que estamos ante la mejor serie de espionaje en una larga temporada.

Es más, soy de los que opinan que el mundo seriéfilo debería estar hablando más y más de las series de Apple TV+. A juzgar por las conversaciones seriéfilas, búsquedas y reacciones que inundan las redes, es fácil llegar a la conclusión de que muchos usuarios no le siguen la pista como sucede con los estrenos de HBO Max o Netflix, pero en el último año no ha dejado de sorprendernos. Separación, Servant, Ted Lasso, Dr. Brain, Schmigadoon! y más recientemente Pachinko, están demostrando que la plataforma de Apple no se anda con rodeos y que a pesar de su pequeño catálogo, está apostando a ese refrán que dice que “menos es más”. Tendrán pocas series, pero últimamente son todas dignas de mención.

Jack Lowden, Christopher Chung, Olivia Cooke y Paul Higgins en 'Slow Horses' (cortesía de Apple TV+)
Jack Lowden, Christopher Chung, Olivia Cooke y Paul Higgins en 'Slow Horses' (cortesía de Apple TV+)

El título de Slow Horses hace referencia a un grupo de espías marginados del MI5, reducidos a meros empleados de oficina y relegados a un despacho de mala muerte después de cometer graves errores en el servicio. Allí trabajan a desgano bajo el mando de Jackson Lamb (Gary Oldman), un espía de la vieja escuela que hace tiempo olvidó lo que es la buena higiene. Trabajan desmotivados, con el sambenito de fracasados persiguiéndolos cada día hasta que uno de ellos, River (Jack Lowden), decide involucrarse en una investigación cuando un grupo de extrema derecha secuestra a un joven de ascendencia paquistaní, prometiendo ejecutarlo en una transmisión en directo.

El MI5, bajo el mando de Diana Taverner (Kristin Scott Thomas), está encargándose del asunto pero todo se complica cuando la jefa pide ayuda a Lamb, desembocando en una trama de traiciones inesperadas, secretos peligrosos y un juego del gato y el ratón digno de un buen thriller de espías.

Cualquier amante de las historias de espías británicos notará enseguida, desde el primer episodio, que Slow Horses bebe directamente, casi de forma idéntica, del formato de historias de John Le Carré, el autor de clásicos como El espía que surgió del frío, El jardinero fiel, El topo o El infiltrado que aplicó su pasado en el MI6 para escribir sus novelas. No solo por la trama del espía underdog, las secuencias nocturnas y un tipo de espionaje que vive con los pies en la tierra lejos de los gadgets de James Bond y explosiones imposibles. Sino porque recrea una sensación de cercanía entre la historia y el espectador, aportando rasgos humanos a sus personajes, como el fracaso y el deseo de redención, sin olvidar nunca el género que representa.

Esta serie no trata con espías de élite encargándose de misiones imposibles con todos los recursos disponibles, vistiendo trajes de etiqueta y bebiendo Martini. Sino todo lo contrario. Hablamos de miembros marginados del MI5, algunos resignados y otros deseosos por recuperar el lugar perdido. Una especie de El club de los cinco liderados por un ex espía resentido que se desquita su frustración con ellos hasta que caen en las garras de una crisis interna, recurriendo a tácticas de la vieja escuela para desaparecer del radar de los propios jefes.

Gary Oldman y Kristin Scott Thomas en 'Slow Horses' (cortesía de Apple TV+)
Gary Oldman y Kristin Scott Thomas en 'Slow Horses' (cortesía de Apple TV+)

Si bien Slow Horses es de esas series que se toman su tiempo para encontrar su ritmo, merece la pena tenerle paciencia. Los primeros episodios juegan en un terreno confuso sin asentarse en un género en particular, tonteando con el drama, thriller y hasta la comedia negra. Es a partir del tercero que la cosa comienza a tomar ese color de espionaje británico tan distintivo, sombrío y adictivo.

La serie cuenta con seis episodios de una hora de duración, y la buena noticia es que la segunda temporada ya está en desarrollo, lo que justifica aun más la paciencia que le regalamos al principio. Se podría resumir que Slow Horses juega con el encanto que transmite la redención del personaje fracasado, mientras Gary Oldman y Kristin Scott Thomas dan cátedra dramática con dos personajes ambiguos que esconden más cartas de las que enseñan.

Slow Horses, que está basada en una novela de Mick Herron, nos remonta por momentos a las persecuciones de James Bond, la lucha contrarreloj trepidante de 24, el drama traicionero de la primera Misión Imposible y el tono sombrío de El topo con la espectacularidad visual de El infiltrado. Hay dosis para todos los gustos, sirviendo como un homenaje y regreso de esa tradición que envuelve al mejor thriller de espías británicos donde el suspense habita peligrosamente con las tramas más tangibles.

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente