Sisbela de Mercadona: Crema sencilla con marketing de alta gama

Sisbela de Mercadona: ¿La crema milagrosa?


Si te gustan los cosméticos habrás oído hablar de la crema facial Sisbela Diamond Revitalizante de Mercadona que costando 5€ se compara con la crema de alta gama Alain de más de 60 euros.

En Mercadona, con suerte, puedes encontrar un bote de Sisbela Diamond a tan solo cinco euros y digo con suerte porqué suele estar agotada. Esta crema fabricada por una modesta -hasta ahora- empresa familiar es hoy en día la gallina de los huevos de oro.

Mercadona comercializa la Sisbela Diamond Revitalizante desde el año 2016 y la empresa que la fabrica es Star Healthcare situada en Granada. Como explica el propio creador y director de la compañía, Juan Carlos Fuentes, su empresa nació como una farmacia familiar grande y gracias a la oportunidad del gigante valenciano de supermercados que se interesó por la formulación de su crema Sisbela, se convirtieron en emprendedores.

Star Healthcare montó su propio laboratorio farmacéutico con la intención de que “el cliente final vea la fiabilidad y resultados del producto y se fidelice.” Para ellos la prioridad es “abaratar la alta cosmética para que sea accesible a todos los bolsillos” pero, ¿es realmente alta cosmética la crema Sisbela de 5€ de Mercadona? 

Juan Carlos mantiene que sí y que “no nos hace falta invertir el 80% en marketing porque no engañamos a nadie”. Lo cierto es que desde 2017 su producción aumentó disparatadamente debido a la enorme demanda llegando a los tres millones de tarros al mes.

Mercadona ‘rescató’ a dicha empresa a través de un concurso de acreedores cuando la fábrica estaba a punto de cerrarse y en fase ya de liquidación en el verano de 2015 y por falta de contratos de venta. Así, la cadena de supermercados apostó por esta fábrica con 14 trabajadores que no han parado de multiplicarse en número a lo largo de estos cuatro años.

Por si esto fuera poco, Star Healthcare ha ganado recientemente la demanda ante el Tribunal Superior de Justicia de Madrid por el tema del uso de la palabra “Diamond” en su crema. La firma catalana de cosmética Natura Bissé les demandó por alegar que ‘Diamond’ era una de sus denominaciones patentadas y que ambos productos se podían confundir.

Sin embargo el Tribunal Superior estima que ambos productos no se confunden por el uso de la palabra diamante en inglés dado que, además, ésta es de uso común en productos cosméticos. Además sostiene que “la notoriedad de la marca que ostentan los productos Natural Bissé llamados Diamond no corresponde a la palabra sino a la marca en sí.”

La famosa crema de cinco euros de Mercadona promete atenuar las arrugas de la cara así como las líneas de expresión. También asegura que rejuvenece y regenera la piel y la deja tersa y luminosa combatiendo los signos de la edad.

Es una crema de textura densa pero que se absorbe bien en la piel y no deja sensación grasa. Sí rellena algunas arrugas y aporta luminosidad pero, ¿la convierten estos resultados en una crema de alta cosmética como la de Alain que cuesta 60 euros?

Los ingredientes en ambas cajas son idénticos, la de Alain cuenta con 46 ingredientes y la de Mercadona con 47, siendo el añadido un conservante para la propia crema. Entonces, ¿son la misma crema o la cosa tiene truco?

Efectivamente, la cosa tiene truco.  Según ‘cosmética a prueba’ de alta gama nada de nada. Es una crema sencilla y del montón que en todos esos ingredientes tiene muchos emolientes, solventes, conservantes y reguladores del pH.



Sisbela ha sido comparada con Alain, de alta gama


Algunos activos sí son destacables como el ácido hialurónico, el aloe vera o el pantenol. Sin embargo hay dos ingredientes que son llamativos pero, al final, resultan ser puro marketing rimbombante: el ácido desoxirribonucleico y el ácido ribonuclenico.

¿Qué aportan estos dos ácidos de la Sisbela de Mercadona a nuestra piel? El ARN (ácido ribonucleico) participa en la síntesis de las proteínas y el DNA (ácido desoxirribonucleico) es un tipo de proteína que está en el núcleo de las células. Suena todo muy científico pero, en cuánto a los resultados, es bastante decepcionante.

Básicamente son moléculas que almacenan información genética pero no quitan arrugas, por lo tanto de crema ‘mágica’ que rejuvenece no tiene nada, es una crema hidratante completamente normal, concluye ‘Cosmética a prueba’.

Además de estos dos ácidos, la mayoría de los ingredientes de Sisbela son de origen mineral (derivados del petróleo) y no de origen vegetal. Según Farmalista, esto significa que la mayoría son emulsionantes espesantes, humectantes, gelificantes, etc. Además sostiene que si tu piel está alterada, algunos ingredientes de esta crema pueden causar agentes irritantes.

Así, resulta que ni crema de alta gama ni crema rejuvenecedora milagrosa. Farmalista advierte que esta crema puede irritar y sensibilizar la piel porqué el tipo de ingredientes que Sisbela contiene dejan residuos que no se limpian con un simple enjuague.

María Agustina Segurado, responsable de dermatología en el Hospital Universitario de Sureste de Arganda del Rey, Madrid, habló con Vanity Fair sobre este tipo de productos que arrasan entre los consumidores por ser comparados con productos ‘de lujo’ pero a venta ‘low cost’.

Segurado afirma que el truco verdadero está en que: “A diferencia de los medicamentos, los productos cosméticos no están sometidos a una regulación sanitaria que estandarice ensayos científicos y clínicos antes de sus lanzamientos para demostrar la efectividad de sus ingredientes o sus concentraciones. Tampoco obliga a indicar la concentración de sus principios activos y su procedencia. Simplemente la regulación cosmética asegura que sean productos testados y con ingredientes seguros”.

Para ella, todo se basa en la cantidad de principios activos que contenga la crema: “Es el dilema de siempre: si una crema más cara es mejor. En mi opinión, la alta cosmética va dirigida a aquellas personas que valoran el lujo: el tener una experiencia más sensorial, la impresión que deja en la piel, las texturas y fragancias, los ingredientes más exóticos y exclusivos.”

Es decir, no tiene  porqué ser mejor una crema de 60 euros que una de 5 en cuánto a formulación sino que hay otros factores en juego como la investigación que lleva detrás, la calidad de sus ingredientes, la concentración de los principios activos y también el posicionamiento de la marca, su prestigio y su imagen.

Y sentencia: “Las arrugas no las eliminan las cremas. Ninguna: ni cara ni barata. Se pueden difuminar, rehidratar, repulpar o mejorar su aspecto. Pero las arrugas las quitamos los médico estéticos con la aguja o aparatología. Eso es así”.

En conclusión, Sisbela es una crema hidratante que atenúa las manchas y las arrugas pero no de forma milagrosa. Su precio de 5 euros es asequible y es una crema sencilla con ingredientes de gama normal que cumplen su función. De ahí a calificarla de crema ‘de lujo’ o de ‘alta gama’ pero ‘low cost’, hay un buen trecho, tal y como hemos analizado.


Más historias que te pueden interesar

Mercadona y su crema de sangre de dragón

11 productos que Mercadona retira de sus supermercados

Las grandes marcas tras los productos Mercadona