Sinem Uslu, de ‘Te alquilo mi amor:’ “Vivo dedicada a mis gemelos”

Por Vilma Degorgue Alegre
Photo credit: Foto: Ali Taskiran

From Diez Minutos

Tiene 35 años y un currículum que arranca con ella como directora y guionista y en el que destacan numerosos trabajos para televisión y el filme Ayla, la niña de la guerra. Se trata de un drama basado en hechos reales nominado a los Oscar en 2018 a Mejor Película de Habla No Inglesa. Fuera de su trabajo, Sinem se define como una amante del arte: “Mi madre y mi abuelo son pintores”.

¿Qué te atrajo de Te alquilo mi amor?

Que es una comedia, había hecho durante años series dramáticas y me apetecía reír. Y poder interpretar a Jasmine, una mujer malvada moderna.

¿Cómo la describirías?

Es solitaria y débil, aunque parece fuerte. Oculta el dolor de vivir sin amor a través de la vanidad y el poder. Cambia cuando conoce a alguien que la quiere. Realmente disfruté interpretándola, adoro los personajes que evolucionan.

¿Compartes algo con ella?

El humor y el interés por la moda. En lo demás, somos completamente opuestas.

¿Has estado entre dos hombres, como ella con Ömer (Baris Arduç) y Sinan (Salih Bademci)?

Nunca, y tampoco he tenido un amor platónico ni he perseguido uno por interés. Creo que ese sentimiento crece cuando es mutuo y que se puede ser feliz estando solo.

¿A quién habrías elegido tú?

A Sinan, alguien que me hace reír y en quien puedo confiar. Curiosamente, con el actor que lo interpretaba también me reía mucho, nuestras escenas eran muy divertidas.

¿Cómo llegaste a la actuación?

Me gradué en Cine en la facultad de Bellas Artes de Mármara, en Estambul. Dirigí series y películas durante años, y cortos en los que actué. Pero un día un productor me ofreció el papel protagonista de la serie Duvar (2007) y reorienté mi carrera sin dejar la dirección y la escritura de guiones. Pronto empezaré a rodar una historia mía.

¿De qué trabajos de tu carrera te sientes más satisfecha?

En cine de El valle de los lobos y Ayla, la niña de la guerra y de televisión Te alquilo mi amor y Dirilis Ertugrul, que además me han dado fama internacional, y Huzur Sokagi. Mi personaje en esta novela se hizo popular en mi país porque no había habido una protagonista con pañuelo en la cabeza.

Dirilis Ertugrul, de 2018, es tu última novela. ¿Qué haces ahora?

Vivo dedicada a mis gemelos, que tienen nueve meses. Quiero criarlos yo, sobre todo, los primeros años y mi profesión es difícil de compaginar con la maternidad. Retomaré mi carrera más adelante y con horarios adecuados. Me encantaría que fuera con una película.

¿Crees que ser madre pueda perjudicarte profesionalmente?

No, nunca afectará negativamente porque mis hijos son mi alegría y me traen suerte. Una familia en paz y feliz solo refuerza el éxito.

¿Dos niños dan mucho trabajo?

El tiempo con ellos se me pasa volando. Cambian continuamente y a mí me hacen sentir afortunada por poder presenciarlo. Su risa me hace olvidar lo cansada que estoy. Y cuento con una asistente y con mi madre, su ayuda es fundamental.

Te has casado tres veces. ¿Es difícil tener pareja en tu profesión?

No lo sé, pero sí creo que es una ventaja trabajar en el mismo sector. Mi marido es el productor Mustafa Uslu y nos entendemos perfectamente.

¿Cuáles son tus aficiones?

Leer y montar a caballo. Soy casera y muy tranquila, no me siento a gusto en lugares llenos de gente. Estar con mi familia rodeada de naturaleza y animales me hace feliz.

¿Y puedes hacerlo?

Sí, tenemos un rancho de caballos en un pueblo de Alemania y hemos ganado importantes carreras por toda Europa. Adoro la vida allí, pero no puedo estar sin Estambul, donde nací.