Fernando Simón y sus contradicciones, escudo para el aterrizaje de una nueva ministra muy cuestionada

Asier Martiarena
·3 min de lectura
Fernando Simón ha conocido a siete ministros de Sanidad desde que dirige el Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias. EFE
Fernando Simón ha conocido a siete ministros de Sanidad desde que dirige el Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias. EFE

Ya se ha ido Salvador Illa a Cataluña. Más allá de puntuar el momento elegido por el nuevo candidato del PSC a las elecciones catalanas para abandonar el barco, toca analizar en qué punto se queda la nave que debe dirigir la política sanitaria de un país que ya suma la friolera de más de 50.000 muertos por Covid en medio de una tercera ola desbocada. Y que acaba de superar el pico máximo de fallecimientos al contabilizar 591 en apenas 24 horas.

¿Acierta o no acierta Pedro Sánchez? El tiempo lo dirá. Pero viendo los datos, y puestos a consumar, como así ha sido, la fuga del ya exministro, ¿no era el momento de hacer cambios de mayor calado que el simple cambio de cromos por de Carolina Darias por Illa?

A buen seguro el primer nombre que al lector le ha venido a la mente es el de Fernando Simón. El prestigioso epidemiólogo que dirige el Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias va de polémica en polémica. La última ayer mismo, cuando comparación en rueda de prensa con una mascarilla que ha indignado a buena parte de la comunidad científica que estima que no cumple con la normativa al llevar filtro.

Pero hace unos días fue por el número de contagios de los profesionales sanitarios. Y antes de eso por el chiste machista sobre las "enfermeras infecciosas", las PCR en aeropuertos... Hasta la comunidad sanitaria, que durante meses lo ha defendido, ahora pone en dudan su eficacia llegando a solicitar su dimisión por su "por su incapacidad manifiesta" al frente de la crisis sanitaria.

¿Puestos a dar un impulso al Ministerio, por qué no revelar a Simón? Porque al Gobierno no le interesa. La orden de no tocar al epidemiólogo es una orden directa del propio presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, quien según Voz Pópuli ha blindado a la cúpula de Sanidad. Incluida la secretaria de Estado de Sanidad, Silvia Cazón, que llegó a sonar como 'ministrable'.

La decisión de Sánchez se debe, de nuevo, a una estrategia política. Sabiendo que a la oposición no le ha gustado el relevo de Illa, su sustituta va a ser la diana perfecta. Pero el PSOE estima que Simón, otro cargo al que PP, Cs y Vox atizan con asiduidad, puede librar a Carolina Darias de algunas críticas, suavizando su turbulento aterrizaje en el Ministerio para permitirle, como mínimo, estabilizar el ritmo de vacunación.

Una especie de escudo que garantice a Darias un margen de maniobra al frente de la entidad pública más importante para el conjunto de los españoles en una materia en la que no goza de una extensa experiencia por mucho que Sánchez haya destacado su presencia en las reuniones de Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud como también en las comisiones internas del Gobierno de España", ha puesto en valor Sánchez.

En vídeo | Darias asume el "reto" de Sanidad con "ilusión" y "mucha humildad"

Más historias que te pueden interesar: